Universidad

Cómo salvar los trabajos de fin de grado de la UMA en tiempos de encierro

  • Seis graduados en Periodismo han reinventado sus TFG para adaptarlos a las circunstancias y han tenido tan buen resultado que fueron presentados en el Polo Digital

Cristina Martínez Sicilia con su proyecto sobre Tecnoadicciones. Cristina Martínez Sicilia con su proyecto sobre Tecnoadicciones.

Cristina Martínez Sicilia con su proyecto sobre Tecnoadicciones.

De un día para otro cambió todo y había que adaptarse, reinventarse, recorrer otros caminos para poder presentar a tiempo el trabajo fin de grado (TFG). Los reportajes audiovisuales tuvieron que convertirse en radiofónicos o en páginas web ante la imposibilidad de salir a grabar imágenes. Pero no sólo se modificó el continente. También surgieron nuevos contenidos. El confinamiento ha provocado una nueva forma de trabajar y ha puesto el foco en temáticas que podían pasar más desapercibidas.

Un estudio de las plataformas de contenidos audiovisuales ahora que su consumo se ha multiplicado, un programa televisivo de entretenimiento juvenil o un estudio de las tecnoadicciones que se han visto agravadas durante el encierro fueron algunas de las propuestas de los alumnos de la profesora de Diseño y Edición Periodística Digital de la Universidad de Málaga María Ángeles Cabrera.

“Han seguido trabajando con rigor, con más esfuerzo que nunca, se han motivado y crecido ante los problemas porque han tenido que utilizar la imaginación para salvar las dificultades”, comenta la profesora. Tan buen resultado obtuvieron los seis alumnos a los que ha tutorizado que los reunió en una presentación pública en el Polo Digital con el objetivo de da visibilidad a sus propuestas.

“Algunos han tenido que cambiar el tema, todos los que habían pensado hacer documentales, reportajes audiovisuales y entrevistas lo tuvieron que cambiar, lo que supuso cierta crisis al principio porque ya tenían hecho el planteamiento, los contactos y les faltaba solo salir a la calle, cosa que no pudieron hacer”, comenta la profesora de la UMA.

Pero llegó el momento de pensar de otra forma, de bajarse aplicaciones gratuitas para poder trabajar desde casa, de “buscarse la vida”. “Le han dedicado más tiempo y eso se ha notado”, agrega la docente y subraya que le sorprendió que en una situación tan excepcional todos sus alumnos salvo uno que se quedó confinado en Madrid pudieran entregar sus TFG a tiempo.

Cristina Martínez Sicilia enfocó su proyecto hacia las tecnoadicciones, que cobraban especial relevancia en un momento de máximo consumo tecnológico. “Al principio iba a hacer un reportaje audiovisual, pero con el encierro no pudimos grabar imágenes y se nos ocurrió adaptarlo a un podcast. Consta de cinco capítulos, cada uno de ellos dedicado a una adicción”, apunta la alumna de Periodismo.

Una de las imágenes del TFG de Cristina Martínez Sicilia. Una de las imágenes del TFG de Cristina Martínez Sicilia.

Una de las imágenes del TFG de Cristina Martínez Sicilia.

El consumo adictivo de pornografía, juegos de azar, videojuegos o la dependencia al móvil son algunos de los temas que trata en su trabajo. “Haciendo el proyecto descubrí otros riesgos como que disminuye cada vez más la edad de inicio de consumo de pornografía o la facilidad que tienen los menores para realizar apuestas on line, siendo un niño, sin control ni alfabetización mediática hay más riesgo de adicción”, indica Cristina, que ha contado con testimonios de expertos y ex adictos.

La estudiante creó una web en la que están todos los contenidos, información, presentación, podcast y enlaces al canal de Youtube. Además creó un perfil de Instagram para darle más visibilidad al proyecto. “Creo que ha tenido sus ventajas porque en un principio no me llamaba tanto la atención la radio, prefería la televisión o la prensa escrita pero al hacer el TFG me he dado cuenta de la fuerza de la radio y de que me gusta más de lo que pensaba”, sostiene.

Su compañera Marina Torres ha basado su trabajo en la aplicación de la realidad aumentada a la prensa escrita. “El confinamiento me hizo cambiar la parte práctica del trabajo, tenía pensado hacer varias entrevistas a diseñadores malagueños, tenía una entrevista ya grabada a Rafael Urquízar y las otras las tuve que hacer telefónicas, he tenido que sustituir vídeos por audios”, comenta Marina. También apunta a que le ha afectado a nivel técnico porque en la facultad “contamos con programas que ahora me he tenido que buscar por mi cuenta”.

Entrevista con el diseñador Rafael Urquízar, parte del proyecto de Marina Torres. Entrevista con el diseñador Rafael Urquízar, parte del proyecto de Marina Torres.

Entrevista con el diseñador Rafael Urquízar, parte del proyecto de Marina Torres.

Por lo demás su TFG ha seguido el camino trazado. “Se trataba de crear un artículo de revista, hay ciertas imágenes señaladas con un icono, esa imagen tiene realidad aumentada, la enfocas con la cámara del móvil y a través de la aplicación surgen más imágenes, vídeos, otros contenidos digitales”, explica la estudiante.

“Se trata de darle una nueva dimensión al papel, poder ver la entrevista completa en vídeo, escucharla en un podcast o ver la grabación de un desfile”, agrega. “Siempre hemos tratado el tema de que el papel va a morir y la realidad aumentada le puede dar una nueva utilidad a los medios impresos, que necesitan reinventarse”, señala Marina.

Para darle visibilidad a estos proyectos el pasado 22 de junio la docente reunió en Polo de Contenidos Digitales a profesionales, medios de comunicación y empresarios que pudieran estar interesados en sus propuestas. “El objetivo era crear puentes, exportar talento joven y ayudarlos a ponerla en marcha sus ideas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios