Málaga

Más vigilancia en el Eduardo Ocón y en el Parque de Málaga por el repunte de la mendicidad

  • La Policía Local ha expulsado hoy a cinco personas, que se marcharon de forma voluntaria

  • El alcalde de Málaga, Francisco De la Torre, afirma que serán más “proactivos”

Varios turistas pasan junto a una tienda de campaña instalada en el Parque de Málaga Varios turistas pasan junto a una tienda de campaña instalada en el Parque de Málaga

Varios turistas pasan junto a una tienda de campaña instalada en el Parque de Málaga / Javier Albiñana (Málaga)

Comentarios 2

El Ayuntamiento de Málaga intensificará la vigilancia en el Eduardo Ocón y en el resto del Parque para evitar que personas sin hogar acampen en esta zona como ha venido ocurriendo en estas últimas semanas. Se da la circunstancia de que, curiosamente, los indigentes acampados están a apenas un centenar de metros del propio edificio consistorial.

El Ayuntamiento ha indicado esta tarde que la Policía Local ha identificado a cinco personas, de las cuales cuatro eran extranjeras, a las que se les “conminó” a que abandonaran su asentamiento y, según estas fuentes municipales, los indigentes accedieron de forma voluntaria. Junto a los efectivos de la Policía Local acudieron profesionales de la Unidad de Calle del Centro de Atención de Personas sin Hogar para ofrecerles a estas personas, que no estaban previamente identificadas dentro del grupo habitual de indigentes, los servicios que ofrece la ciudad para atenderles en las mejores condiciones posibles. Según el Ayuntamiento, estas cinco personas rechazaron esa atención.

Gemma del Corral, nueva delegada de Sostenibilidad Ambiental y de Derechos Sociales, ha explicado hoy a este diario que se reforzaría la vigilancia en el Parque por parte de la Policía Local y ha afirmado que la existencia de tiendas de campaña son “puntuales”, pero que sí se han detectado más casos de presencia de indigentes en el entorno del Eduardo Ocón. Del Corral ha subrayado que es un “problema de difícil solución” ya que no es un delito y, además, hay problemas sociales detrás.

La Policía Local le ha dicho a esas cinco personas que levantaran su asentamiento del parque, pero eso no quiere decir que no vayan a volver unas horas o días después porque son personas que no tienen hogar ni nada que perder y, muchas de ellas, suelen padecer problemas mentales y adicciones. Del Corral apeló a buscar una solución doble, por una parte con la Policía intensificando su presencia para evitar que se vuelva a producir ese tipo de imágenes y, por otra, con los servicios sociales intentando ofrecer la mayor ayuda posible a estas personas aunque, como pudo comprobarse hoy, no es sencillo porque la rechazan en muchas ocasiones, máxime ahora que hace buen tiempo y se puede dormir a la intemperie en mejores condiciones que en invierno.

Varias de las pertenencias de los indigentes en el Parque de Málaga Varias de las pertenencias de los indigentes en el Parque de Málaga

Varias de las pertenencias de los indigentes en el Parque de Málaga / Javier Albiñana (Málaga)

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha sido preguntado por esta cuestión y ha respondido en la misma línea. “Seremos lo más proactivos posibles para que no haya nunca una situación incómoda para nadie y los espacios que son de todos, sean respetados por todos; inclusive los sin techo”, ha dicho el alcalde, añadiendo que “no se puede privatizar o monopolizar un pequeño espacio que es públicamente compartido por más gente”. De la Torre aseguró que los indigentes tendrían que abandonar sus acampadas en el Parque, adelantadas por este diario en su edición de hoy, y así actuó la Policía Local.

No obstante, De la Torre también mencionó la dificultad a la hora de tratar con este tipo de personas, que no siempre quieren seguir las reglas de la comunidad y que pueden padecer todo tipo de trastornos. “Tratamos de dar respuesta al componente social y siempre con sentido de solidaridad claro”, dijo el alcalde, quien pidió reflexionar sobre la postura de adicción de las personas o la salud mental. “Al final lo que no se resuelve bien en los años de la adolescencia se traduce, a veces, y al cabo de los años, en que esas personas pueden estar en esa situación”, remarcó.

Este diario pudo comprobar el miércoles cómo había varias personas, la mayoría extranjeras, acampadas en el Parque y en el Eduardo Ocón con escasas pertenencias y cómo su presencia dificultaba las labores de mantenimiento del parque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios