Yulen Málaga | Búsqueda "Si el crío se ha quedado debajo de esa capa de fango y hay una bolsa de aire, puede darse un milagro"

  • Antonio Ávila, bombero de Málaga experto en rescates, explica la complejidad de la búsqueda del niño caído al pozo en Totalán

  • Señala que lo fundamental, ahora, es encontrar a Yulen y ver cómo está para decidir la mejor forma de sacarlo

Antonio Ávila, bombero de Málaga experto en rescates. Antonio Ávila, bombero de Málaga experto en rescates.

Antonio Ávila, bombero de Málaga experto en rescates. / M. H.

Comentarios 0

-¿Cómo está siendo la búsqueda de Yulen?

Nosotros (Bomberos de Málaga) estamos en contacto con gente que está allí, fundamentalmente expertos de la Guardia Civil. Es muy difícil todo, por la presión mediática, los familiares, que no sabes qué decir... es una situación bastante complicada. Están barajando tres opciones para localizar al pequeño e intentar la mejor forma de rescate. Y nunca se habla de la posibilidad de que el niño esté sin vida. Hay que decir, por poner en alza la solidaridad de todos los compañeros, que desde que ocurrió esto ayer el móvil no ha dejado de sonar, en los grupos de bomberos de toda España, con compañeros de todos los sitios que se han ofrecido para que, si hace falta, venir para Málaga y ayudar en lo que puedan.

-¿Hay antecedentes de un rescate similar?

Como este no, sí hemos tenido pero en otro tipo de pozos no tan estrechos como este. En otros lugares, sí hay antecedentes de hechos similares. Cuando sucedió todo ayer yo estaba de guardia, y un compañero y amigo de bomberos de Albacete me llamó porque ellos tuvieron un rescate similar de un hombre que cayó a un pozo de unos 80 o 90 metros de profundidad, el hueco era mayor pero tampoco se podía acceder; y tras localizarlo, idearon un sistema para cogerlo por una muñeca y extraerlo. El rescate duró 15 horas... Él se ofreció también a venirse aquí, aunque parece ser que por ahora se ha desestimado esa ayuda.

-¿Qué diferencia habría en este caso?

La localización ha sido fácil en otros casos, cuando se vea al pequeño se elige el sistema adecuado para sacarlo. Ahora mismo, todos se afanan por quitar ese escollo para llegar al fondo del hueco y ver a Yulen. Se está en las funciones de localización, en ver cómo está.

-¿Aquí el hueco es mucho más pequeño... más dificultad, no?

Sí, la principal dificultad es la estrechez del hueco, pero también la dificultad añadida de que aún no se ha visto al pequeño. El problema es que al ser un hueco vertical, aunque entres, tendrías que hacerlo boca abajo para coger el cuerpo, y en un pozo tan grande no hay posibilidad de que alguien pueda ir tanto tiempo boca abajo. Ahora mismo las tareas son de localización.

-Por su experiencia, de las tres estrategias que se barajan, ¿cuál diría que es la más recomendable?

Yo ahora mismo no quisiera estar allí decidiendo qué estrategia seguir, porque es una situación muy compleja. Lo primero en que se tienen que centrar es en cómo sobrepasar ese primer obstáculo que se han encontrado (los sedimentos) para poder llegar al fondo y ver cómo está Yulen. De las opciones de las que se hablan, hacer un pozo paralelo se alargaría muchísimo en el tiempo, además se tendría que ir apuntalando el pozo inicial para que no cayesen rocas por esas vibraciones. Los poceros expertos lo que suelen hacer es aspirar los sedimentos con maquinaria específica, pero me imagino que se habrá descartado por si hay alguna esperanza de que esté con vida. Si lo que sabes es que hay un cadáver, se podría actuar de otra manera, pero siempre se actúa pensando en que hay una posibilidad de que esté con vida.

-¿Hay otras opciones para acelerar ese trabajo de sacar la tierra del pozo?

He visto que los Tedax de la Guardia Civil están allí, tal vez para hacer microvoladuras controladas si hiciera falta. Sería una forma de acelerar el proceso, pero eso también tendría que estar muy controlado, supongo que pondrían como una bolsa de parapeto para recoger los restos y poder extraerlos... De todas formas, para hacer esto habría que saber primero de qué está hecho el fango con el que se han topado, con una especie de biopsia del material. También se podría aspirar, pero se tendría que hacer con tuberías más pequeñas, para ir descubriendo poco a poco por los lados... si el tubo es del mismo diámetro del pozo, puede haber riesgo de aspirar el cuerpo. Otra opción podría ser hacerse con una especie de lanza para poder meter la cámara dentro de la tierra, y ver qué hay... pero se necesita un peso que lo golpee con fuerza. Tampoco es sencillo.

-¿Hay posibilidades de que el niño permanezca aún con vida?

Posibilidades siempre hay. Pero claro, han pasado veintitantas horas... con frío, no sabemos a qué profundidad está, no sabemos si hay corrientes de agua, si hay bolsas de gases o de aire... la empresa que hizo la prospección dispondrá de esos datos. Estoy convencido de que la Guardia Civil tendrá esa información sobre la mesa.

-Pero es complicado...

Si el crío se ha quedado debajo de esa capa de fango y hay una bolsa de aire... se han dado casos de más tiempo en terremotos o en catástrofes naturales en los que ha ocurrido ese milagro. El problema sería que hubiese sido engullido por ese fango y que haya podido perecer por asfixia. Hasta que no se localice al crío no podemos hacer conjeturas.

-¿Cuánto podría tardarse en hacer todo esto?

Esa es la pregunta del millón. En un rescate nunca nos atrevemos a decirlo, porque son dificultades que te vas encontrando y que tienes que ir solventando. En terremotos ha aparecido gente con vida a los cinco o seis días.

-¿Y cuánto cree que podría aguantar en buen estado el niño?

Eso tampoco lo podemos saber con exactitud, depende del estado físico del crío, de si hay o no oxígeno... Jugar con esos términos es muy difícil, siempre lo van a intentar como si estuviese vivo. Porque si se le ve tampoco se puede afirmar cómo está, nosotros lo sacamos y lo demás lo dirán los especialistas sanitarios. Entonces es complicado, por eso, ahora se afanan en localizar a Yulen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios