Málaga C.F.

Brahim: "El Málaga me dio muchísimo, me formó como jugador y persona"

  • El malagueño habla de sus orígenes en el barrio de Dos Hermanas, sus comienzos en el Mortadelo y el Tiro Pichón y su etapa en el Málaga en un reportaje en Real Madrid TV

Brahim, en su etapa en el Málaga. Brahim, en su etapa en el Málaga.

Brahim, en su etapa en el Málaga.

No está siendo una temporada sencilla para Brahim Díaz en el Real Madrid. El malagueño aterrizó en el Bernabéu en el pasado mercado de invierno. Acabó la temporada 2018/19 jugando minutos a las órdenes de Zinedine Zidane, pero las lesiones ya le dejaron fuera del Europeo sub 21, agitaron su pretemporada y en los primeros meses de la campaña le han dejado al fondo de la rotación. Apenas ha jugado 19 minutos en partido oficial, repartidos entre Mallorca y Eibar.

A sus 20 años, no obstante, intenta sacar el lado positivo. En un reportaje en el programa Campo de Estrellas de Real Madrid TV, se repasa la trayectoria de Brahim desde que empezara a jugar en un patio del barrio de Dos Hermanas, en territorio familiar. "Vengo de un barrio humilde de Málaga, donde siempre se ha vivido mucho el fútbol. Mi primer recuerdo es del balón más grande que yo, en casa tiraba los muebles abajo poniéndolos como portería. Con cuatro años ya jugaba todo el día, mis abuelos tenían un patio general en el que mi padre me puso porterías, me pintó el campo...", explicaba el joven futbolista malagueño.

El reportaje tiene testimonios de profesores de El Romeral, donde cursó sus estudios hasta que con 14 años se fue a Manchester. Destacaban que era buen estudiante aunque el fútbol era lo que marcaba su vida desde temprana edad. También se recuerda el primer partido de Brahim, un amistoso informal con el Mortadelo cuando tenía cuatro años. "Un día estaba jugando en el patio con mi padre y mi abuelo. Mi tío era entrenador del Mortadelo y faltaba un jugador para un amistoso", relata Brahim. "Convencí a mi hermano para que jugara y metió dos goles, era algo especial, distinto, se le veía ya desde pequeño", decía su tío. Se hace un repaso por su estancia en el Mortadelo, al que llegó con cinco año, a los seis se marchó al Tiro Pichón, donde ahora el campo de fútbol 3 lleva su nombre.

Brahim, con el Málaga alevín. Brahim, con el Málaga alevín.

Brahim, con el Málaga alevín. / Málaga CF

"Decidimos ir al Málaga, aunque mis padres tenían dudas porque era muy pequeño. Pero el Málaga era el club de mi ciudad, un momento único, y acabé allí", recuerda Brahim. "Desde prebenjamín se le vio un talento especial, algo diferente", explicaba Ángel, su abuelo, figura clave en su infancia. "Fundamental", asegura Brahim. "Tenía que jugar con mayores y me subieron una o dos categorías más. Al principio costó por lo físico, pero siempre lo he solventado. Al estar con mayores me ayudó a progresar más que con los de mi edad. Fue muy bonito ganar el MIC alevín en 2011, no lo había ganado el club, había muchos equipos muy buenos y me dieron el premio al mejor jugador. Había intereses del Madrid, de equipos extranjeros, pero era muy pequeño. Mis padres no me comentaban nada, estaba al margen", afirma el futbolista malagueño, que siendo infantil ganó la Copa Coca Cola, campeonato de España cadete oficioso, con la generación de Ontiveros, Luis Muñoz, Kuki Zalazar o Samu Casado que después sería también campeona de España juvenil.

También hay espacio para aquella recordada anécdota, cuando Abdullah Ghubn, entonces vicepresidente del Málaga y hombre fuerte del Málaga, se presentó en el barrio de Dos Hermanas, en la casa de Brahim para convencerle de que se quedara. Llegó en un coche de alta gama que le prometió que le daría si con 18 años continuaba en el club. "Me avisan desde el Málaga que quieren ir a casa, fue único. Que venga el vicepresidente de la familia a un barrio humilde y en un cochazo... La gente miraba, con los guardaespaldas allí y la gente se quedó impresionada", decía Sufi, su padre, que es hilo conductor del reportaje junto a su madre, Patri. "Lo tratamos como uno más y estuvimos hablando y tomando un café", bromea Brahim: "No recuerdo que dijera lo de que me daba el coche con 18 años. Aún estoy esperando...".

"El Málaga lo tenía claro conmigo, siempre intentó que creciera como jugador lo más rápido posible. El Málaga me dio muchísimo, me hizo formarme como jugador y persona. Es una pena cuando salí, es el club de tu ciudad, fue un momento de jaleo importante en nuestra vida, hablaron mis padres conmigo. Dejas el Málaga, el club de tu ciudad, pero me gustan las cosas nuevas y los retos y era un reto importante ir a Manchester. Somos muy familiares y teníamos claro que teníamos que viajar todos", cuenta Brahim cuando dio el paso, con 14 años, de marcharse a Inglaterra.

Brahim intenta un regate con la camiseta del Málaga. Brahim intenta un regate con la camiseta del Málaga.

Brahim intenta un regate con la camiseta del Málaga.

"Los primeros meses fueron un poco difíciles, pero enseguida nos adaptamos. Tenía que seguir estudiando y lo tuve que cumplir", señalaba Brahim, que apunta que "Pellegrini fue una persona superimportante. Yo jugaba en el Málaga y venía a ver mis partidos, le encantaba como jugador, siempre me ha tenido un cariño especial, es una persona muy especial para mí y para mi familia. Fue importante en que me fuera para allá para Manchester".

El reportaje habla de su relación con sus cuatro hermanas pequeñas, Zaira, Idaira, Dunia e Irina, y también cuenta con la intervención de Isco, ahora de nuevo en el primer planto por sus buenos partidos ante PSG y Alavés. "Tiene control con ambas piernas y disparo con ambas piernas, pocos jugadores hay así y marca la diferencia con eso. Somos jugadores muy parecidos en lo técnico, en el manejo del balón y es más fácil que nos entendamos. Para lo chiquitillo que es está fuerte, no hay quien lo tumbe, tiene mucha potencia. Antes de que llegase ya tenía contacto con él, ya le escribía para que se viniese. Da buen ambiente y se ha adaptado fenomenal. Tenemos el 21 y el 22, nos sentamos al lado en el vestuario y estamos todos los días juntos. Tiene todo el futuro por delante y las condiciones para ser un jugador importante", le analiza el otro jugador malagueño del Málaga, que recuerda aquella fotografía en la era del Málaga grande en la que se ve a Brahim mirar a Cazorla e Isco celebrar un gol: "La imagen es muy enternecedora, me trae muy buenos recuerdos de mi etapa en Málaga". "Era recogepelotas. Es impresionante cómo cuadró esa foto, no recuerdo si marcó Isco o Cazorla", rememora Brahim.

"Fue un palo gordo no ir al Europeo sub 21 por una lesión", dice Brahim, que quedó descartado para un campeonato en el que España quedó campeona. Ahora no ha ido en las últimas convocatorias por las lesiones y la falta de minutos. "Estaba a muy buen nivel, me lesioné en el último partido de Liga y fue un bajón, ha habido una mala racha de lesiones, pero ya es pasado y espero aportar mi granito de arena para que el equipo gane títulos esta temporada", acaba Brahim, víctima de varias lesiones musculares que ahora parecen olvidadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios