Málaga C.F.

Jairo y Mejías, aún a medio gas

  • Debutaron como titulares en el Málaga pero todavía están lejos de su mejor versión

Mejías, en un lance del partido contra Las Palmas. Mejías, en un lance del partido contra Las Palmas.

Mejías, en un lance del partido contra Las Palmas. / marilú báez

Han desembarcado en un mundo nuevo y se nota. Jairo fue la opción más atacante en la banda izquierda del Málaga, primera titularidad. En la primera parte, ayudó en la presión y tuvo algún que otro balón para tratar de morder el flanco derecho de la zaga visitante, pero el juego, antes del descanso se desarrollaba de manera obsesiva por el ataque derecho local.

Aún así, la primera titularidad de Jairo fue una espera constante para verle avanzar. Casi siempre tuvo una marca especial y se le notó con mucha necesidad de minutos, de ritmo. Pellicer debe de confiar en su calidad y ha empezado dándole rodaje en un partido complicado. Los destellos técnicos y sus querencias al interior o regates hacia la cal quedaron eclipsados casi siempre. Se ofreció y trató de asociarse, pero una vez más quedó claro que necesita más horas de vuelo junto a sus compañeros para desequilibrar. En el minuto 69 fue sustituido por el eléctrico Larrubia para darle más mordiente a un ataque que no mordía.

Un cuarto de hora antes se marchó Mejías por Chavarría. El listón de amonestaciones, la falta de ritmo y su exceso de revoluciones le hicieron candidato al cambio. Jugó en la parte derecha del centro de la zaga y sufrió la mayoría de los ataques de los insulares en la primera mitad. Ayudando a Ismael y con muchas tareas en su lista, el zaguero no hizo un mal choque del todo. Necesita ensamblaje y ritmo de competición, acusó esas carencias menos que Jairo. Estuvo pendiente siempre a las ayudas a Ismael; Pejiño y Kirian le exigieron bastante hasta el descanso y él llegó tarde a alguna que otra acción. Protagonizó junto a Dani Barrio un pequeño malentendido que dejó sin respiración a los blanquiazules. Aun así, mostró sus credenciales: contundente, solidario y más físico que técnico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios