Málaga CF - Las Palmas | MVP

Alejo se gana a la afición en su estreno

  • Fue el MVP del público tras el Málaga-Las Palmas

  • “Es un orgullo debutar en este estadio”, declara

Las fotos del Málaga-Las Palmas. Las fotos del Málaga-Las Palmas.

Las fotos del Málaga-Las Palmas. / Marilú Báez

Era el día de su cumpleaños, un 10 de febrero de 1995 nacía en Valladolid Iván Alejo Peralta. Se notó. Se notó sobre el campo que era un día especial para él, un día de estreno con su primera oportunidad en un nuevo proyecto, una nueva ciudad y un nuevo club al que ha abrazado desde el primer momento. Es uno de esos días en los que eres protagonista, lo sientes así al cumplir años y más aún si tienes a 15.000 gargantas alentándote y atentas a cada uno de tus movimientos. El público de La Rosaleda acabó encantado con él, y así se lo hizo saber eligiéndolo MVP del Málaga-Las Palmas.

“Agradezco a la afición el haber contado conmigo. Desde el minuto uno me sentí como en casa y espero estar muchos años aquí y muchos partidos, y esa es la realidad”, decía sin miedo y con total claridad en sus palabras Alejo, que llegó cedido por el Getafe hace menos de dos semanas, a los micrófonos del club tras ser elegido el mejor del partido por la afición: “Vengo con mucha ilusión, hambre y ganas y voy a ayudar al club a cumplir sus objetivos. Voy a dejarme el alma para ello”.

Y es que Alejo fue la sensación el domingo en La Rosaleda. Desde el primer minuto se le vio extramotivado en cada acción y desde muy pronto comenzó a generar. Muñiz le colocó en el perfil diestro, dejando en el banco a Renato Santos, y su primera intervención cerca del área fue una asistencia de gol para Keidi Bare que hubiera supuesto el 1-0 en el marcador si el colegiado Ocón Arráiz no hubiera señalado fuera de juego –algo que sigue generando dudas con la repetición televisiva–. El vallisoletano era un incordio por la derecha y su intensidad le pasó factura muy pronto. Noqueó a Dani Castellano, al que no vio, en un intento por controlar un balón y recibió la amarilla dejándole marcado todo el partido.

No le pasó factura la tarjeta amarilla a Alejo, que mantuvo durante prácticamente los 90 minutos el mismo nivel de intensidad, hasta que las piernas le dijeron basta y Renato Santos tuvo que relevarle en el 86’. El vallisoletano acabó extenuado tras varios meses de poca actividad de partido en el Getafe. No solo dejó patente su capacidad para desbordar por su potencia y velocidad, dejó también buena muestra del guante que tiene en la derecha: sirvió casi todas las faltas laterales y los córneres desde la izquierda, buscando la rosca y, por qué no, el gol olímpico, repitiendo el que ya logró. Fue el jugador que más uno contra uno probó (23) y el que más ganó (12), el que más centro puso (13) y el que más pases de gol regaló (3).

Alejo reconoció haber acabado satisfecho con su desempeño en su debut, aunque no tanto por el resultado final del equipo. “Estoy muy feliz porque estoy en un club grande y he llegado con mucha ilusión, con muchas ganas y es un orgullo debutar en este estadio y ante esta afición que la verdad ha estado espectacular los 90 minutos. No se han podido conseguir los tres puntos, pero seguiré trabajando para que lleguen victorias. Agradezco que me hayan ovacionado, es un premio para mí y me voy satisfecho a casa, pero con mal sabor de boca por no conseguir los tres puntos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios