Málaga CF | Límite salarial N’Diaye, alivio insuficiente

  • La marcha del senegalés a Arabia Saudí no permitirá al Málaga inscribir a José Rodríguez y Okazaki

  • Simón Moreno, ya en la ciudad, en la misma situación mientras no salgan más descartes

Imagen de N'Diaye en La Rosaleda. Imagen de N'Diaye en La Rosaleda.

Imagen de N'Diaye en La Rosaleda. / Málaga CF

La salida de Alfred N'Diaye es un requisito indispensable para que el Málaga pueda continuar reforzando su plantilla. Está muy cercana y en el club llevan varios días esperando a pulsar el botón de la oficialidad. Firmará con el Al-Shabab de Arabia Saudí, una vía que se ha visto prácticamente como salvadora al librar al club no solo de los 1.5 millones que pagaba por el 50% de su ficha con el Villarreal, sino de los seis millones de euros de su cláusula de compra obligatoria al término de esta temporada. Sin embargo, pese a ser esencial, no es definitiva.

Será un alivio para la dirección deportiva, sobre todo por evitar esa compra que habría tenido que ejercer de marcharse al Getafe simplemente cedido y no traspasado, como al Al-Shabab. Ocurre que esta salida no será suficiente para que el Málaga registre ante LaLiga todos los jugadores que tiene pendientes de inscribir, tanto fichajes como jugadores propios. Y es que, de hecho, el propio N'Diaye no está inscrito ahora mismo en la Liga. Libera la tensión económica de su fichaje obligatorio en 2020 y el peligro de hecatombe, pero a efectos de salario Liga no abre hueco.

Las situaciones mencionadas son las de Shinji Okazaki y José Rodríguez, que ya firmaron, fueron presentados y trabajan con normalidad con sus compañeros esperando a que el club les haga hueco dentro de su maltrecho Salario Liga. La salida de N'Diaye no sería suficiente para inscribir a ambos, tampoco a Iván Rodríguez y Álex Mula, los otros dos afectados. Al cambiar su dorsal del filial por una ficha de primer equipo constan como fichaje a ojos del organismo, que tampoco ha dado luz verde al club para su inscripción después de dos jornadas.

El primer gran objetivo fue Ontiveros, después Alfred N'Diaye, pero lo cierto es que hay mucha tela que cortar más allá del centrocampista. Para poder abrir hueco, la dirección deportiva encabezada por José Luis Pérez Caminero tendrá que dar salida a todos los descartes que económicamente maniatan a la entidad. Son los casos especiales de Keko Gontán y sobre todo Juanpi Añor, cuya ficha, superior al millón y medio de euros, es un escollo insalvable pese a la predisposición que puedan tener las partes después de su buena actuación ante Las Palmas. Y en lo que respecta al madrileño, su entorno aseguraba en las últimas horas no haber recibido aún ninguna propuesta firme para salir y emplazaba a las últimas horas del mercado.

Otros como Esteban Rolón, Mikel Villanueva o Adnane Tighadouini siguen entrenándose a la espera de un destino. Cenk Gönen se marchaba ayer sin siquiera comunicado oficial de la entidad tras rescindir y despedirse de sus compañeros. También hay que estar pendientes de la salida de algún canterano como Hicham Boussefiane, ofrecido al Fuenlabrada para que salga cedido ante su negativa de jugar esta campaña con el filial en Tercera.

En el otro lado de la puerta se encuentra Simón Moreno, que llegó ayer por la tarde a Málaga desde Almería después de que el conjunto rojiblanco cortara su cesión con el Villarreal. El delantero (22 años) se encuentra ya en la capital costasoleña para ultimar su nuevo préstamo al equipo de Víctor Sánchez del Amo, necesitado de delanteros. No obstante, de momento, y aunque se anuncie oficialmente la necesaria salida de Alfred N'Diaye, aún habrá que mover varias piezas para que el de Cartaya, los citados y quienes estén por venir puedan participar esta temporada con el Málaga. Solo un permiso especial de LaLiga permitiría que entre alguno, pero el trabajo pendiente es enorme a tres días del cierre de una ventana de traspasos atípica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios