Sergio Pellicer, entrenador del Málaga

“La línea roja no existe conmigo"

  • El entrenador afronta su renovación con la naturalidad de darle continuidad al proyecto 

  • El partido en el Carranza y el triunfo en Castellón, sus envites más especiales en lo que va de año

  • "Si alguien piensa que tiene que tener más minutos, que hable con Manolo y se soluciona”

  • "En el 85% estamos de acuerdo Gaspar y yo. Para crecer, lo mejor es poder diferir en criterios”

Sergio Pellicer, durante el partido copero contra el Granada en La Rosaleda. Sergio Pellicer, durante el partido copero contra el Granada en La Rosaleda.

Sergio Pellicer, durante el partido copero contra el Granada en La Rosaleda. / marilú báez

Cumple un año natural y, a la vez, una temporada completa al mando del Málaga Sergio Pellicer se ha transformado en una pieza importante del proyecto después de salvar la categoría la peliaguda campaña pasada y de arrancar esta con buenos números pese a las circunstancias. Ahora, el técnico acaba contrato esta campaña y no quiere que su futura renovación tenga el más mínimo protagonismo en estos momentos.

“Era un recién llegado y ahora soy el tercero que más tiempo lleva. Con Pellicer, el Málaga no va a tener ningún problema. Manolo Gaspar y José María Muñoz lo saben, sabemos la situación del club. Lo que tenemos que hacer es centrarnos en el objetivo y más adelante hablar. Tenemos que ser muy conscientes, realistas. Vengo de la casa, muchas veces dicen perfil bajo, pues me correspondo con la humildad y el trabajo. Lo que buscamos, sobre todo, es que lo más importante es el club. Con mi contrato no hay problemas ni para una cosa ni para otra”, dijo el técnico de los malacitanos en Área Malaguista de 101TV.

En la charla televisiva, Pellicer fue cuestionado por si aceptaría líneas rojas en la negociación de su renovación y por si entendería que el club cambiase de rumbo en el banquillo: “La línea roja no existe conmigo. El club tiene la gran suerte de tener a Manolo Gaspar además de la capacidad que tiene, le duele el club. Le duele en el alma. Hay un debate que existe por los jugadores, pero hay que centrarse en el trabajo del día a día. No va a depender de mí, de los jugadores y los resultados, el club puede cambiar de rumbo. Yo no pienso en eso, me centro en los entrenamientos y el día a día. Entiendo todo. En el mes que he llegado, entiendo todo. No te puedes imaginar las cosas que he entendido. Lo tengo muy claro, cuando dentro de unos años, cuando podamos sentarnos y hablar, podremos escribir un libro. Ante los problemas, hay que buscar soluciones. El tema Pellicer-Málaga no será un problema, se abordará con la mayor claridad posible”.

Al hilo de estas preguntas, el técnico habló del apoyo de la afición y contó una pequeña anécdota del último partido contra el Granada: “Noto mucho calor, es verdad que no podemos notar el de la gente que porque vivimos en una burbuja ahora, pero hasta el domingo ocurrió una anécdota: fui a hablar con el árbitro, Del Cerro Grande, y nos felicitó. Fuera a veces se valora mucho más lo que hay dentro, pero no el entrenador, sino el club y todo lo que se está haciendo. Iba a protestar y mira...al final con cariño también se consiguen cosas. Eso le iba a comentar, pero no me dio tiempo, me dio mucho jabón y me desarmó”, bromeaba Pellicer.

Pero en el punto de discusión entre el director deportivo del club y el propio entrenador también fue objeto de la charla: “Lo mejor para crecer es que pueda haber diferencias de criterios, pero creo que en el 85% estamos de acuerdo. Tengo un termómetro de los partidos: acaba el partido y Manolo baja al vestuario, hablamos y cuando hablamos tengo un termómetro muy claro de la sensación del partido. Somos gente de fútbol, cada uno tiene su sitio. Hubo muchos entrenadores que se saltaron al director y hablaron con la propiedad, hay que tener un orden y es el que es. La relación muy fluida, somos malaguistas y buscamos lo mejor para el club. Muchas veces se valora a alguien de fuera o con un nombre más mediático, pero nosotros pensamos que el entrenador no está para lucirse, está a la sombra para trabajar y saca el mayor rendimiento”.

Con ese panorama, Pellicer confirmó que lo que resta de mercado de fichajes para el equipo malacitano no tendrá demasiado movimiento a no ser que se produzcan sorpresas: “Súper tranquilo, el más tranquilo que hay. Sabéis el límite de fichas, comentamos con Manolo y dijo de poder pelear una ficha más que sería hacer un jugador del filial que esté constantemente con nosotros. Tenemos Ramón, Ismael, Cristo, Hicham y ahora varios más que los contamos como jugadores del primer equipo. Ojalá pero parece ser que es complicado y nos penaliza”.

Sin embargo, la semana pasada trascendió el interés de algunos equipos polacos por Orlando Sá. Para Pellicer, si algún jugador tiene la intención de salir no sería problemático: “Eso lo tiene que decidir Manolo Gaspar, ahí no entro. Todo el grupo está contento de estar y querer luchar por los objetivos para hacer mejorar el club. Si hay algún jugador que no esté contento o que piensa que tiene que tener más minutos, que hable con Manolo y se soluciona. Nadie es imprescindible. Nadie está por encima de otro. Por encima de todo, el rendimiento. Un partido lo puede ganar el jugador pero el objetivo lo consigue el equipo”.

Al margen, Pellicer eligió dos partidos especiales del último año en el que ha estado dirigiendo al equipo blanquiazul. Uno, en un momento crítico de la pasada campaña y otro de esta: “El del Carranza, que era líder, nosotros en situación complicada, con ruido interior, esa semana fue tremendamente dura y el equipo compitió a un gran nivel. Este año, la victoria de Castellón fue muy importante por todo lo que se estaba hablando y por lo que estaban sucediendo. Nos daban cero puntos en las primeras cuatro jornadas y por todo lo que estaba pasando fue muy importante.”

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios