Muñiz, tras el Málaga - Sporting "Ahora no nos vamos a poner nerviosos"

  • Muñiz valora positiva y negativamente a partes iguales el empate del Málaga ante el Sporting y pide "ser más positivos"

  • "El equipo sigue trabajando y está dentro de una normalidad", asegura

Muñiz da instrucciones a sus jugadores. Muñiz da instrucciones a sus jugadores.

Muñiz da instrucciones a sus jugadores. / Marilú Báez

El Málaga volvió a empatar en La Rosaleda ante el Sporting, esta vez in extremis, e incluso pudo culminar la remontada de no ser por una mano salvadora de Mariño. No satisface a nadie el reparto de puntos, aunque hay sensaciones encontradas. Lo manifiesta así Juan Ramón Muñiz, que en rueda de prensa dividió el partido por partes cuestionado sobre si el punto fue justo o no. No obstante, su lucha ante el micrófono fue sacar algo de optimismo al crítico con el equipo.

"Muchos dirán que soy muy pesado, pero nadie nos dijo al principio que esto iba a ser fácil y estamos en el camino, peleando los objetivos. No nos vamos a poner nerviosos. ¿Que sumamos un punto? Pues veremos de qué nos sirve a final de temporada, pero ahora hay que pensar en el siguiente encuentro. Esto no se acaba ahora. Cuando llegábamos sabíamos que sería duro no, lo siguiente, muy duro. Y lo que hay que intentar es ser un poco más positivos porque el equipo no ha perdido ni conseguido nada, sigue trabajando y está dentro de una normalidad", apuntó el técnico blanquiazul, que ve buen ambiente y predisposición: "Hay una plantilla amplia e intentaremos que todos aporten lo que tienen. En cuanto a cabeza los veo animados, con confianza, con optimismo. Los veo entrenar y me hacen ser optimista. Luego hay rivales e igualdad y hay que mantener la ilusión".

Sobre el desarrollo del partido, así lo analizó el asturiano. "Hubo momentos en los que no te satisfacía el empate porque el equipo estaba cerca de hacer el gol. En la primera parte era injusto que fuéramos perdiendo, teníamos el control, con mucho córner y mucha proximidad al área contraria y ellos tuvieron el penalti", arrancó, continuando así con el segundo tiempo: "Luego hubo varios partidos. Minutos donde nos costó llevar el peso y acercarnos porque el Sporting estaba bien colocado e íbamos un poco precipitados. Intentábamos llegar a campo rival demasiado rápido y ahí recibíamos transiciones y acciones de peligro".

Profundiza Muñiz en esas partes del segundo tiempo: "A partir del 60' cogemos el pulso al partido y progresamos más por fuera, hay desborde, velocidad, centro, llegada... Cambia. Pero hubo minutos que nos equivocamos por intentar ir por dentro cuando era muy complicado, aparecía la dificultad, el nerviosismo... Hay que controlar las emociones porque hay momentos para todo en los partidos y al final se demuestra que en los últimos cinco minutos puedes remontar, pero el partido tiene que llegar a ese momento ir vivo".

"En una parte del partido dices que rescatamos el punto y en otra que nos merecimos más”

Cuestionado por las expulsiones de Pablo Pérez y Diego González, asegura que fueron determinantes para el cambio del partido: "Ahí volvemos a intentar jugar con fuera con desborde, tanto Mula como Ontiveros llevaron al equipo al área contraria. Tuvimos ocasiones, llega el empate y pudimos ganar en los últimos diez minutos. Fue un partido locura con ocasiones para los dos".

"Los jugadores dieron todo, tenemos que estar satisfechos. El aficionado se tiene que sentir orgulloso de los jugadores por el trabajo que hicieron y por el punto, porque en una parte del partido dices que lo hemos rescatado y en otra que merecimos más", continuó en su valoración Juan Ramón Muñiz, que alabó así el papel del Málaga: "El equipo compite y trabaja y como siempre hablamos los partidos van súper igualados, se puede ver de todos los puntos de vista, el positivo o el pesimista. Podemos ver que el equipo saca situaciones adversas y resultados, que el equipo no pierde fácil, que le cuesta mucho al rival ganarle y que va sumando puntos. Esta es la categoría, lo que esperábamos. Ahora no nos vamos a poner tensos".

Así las cosas, no entra Muñiz en juegos de cifras. Lo que tenga que venir, vendrá: "El ascenso nunca se sabe en cuántos puntos va a estar ni en cuántos lo vas a conseguir. Llegamos al momento, vemos la clasificación y el partido, trabajaremos y veremos a qué podemos aspirar. Competimos entre ocho o diez equipos, porque no hay separación, peleando por lo mismo. Y dentro hay seis que unos jugarán asecenso directo y play off, y ahí solo habrá plaza para uno. Queda mucho, con cruces entre nosotros. Está todo en juego. Hay que ser, yo lo soy, optimista. Sabemos que competimos y peleamos. No soy adivino, pero que lo vamos a pelear es seguro".

Alegría por Blanco Leschuk

También habló Muñiz de los problemas del Málaga con el gol, que empiezan por la falta de tiros a puerta. "Conseguir goles es lo más difícil en el fútbol y en la categoría. Por eso los goles hay que rentabilizarlos. Y cuando no los haces, que no te hagan. Y cuando tengas el resultado a favor, sentenciarlo para no tener problemas como el Sporting esta vez. Lo trabajamos y cuando llega el momento no es fácil, pero somos optimistas", dijo, aunque dirigió el tema hacia su delantero, Blanco Leschuk, que volvió a marcar cinco meses después: "Gustavo se pudo quitar una losa de encima y ya ha marcado. Eso le vendrá bien a él y al equipo, porque aparte de su trabajo ha conseguido marcar y a un delantero eso le viene francamente bien".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios