Málaga CF Muñiz: La tercera vez no funcionó

  • El técnico asturiano cierra su tercer periplo como primer técnico del club de la peor manera

Muñiz, en su presentación. Muñiz, en su presentación.

Muñiz, en su presentación. / J. Albiñana · Marilú Báez · Agencias

No es la primera vez que el jeque Al-Thani destituye a Juan Ramón Muñiz como entrenador del Málaga. De hecho, fue una de sus primeras decisiones cuando aterrizó en el club en 2010. El asturiano tenía contrato en vigor tras aquella agónica permanencia firmada con el gol de Duda ante el Madrid. Pero no le cabía. Tampoco ahora, vista la tendencia del equipo, con cifras verdaderamente insostenibles para el reto del ascenso en los últimos meses.

158 partidos oficiales ha dirigido Muñiz con el Málaga. En esta etapa han sido 35, con 15 victorias, 10 empates y 10 derrotas. El comienzo de temporada, con cinco victorias seguidas, recordó lo que se vio en el ascenso de la temporada 2007/08, cuando siete triunfos consecutivos de arranque que encarrilaron un ascenso que después costó rubricar. En esta ocasión, la gasolina se ha gastado antes. 

El estilo del entrenador nunca satisfizo completamente, pero su eficacia probada en Segunda generó un consenso amplio en el malaguismo cuando se recurrió a él para liderar esta travesía por el desierto. Dos años antes había arrasado con el Levante en Segunda. Su conocimiento de club y entorno y su ilusión por venir generaron buen ambiente. Y, como se encargó de repetir hasta la saciedad, la caída se había detenido, su principal obsesión.

Quizá fue el día del Reus, con un doloroso 0-3 el día de Reyes cuando venía un equipo que desaparecería pocas semanas después, fue el primer aviso de que algo no iba bien. Ningún equipo pasó por encima en el marcador como los catalanes. 36 puntos había firmado el Málaga en la jornada 19, la última de 2018. Desde entonces, 19 puntos en 14 partidos, con sólo una victoria en casa y una creciente sensación de que los jugadores estaban bloqueados.

Se pensó que Muñiz era el técnico adecuado para devolver a la élite. Durante varios meses pareció que la decisión fue la correcta. Pero el desmorononamiento ha sido progresivo y se ha cortado su etapa tras 34 partidos de Liga y uno de Copa. Una tercera etapa que no salió bien. Antes, se lograron permanencias en Primera y Segunda y un ascenso. Ahora, queda en el aire.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios