Pellicer, tras el Sabadell-Málaga CF "En el entorno se pasa de un extremo a otro, hay que controlar la situación mental"

  • El técnico malaguista, contento por el triunfo en la Nova Creu Alta: "Era el partido más importante de los 11 anteriores"

Pellicer da órdenes a Escassi. Pellicer da órdenes a Escassi.

Pellicer da órdenes a Escassi. / La Otra Foto

Sergio Pellicer compareció satisfecho en la sala de prensa de la Nova Creu Alta. En Sabadell, el Málaga consiguió un triunfo tras dos derrotas que le devuelven autoestima. Controló gran parte del partido el equipo blanquiazul, pero no gestionó bien tras el primer gol. El tanto de Chavarría en el último cuarto de hora vale oro.

"Hasta la fecha, todos son importantes, pero era el partido más importante de estas 11 jornadas. Por conseguir los tres puntos, por esas dos derrotas en las que no competimos al nivel deseado. Venir a visitar a un equipo que está abajo, pero que tiene un bloque sólido en los últimos partidos, no era sencillo. Son tres puntos muy importantes, con sensación de jugadores que siguen creciendo y elevando el nivel. Estamos en una fase de mejora, ha sido importante para ellos empatar en la siguiente jugada a nuestro gol, pero no le hemos perdido la cara al partido. Hemos sabido manejar el partido y dar pasos adelante. Cuando uno gana crece la autoestima, pero hay que seguir mejorando cosas", analizaba en su primera respuesta Pellicer.

"Me quedo con que el domingo que viene tengo que jugar otro partido", decía el castellonense cuando se le cuestionaba si miraba más hacia arriba o hacia abajo en la tabla: "Un punto y un gol nos hace subir dos o tres puestos, eso se lo recalco constantemente a los jugadores. Soltamos tres piedras y estamos más liberados. Sabemos que el objetivo es cumplir los 50 puntos, pero hay que ser ambiciosos. No somos tan malos el otro día ni hoy la leche por ser quintos o estar más arriba. Hay que competir cada partido. Si todos los jugadores estamos al máximo de nuestro nivel, a un partido no hay equipo superior. Si competimos al máximo individual y colectivamente, claro. Ese es el mensaje, de realidad y ambicioso. Hay exigencia porque el club y la afición lo demandan. Estamos sumando y estos 17 puntos son buenos. El año pasado acabamos la primera vuelta con 22 puntos. Y mira lo que nos queda aún".

"Los jugadores trabajan y van creyendo", proseguía el entrenador malaguista: "En los primeros 15-20 minutos hemos tenido ocasiones más claras que en las últimas jornadas, pero encajamos demasiado rápido y ello igualó el partido. Hay cosas positivas, pero negativas, como el gol encajado o las veces que nos ganaron la espalda. Pero se crece mucho más ganando partido. Ganar ayuda a ganar y a no generar dudas, que sí las generan las derrotas más allá de cómo se cosechen. Tenemos que dar pasos adelante. Hay que pensar en los tres puntos de la Ponferradina, que nos haría tener 20".

Pellicer explicó el cambio al descanso, en el que colocó a Cristian por Josua, lo que retrasó a Luis Muñoz a la zaga: "Hemos seguido jugando con dibujo de cinco. Tanto Julio, como Jairo y Pablo Chavarría son dinámicos, de perfiles que pueden apretar arriba, caer en banda... Hemos recuperado la pelota y hemos mirado hacia delante. Queremos ser verticales, amenazar espacios. El cambio ha sido ofensivo, un medio centro y retrasamos a Luis Muñoz para darnos salida por banda derecha. Él ha jugado mucho de central en juveniles, nos podía dar más criterio en esa conducción y en la salida. En ataque somos tres. El 4-3-3 si tienes extremos profundos lo podemos utilizar más adelante. Hemos conseguido el gol, pero si no llega en ese momento hubiera salido Orlando Sá para intentar ganar. Hemos tenido varias ideas. Hay que saber apretar arriba, sacar centros, aprovechar remates, ganar segundas jugadas y manejar registros distintos".

"El próximo partido siempre es el más importante. Por cómo hemos trabajado esta semana, con mucha gente nueva, era el partido muy importante", incidía Pellicer: "Es importante controlar la situación mental, el entorno se pasa de un extremo a otro. Hay que mantener el equilibrio y eso es trabajo. Jairo trabajaba muy bien, también Julio, durante la semana y por eso han sido titulares. Nos dejamos influenciar del día a día, de las sensaciones a veces invisibles, pero también por cómo trabajan. Los jugadores de refresco queremos que crezcan y que vean que pueden jugar en cualquier momento. Todos quieren jugar, el grupo está trabajando muy bien".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios