Resultado y crónica del Tenerife - Málaga CF (2-0) Los que quieren estar

  • El Málaga pierde en Tenerife con un equipo cargado de debutantes y con amplio margen de mejora

  • Los de Pellicer, que no utilizó a ningún jugador ERE, mostraron alma a pesar de la derrota 

Ismael Casas despeja un balón de cabeza. Ismael Casas despeja un balón de cabeza.

Ismael Casas despeja un balón de cabeza. / laliga

El resultado del Málaga ante el Tenerife es fútbol (cualquier otro lo habría sido igualmente). El Málaga que se vio en Tenerife es algo más. Son promesas cumplidas, es devolver el protagonismo a los que se lo ganan, es el Málaga de los que quieren estar. Ahí radica la diferencia esencial. Es una idea, un proyecto y un mensaje. La camiseta se gana sudando aunque sudando se pierda. No se negocia con el esfuerzo. El plan es triple: da para corto, para medio y para largo plazo. No es euforia, es orden.

En el corto toca ser empáticos con el equipo y lo que lo rodea. Llegar con un once tan digno no fue tarea fácil. Pero a pesar de las piezas de las que dispuso, Sergio Pellicer también dejó sello. La idea del entrenador es un reflejo del nuevo rumbo de club. Como cualquier construcción, tendrá apuros que resolver en el momento.

No tembló el entrenador de Nules, con un capitán de 19 años que curiosamente es el único superviviente de la primera jornada de la temporada anterior en Santander. Con una defensa casi del Grupo IX con Juande y Benítez, que recogió el guante como lateral zurdo, y un Escassi que aspira a mariscal. Sangre fresca desde la medular hasta la punta y un Benkhemassa que pondría el pecho en un tiroteo.

Los puntos cuentan, pero en la carrea de fondo que es la Segunda División valen más unos cimientos fuertes que cualquier esprint. La puesta en escena fue de lo más digna, con un cuarto de hora solvente, de presión alta y rozando el gol en una acción que combinó calidad y manual.

Enfrente hubo un rival que tiene buena pinta a pesar de haber perdido su corazón (Luis Milla), pero con un técnico como Fran Fernández que le está pillando y bien el pulso a la categoría. Se fue creciendo el cuadro local, que avisó de que venía el lobo y se comió a la abuelita al borde del descanso.

Pero a un Málaga en pleno unboxing todavía le faltan horas de vuelo y entrenar la mala leche. Una mala salida de balón provocó una contra mortal del Tenerife que culminó un Jacobo, fresco de piernas tras entrar por el lesionado Suso, autor del primero. Pellicer retiró a un Benítez que había sufrido en exceso y pasó al 4-4-2 con Orlando Sá, por lo que debutaron todos los fichajes.

Tete Morente casi recorta distancias con una acción personal marca de la casa pero su disparo lleno de ira se fue por poco. Juande también rozó el tanto en una jugada a balón parado. Había alma en el Málaga a pesar de que la ventaja era excesiva para sospechar que se pudiera rascar un punto. Quemó naves con Issa Fomba y Larrubia, por lo que no entraron los ERE. Así es el nuevo Málaga, que ya es Ave Fénix de sus propias cenizas.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios