Sergio Pellicer, en la previa del Málaga - Numancia "Hay que jugar como si no hubiese un mañana"

  • Sergio Pellicer quiere más intensidad y que el equipo juegue capara envite hasta el final de la temporada como "una final de Copa". 

Sergio Pellicer en las instalaciones del Málaga.

Sergio Pellicer en las instalaciones del Málaga. / Javier Albiñana

El entrenador del Málaga Sergio Pellicer ha comparecido en la previa de la visita del Numancia a La Rosaleda. El entrenador no ha dado la lista de convocados con un día de antelación como era habitual y lo hará después del entrenamiento que el conjunto andaluz tiene programado para la mañana del domingo. El entrenador se mostró motivado y quiere que suba la intensidad de su grupo en los envites.

"Cada partido que se juega lo tenemos que jugar como una final de Copa del Rey o las que hay en otras competiciones. Además tenemos un símil en los cuartos de Copa. Vimos en cada partido que han pasado los que nadie podía esperar. Ves el alma y la pasión, que cada balón dividido es la última jugada y hay que preparar el partido de esa manera. Hay que hacerlo siendo un equipo, hay que eliminar la angustia, el sufrimiento, cuando eres un equipo las cosas se disfrutan de otra manera", dijo y explicó: "La convocatoria la haremos mañana, haremos una activación y la daremos. Cifu y Diego empezaron ayer a entrenarse y Juankar salvo el primer día de la semana ha estado a disposición. Tenemos tiempo para entrenar y analizar que es lo que es mejor a nivel colectivo para el partido de mañana".

Con respecto a las victorias de rivales directos en la clasificación fue claro: "Tenemos que centrarnos en lo nuestro, tenemos que sumar de tres en tres. Desde que estamos, avanzamos. En el último partido hemos estado cerca de la victoria. No nos tiene que importar lo que hagan los rivales, lo importante somos nosotros. Hay que entrenar bien cuando se acerca el partido. Hay que transferir el día a día al partido cosechar los tres puntos".

Pellicer también habló sobre las palabras que el jueves dijo el director deportivo, Manolo Gaspar: "Darle las gracias, pero más que un tema individual es lo que dijo Manolo Gaspar, cuando habla uno con la verdad, el corazón y brillo en los ojos, lo demás queda anulado. Noto la confianza del día a día. Sabemos la situación en la que estamos y tenemos que vivir del resultado. Quería felicitarle por las palabras pero darle la victoria para el club, la afición y olvidarnos del pasado. Es la intención y lo que hemos hecho esta semana dejó claro las circunstancias del equipo y ahí vamos todos a muerte".

La inclusión de Antoñín en la primera plantilla también fue analizado por Pellicer: "Es una de las mejores noticias desde el cierre del mercado, que un jugador que hace nada jugaba en el filial en Tercera y que por trabajo, honestidad y empeño tenga ficha del primer equipo nos da claridad y ayuda en la gestión de las fichas del filial. La irrupción de Hicham y Luis Muñoz hace que sea un alivio para ajustar las alineaciones y las convocatorias. Hay que hilar muy fino, como máximo puedes tener cuatro y hay que arriesgar, luego también tener en cuenta el perfil de jugadores que tienes en el banquillo. La mejor noticia es que se hace errado el mercado, se entrena de una manera excepcional y nos ayudará mucho en este final de temporada". En ése sentido también fue cuestionado por la situación del canterano Cristo: "No está participando en el filial por lesión. Aquí está en ese proceso de recuperación. Tuvo una pequeña molestia en el filial y no se ha recuperado del todo. Estamos en el proceso de a ver si en una o dos semanas se puede ir incorporando poco a poco, siempre ha dado un nivel muy alto en el filial y el primer equipo.

Mercado, Numacia y exigencia

En lo referente al próximo rival malaguista, el preparador de los blanquiazules fue analítico: "El Numancia es un equipo del que hay que mirar lo previo, lo que hizo cuando jugó allí el Málaga, ese es el Numancia: aprieta los primeros minutos, tiene transiciones rápidas, filtra pases por dentro... Es un equipo muy intenso, contra el Almería insistió, insistió e insistió y ésa es su base. Hace dos jornadas ganó en campo del líder, el Cádiz. Pero nosotros jugamos en casa, como locales y la importancia y trascendencia que se juegan los dos equipos no tiene comparación. Esa mochila por la clasificación hay que quitársela y partir desde el primer minuto para poder jugar, atacar en campo contrario, transiciones rápidas, ritmo alto, es nuestra idea ante un rival muy intenso y que está en buen estado de forma"

El cierre del mercado le ha servido a los malaguistas para quitare una distracción en el día a día: "Es la mejor noticia, ahora ya estamos centrados en que estos son los que terminarán la temporada, hay que apoyarlos a todos, es la mejor noticia. Hubo situaciones en que parecía que iban a salir y luego han venido dos con nueva mentalidad, energía positiva y lo mejor es que jugadores que podían salir, están. Son patrimonio del club como la afición".

Preguntado por si tratar cada choque como una final no puede acabar generando demasiada presión, Pellicer explicó su manera de verlo: "Cuando se juega por ilusión se hace uno más fuerte. Tenemos la obligación de ser el Málaga y eso no debe de pesar, pero hay que sentir más responsabilidad que el resto de equipos. El Málaga es un club muy grande y a pesar de las circunstancias hay que pensar como un pequeño en el sentido de defender, tener hambre. Pero también luego hay que ser un equipo grande, quitarnos las piedras de la mochila. Cada partido una final de Copa. No tenemos que pasar a la tristeza si hay derrota. Es como cruzar un puente sin barandilla, si pecas de una cosa u otra te caes. Hay que tenemos un equilibrio mental pero cada partido tiene que ser como si no existiera un mañana".

Por último, volvió a dar apuntes para el choque del domingo: "Ellos después del partido de Cádiz es verdad que fuera les ha costado sumar. Los análisis de los partidos son en función del resultado muchas veces y hay que verlos por partes. Hicieron un partido muy completo en Zaragoza. La idea es como el partido del Mirandés pero ganando. La primera parte debe ser el reflejo de lo que queremos. Necesitamos esa energía, que los jugadores lo transmitan. El elogio debilita, pero esta semana hay más predisposición, absorben los conceptos que queremos cada vez más, pero hay que transferirlo en el campo. Los entrenamientos son controles, pero nos evalúan el domingo. Estamos muy concentrados para sacar la victoria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios