Málaga CF | Muñiz teme la pérdida de "ilusión"

Miedo al desencanto

  • La pérdida de ilusión en el entorno es una de las mayores preocupaciones del técnico

  • El Málaga había conseguido enganchar de inicio y frenar la caída de Primera

Muñiz, cabizbajo, en La Rosaleda en el Málaga-Granada. Muñiz, cabizbajo, en La Rosaleda en el Málaga-Granada.

Muñiz, cabizbajo, en La Rosaleda en el Málaga-Granada. / Marilú Báez (Málaga)

Una de las grandes luchas que se marcó Juan Ramón Muñiz al decidir recoger las riendas de un Málaga herido, era precisamente conseguir frenar la caída en todos los aspectos. Necesitaba que el vestuario se airease, sí, que nuevos elementos y nuevas ideas germinasen en la caseta. Pero paralelamente le preocupaba también el déficit de identificación con el proyecto existente en buena parte de la afición y resto del entorno, que encontró su máxima expresión en las últimas jornadas de la pasada campaña tras culminarse el descenso de categoría. Su batalla estaba, básicamente, en lograr recuperar la ilusión en todos los ámbitos.

Todo marchaba según lo previsto. Una mayoría le compró el discurso del trabajo y el perfil bajo, que el asturiano podía sustentar tirando de currículo y sus dos ascensos previos a Primera División. Además, en su caso no hay secretos de ida y vuelta. Todo el mundo sabe cómo es y qué esperar del entrenador y de sus equipos, al mismo tiempo que el técnico sabe cómo respira Málaga.

Con mucha naturalidad comenzó la competición y, a pesar de lo ajetreado del verano y de lo intenso del cierre del mercado, los resultados y el juego hicieron plano el inicio. Pronto quedó atrás el recuerdo de lo vivido y la palabra descenso fue modificándose hasta mutar en ascenso. La ilusión se despertó en una amplia mayoría. A medida que los resultados positivos se iban encadenando uno detrás de otro, cada vez más individuos se convertían. Posiblemente la marcha fue tan buena e inesperada que la ilusión pasó a euforia, estado que hace más complicado regresar a una posición de normalidad y de aceptación de la realidad del tablero de Segunda División.

El temor del asturiano

Tras la derrota contra el Granada, Muñiz quiso insistir en estos conceptos y le mandó un mensaje a la afición: “Es importantísimo que todos vayamos de la mano, unidos, que haya una tranquilidad tremenda en todas las situaciones que vayan transcurriendo, tanto en las buenas como en las malas. Es importante que todo transcurra con toda la normalidad el mundo, y sabiendo de la dificultad que tiene”.

Más certero si cabe estuvo en otra reflexión que reforzaba esta idea: “Igual nos pudo la euforia a principio de temporada y ahora nos entra un pesimismo desmedido. Las cabezas siempre tienen que estar despejadas e ilusionadas. Y nosotros tenemos que transmitir ilusión a la afición. El equipo va a competir bien de aquí al final, seguro”.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios