Málaga C.F.

El problema del Málaga son los goles... encajados

  • De 16 jornadas no ha sido capaz de dejar su portería a cero en 12 ocasiones

  • Dos victorias y dos empates cuando sí lo consiguió

Gonzalo debutó con el Málaga en Alcorcón. Gonzalo debutó con el Málaga en Alcorcón.

Gonzalo debutó con el Málaga en Alcorcón. / LOF

El problema del Málaga son los goles. Lo repite a menudo Víctor Sánchez del Amo, que se agarra a la falta de puntería como único causante de que el conjunto blanquiazul esté en los puestos de descenso. Y efectivamente, son los goles una cuestión determinante para la deriva deportiva. Pero sobre todo los que recibe. Ahí están las datos.

En lo que va de temporada, que son ya 16 jornadas, el Málaga ha encajado goles en 12 partidos. Sólo en cuatro ocasiones logró que su portero se marchara sin que besaran su red. Le sirvió para conseguir dos triunfos, ambos curiosamente fuera de casa (el 0-1 de la jornada 1 ante el Racing de Santander y el 0-2 al Deportivo de la Coruña), y dos empates (0-0 en La Rosaleda ante el Sporting de Gijón y el 0-0 ante el Fuenlabrada, también en casa).

Así que son ocho puntos de los 15 que acumula de momento el equipo malacitano gracias a los partidos en los que ha logrado mantener intacta su portería. También es interesante ver cómo se han producido las derrotas del Málaga para ver cómo se las gastan los rivales en Segunda. Cinco veces perdió por 1-0 (ó 0-1). Fue ante Girona, Almería, Albacete, Ponferradina y Alcorcón. Menos el derbi, todas fueron lejos de Martiricos.

En realidad, sólo una derrota del Málaga ha llegado por más de un gol de diferencia. Sucedió en El Alcoraz ante el Huesca en un partido extraño que acabó con 2-0 y una sensación de haber sido barrido del campo. Al final, la conclusión es clara, si tienes poca pegada debes blindarte mejor. El gol se tiene o no se tiene, se pueden buscar fórmulas para mejorar que nazcan desde el estudio (balón parado o situaciones de juego), pero por mucho que se entrene, un jugador no se convierte de la noche a la mañana en un killer.

Atrás sí que se pueden evitar situaciones de riesgo. También debe mejorar la concentración. Los jugadores no están a su mejor nivel ni en lo individual ni en lo colectivo. Una muestra de ello es el gol encajado en Alcorcón. No solamente es el error de Diego González, es cómo antes llegó a poder efectuar un disparo Bellvis y cómo en el mismo rechace Jack Harper llega antes que nadie, encontrando en Gonzalo su única oposición. Y todo cuando ni se habían cumplido ocho minutos.

Es cierto, que el Málaga sólo lleva 15 goles encajados, números de equipo de ascenso o play off. Es falsear una realidad de la Segunda División. Ahí está el ejemplo del Albacete, que marcha sexto con los mimos tantos a favor (11) y uno más en contra (16).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios