Río Ave - Milan Brahim, Kieszek, Piazon... Ex malaguistas en la tanda de penaltis más increíble

  • 24 penaltis y pase del Milan en la previa de la Europa League en condiciones dantescas

Brahim celebra el pase con sus compañeros. Brahim celebra el pase con sus compañeros.

Brahim celebra el pase con sus compañeros.

Ya en la madrugada del jueves al viernes se veía un desenlace increíble en la eliminatoria previa de la Europa League que disputaban en Portugal, en Vila do Conde, cerca de Oporto, el Rio Ave y el Milan. En juego estaba el pase a la fase de grupos. Y se vivió uno de los partidos más curiosos de los últimos tiempos, con alto protagonismo de malagueños y ex del Málaga. En el Rio Ave estaban los ex Kieszek, portero que estuvo en el primer año tras el descenso junto a Munir en la portería, y Lucas Piazon, aún con 26 años y cedido por el Chelsea para la segunda vuelta el año de la Champions. En el Milan, los malagueños Samu Castillejo y Brahim.

Precisamente, Samu salió de titular y al descanso fue sustituido por Brahim, que intervino en el 0-1, propiciando un córner tras una buena jugada individual. El Rio Ave marcó a 20 minutos del final y el partido se fue a la prórroga, en cuyo primer minuto marcaron los portugueses. Cuando el multicampeón europeo se veía fuera, llegó un penalti en el minuto 120 que Calhanoglu transformó.

Ya había habido bastante movida, pero quedaba lo mejor. La tanda de penaltis se hizo eterna, nada menos que 24 penaltis, en unas condiciones de viento y lluvia durísimas. Brahim metió el cuarto penalti, engañando a Kieszek y metiéndola por la escuadra. Piazon también metió el suyo. Los dos equipos metieron los siete primeros penaltis. Falló el Milan, que tiraba en primer lugar, y en el octavo lanzamiento del Rio Ave llegaba el primer match ball local. De manera inverosímil, el lanzamiento se estrelló en los dos palos y no entró. Para el décimo penalti tiraban los porteros y Donnarumma lo mandó alto. Kieszek podía dar el pase a su equipo, pero también lo disparó a las nubes. Y, ya en el duodécimo, una parada del meta italiano daba el pase definitivo a su equipo a la fase de grupos. Un histórico que intenta recuperar sus mejores tiempos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios