Mundo

Dimite el polémico ayudante que buscaba vicepresidente para Obama

  • Jim Johnson estaba en el centro de la polémica desde que se descubrió que había recibido créditos hipotecarios a bajo interés de la empresa Countrywide Financial

El polémico Jim Johnson, que ayudaba al senador Barack Obama a escoger un vicepresidente para su candidatura a la presidencia de Estados Unidos, ha dimitido de su cargo, según anunció la campaña del aspirante demócrata. Los roces con la campaña de su rival en las elecciones, John McCain, sin embargo no se acabaron.

Johnson estaba en el centro de la polémica desde que se descubrió que había recibido créditos hipotecarios a bajo interés de la empresa Countrywide Financial, uno de los principales implicados en la crisis del mercado hipotecario estadounidense.

Johnson es un antiguo director ejecutivo de la empresa de hipotecas Fannie Mae que ya participó en el proceso de selección del entonces senador John Edwards como candidato a vicepresidente del demócrata John Kerry en las elecciones de 2004.

Después de defender a Johnson en los últimos días, Obama aceptó hoy su renuncia a través de un comunicado. "Jim no quería desviar la atención de ninguna manera del muy importante encargo de reunir información sobre mi candidato a vicepresidente, así que tomó la decisión de renunciar", afirmó.

Johnson formaba hasta hoy parte del triunvirato al que Obama encargó la misión de encontrarle el subordinado ideal. Por el momento, la labor quedará exclusivamente en manos de Caroline Kennedy, hija del fallecido presidente John Fitzgerald Kennedy, y Eric Holder, que fue subsecretario de Justicia durante el gobierno de Bill Clinton.

"Tenemos un proceso de selección muy bueno en marcha, y confío en que me proporcionarán varios candidatos altamente cualificados para que elija en las próximas semanas", sentenció Obama.

El anuncio de la dimisión no sólo no calmó, sino que avivó la polémica, en un ejemplo del calor que promete la campaña hasta las elecciones del 4 de noviembre.

La campaña de McCain apuntó el dedo de inmediato hacia Obama. "La dimisión de Jim Johnson plantea serias cuestiones sobre el juicio de Barack Obama", afirmó Tucker Bounds, portavoz del senador por Arizona.

"Elegir al candidato a vicepresidente es la decisión más importante que un candidato presidencial puede hacer. Al confiar este proceso a un hombre que fue obligado a renunciar por unos préstamos dudosos, los estadounidenses tienen razones para dudar del juicio de un candidato que demostró que sólo toma una decisión cuando se ve bajo presión de los medios", agregó.

Bounds concluyó su declaración con un fuerte golpe al senador por Illinois, recordando que el martes aún defendía a Johnson. "Estados Unidos no puede permitirse un presidente que cambia en asuntos clave en cuestión de 24 horas".

Poco después respondió Bill Burton, portavoz de Obama. "No necesitamos lecciones de una campaña que esperó quince meses para eliminar a los 'lobbistas' de su equipo, y sólo lo hizo porque dijo que era un 'problema de percepción'".

Burton centró sus críticas en Phil Gramm, un conocido 'lobbista' en Washington que ahora dirige la búsqueda de un vicepresidente para McCain, y en Carly Fiorina, ex presidente de Hewlett Packard, que recibió 21 millones de dólares por su despido después de recortar "miles de empleos" en la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios