Cultura

La Casa Natal muestra la mirada íntima de Lee Miller sobre Picasso

  • Hasta el próximo 15 de febrero, con motivo de la vigésimo primera edición del Octubre Picassiano, se podrán ver 53 fotografías en las que la artista estadounidense retrató al malagueño con cariño

Nunca te dejará mal la mirada de un amigo, mientras aún lo seas. Y Lee Miller (1907-1977) nunca dejó de serlo de Pablo Picasso, el hombre que fue su amante en 1937 y al que durante años retrató con su cámara, la misma que también entró en los campos de la muerte de los nazis y con la que se paseó por las noches en el Londres bombardeado de la Segunda Guerra Mundial. Desde ayer, la Casa Natal exhibe una selección de 53 fotografías en las que la estadounidense muestra la faceta más íntima y cercana del artista malagueño. Hasta el próximo 15 de febrero se podrá visitar esta exposición, cuya inauguración de ayer fue el primer acto de la vigésimo primera edición del Octubre Picassiano.

Los 36 años de amistad entre Lee Miller y Picasso dieron para algo más de 1.000 fotografías, de las que en Málaga se muestran apenas 53, escogidas por la comisaria Katherine Slusher, con la aprobación del hijo de la fotógrafa, Antony Penrose: "Me satisface ver la obra de mi madre en esta casa", comentó ayer durante la presentación. En ellas, se puede apreciar al malagueño en su villa de La Californie, ya sea con amigos como Roland Penrose, esposo de Miller, o grandes personalidades como Gary Cooper o Braque.

Según explicó Katherine Slusher, Lee Miller "cayó en el olvido en muchos sentidos hasta su muerte en 1977, cuando su hijo Antony fue a la buhardilla de la casa de sus padres y encontró cajas con unos 70.000 negativos". Fue entonces cuando vio la luz la larga serie de retratos de Picasso, así como un curioso paquete de imágenes de Málaga tomadas en un viaje en busca de las raíces de su amigo y ex amante. Son unas cincuenta fotografías realizadas en 1955, entre ellas varias de la propia Casa Natal, de las que se exhiben algunas en esta exposición. "A la fuerza tenía que venir a Málaga", comentó Antony Penrose.

Lee Miller fue una mujer compleja además de una de las fotógrafas más destacadas del pasado siglo. "Se habla de las vidas de Lee Miller", resaltó la comisaria de la muestra, Katherine Slusher. Si en sus comienzos fue ayudante de Man Ray, días en los que estuvo vinculada de pleno en el surrealismo, posteriormente se independizó y montó sus propios estudios, primero en París y después en Nueva York. Posteriormente, la estadounidense vivió seis años en Egipto, cuando fotografió el desierto, zonas remotas o la vida cotidiana en El Cairo. Su siguiente salto fue a Londres, trabajando de día como fotógrafa de moda para Vogue mientras que por la noche salía para fotografiar los edificios bombardeados. Ese trabajo dio como resultado un libro en el que se aprecia "el ojo de una persona formada por el surrealismo, con imágenes que a la vez hacen llorar y reír", según Slusher.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios