Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Museos en Málaga

El Centro Pompidou gana visitantes en 2019 y el Museo Ruso registra una leve caída de afluencia

  • La filial del museo parisino recibió 176.434 visitas frente a las 165.522 de 2018, mientras que el centro de Tabacalera pierde cerca de 4.000 y se queda en 82.549

  • La Casa Natal de Picasso pierde más de 5.000 visitantes y cierra el ejercicio con 120.789

Exposición de Jim Dine celebrada el año pasado en el Centro Pompidou Málaga. Exposición de Jim Dine celebrada el año pasado en el Centro Pompidou Málaga.

Exposición de Jim Dine celebrada el año pasado en el Centro Pompidou Málaga. / Javier Albiñana (Málaga)

Los museos malagueños dependientes de la Agencia municipal para la gestión de la Casa Natal de Picasso y otros espacios museísticos (responsable del Centro Pompidou Málaga, la Colección del Museo de Arte Ruso de San Petersburgo y la misma Casa Natal de Picasso) cerraron el pasado año en clave de estabilidad en lo que a cifras de visitantes se refiere, aunque la letra pequeña revela balances desiguales para cada uno de los espacios competentes. Según los datos aportados a este periódico desde la propia agencia, la buena noticia la pone el Centro Pompidou, que ganó más de diez mil visitantes en 2019 al pasar de los 165.522 de 2018 hasta los 176.434, un 6,59% más. Menos favorables son los registros del Museo Ruso, que pasó de contar 86.506 entradas despachadas en 2018 a quedarse con 82.549, un 4,57% menos (lo que se traduce en cerca de 4.000 visitantes perdidos). La Casa Natal experimentó también una leve caída de afluencia y pasa de los 125.905 visitantes en 2018 a los 120.789, un 4,06% menos. 

El Museo Ruso, que acusó una abultada pérdida de afluencia en 2018, cerró el 2019 con otro descenso de afluencia del 4,57%

Tras acusar una discreta pérdida de visitantes en 2018, el Centro Pompidou salda el 2019 con un registro significativamente positivo, lo que cabe interpretar como una bendición a la línea expositiva emprendida y, más aún, como un argumento a favor de la permanencia del museo a partir de 2025, año en que expira el contrato vigente para el mantenimiento de la filial, si bien hasta entonces habrá mucha tela que cortar. En gran medida, el Pompidou debe el empuje en lo que se al público se refiere a la exposición Matisse. Un país nuevo, que entre marzo y junio se convirtió en una de las más vistas en la (todavía breve) historia del centro. Las exposiciones dedicadas a Jim Dine y Pierre Alechinsky (inaugurada el pasado 17 de diciembre y, por tanto, con escasa incidencia en el balance), así como la colección Utopías modernas y el resto de festivales, actividades, espectáculos y talleres programados contribuyeron a rubricar el éxito.

'Santas, reinas y obreras' en el Museo Ruso. 'Santas, reinas y obreras' en el Museo Ruso.

'Santas, reinas y obreras' en el Museo Ruso. / Javier Albiñana (Málaga)

El Museo Ruso llegaba hace un año al 2019 tras perder en 2018 el 25% de la afluencia recibida de 2017, año en que experimentó un crecimiento que cristalizó en cerca de 117.000 visitantes. Las previsiones invitaban a pensar en una recuperación, al menos parcial, del registro, pero lo cierto es que el espacio expositivo de Tabacalera volvió a perder visitantes el año pasado y se quedó en 82.549 frente a los 86.505 de 2018. Se trata de una recesión discreta, pero la situación es delicada por cuanto la propuesta museística ha sido más que notable, tanto con la colección anualSantas, reinas y obreras. La imagen de la mujer en el arte ruso, inaugurada en febrero (y todavía en cartel hasta el 27 de febrero próximo) como una gran inmersión en la historia del arte ruso a través de sus representaciones femeninas, como con exposiciones temporales harto interesantes, como Libres y decisivas y las dedicadas a la Colección Krystyna Gmurzynska, la poeta Anna Ajmátova y el maestro del simbolismo ruso Nikolái Roerich. La menor afluencia turística y la insobornable querencia a la centralización de los circuitos museísticos tienen que ver con la dificultad del Museo Ruso a la hora de atraer visitantes, muy a pesar de la calidad de sus propuestas. No es poco, por tanto, el trabajo por hacer este 2020 para la corrección de esta tendencia.

También pierde visitantes la Casa Natal, que hace un saldaba el 2018 con otro ligero descenso respecto a 2017 y se deja ahora más de 5.000 visitantes hasta quedarse en 120.789. La entrada en juego de una exposición como Exilio y nostalgia. Colección de la familia Arias, que incluye varias obras hasta ahora inéditas de Pablo Picasso, y que puede verse todavía hasta el próximo 2 de febrero, no ha logrado los efectos deseados en cuanto a cifras muy a pesar de su gran repercusión. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios