Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Música

Luz Casal: “La historia de la música ha ninguneado a las mujeres”

  • La cantante y compositora clausuró el ciclo del Centro de la Generación del 27 ‘Ni tontas ni locas. Mujeres en la cultura del siglo XX’ con una ilustrativa ponencia sobre Nadia Boulanger

Luz Casal, este martes, en el Centro Cultural Provincial MVA, antes de su conferencia. Luz Casal, este martes, en el Centro Cultural Provincial MVA, antes de su conferencia.

Luz Casal, este martes, en el Centro Cultural Provincial MVA, antes de su conferencia. / Javier Albiñana (Málaga)

El aforo del Centro Cultural Provincial María Victoria Atencia se quedó pequeño este martes, como cabía esperar, ante la convocatoria protagonizada por Luz Casal, una de las cantantes más queridas y tenidas por propias, además de admiradas, de la música popular española contemporánea. Entre los presentes cundía un público diverso en edades y tendencias, incluidos algunos ilustres como el barítono Carlos Álvarez, lo que respondía a la evidencia de que Luz Casal cuenta con seguidores de muy amplia índole pero, más aún, a la materia central de la velada, ya que en esta ocasión correspondía sentarse a escuchar su voz de otra manera. La artista acudió a Málaga para clausurar el ciclo 'Ni tontas ni locas. Mujeres en la cultura del siglo XX', organizado por el Centro Cultural de la Generación del 27, y lo hizo con una conferencia dedicada a la compositora, directora de orquesta y pedagoga Nadia Boulanger en la que, de paso, brindó una particular y excelente semblanza del paisaje musical del mismo siglo, con hondura, exigencia, sensibilidad y autoridad. Se trató de una ocasión especial en la que el público tuvo ocasión de reencontrarse con el buen gusto y la transmisión de emoción de la que esta mujer es capaz, pero también de atender a su amor por la música desde una faceta más humanista, comprensiva y significativa, ciertamente culta pero fuera de cualquier atisbo de impostura académica. En su discurso, hilado con soltura y en plena comunicación con los espectadores, a quienes preguntaba abiertamente su opinión sobre tal o cual cuestión durante el transcurso de la charla, Luz Casal reivindicó así una lectura alternativa de la historia de la música, en la que las mujeres “han sido ninguneadas, con una presencia escasa por no decir nula”. Evocó a Hildegard de Bingen como la única compositora reconocida en la historiografía medieval, y recordó a Mariana Mozart, Fanny Mendelssohn, Clara Schumann y Alma Mahler como ejemplos de grandes compositoras que quedaron olvidadas a la sombra de sus hermanos, padres o esposos, a cuenta de las voluntades masculinamente impuestas.

"No sé si la obra de Nadia Boulanger es más o menos perfecta, pero sí sé que para mí es imprescindible"

Con respecto a Nadia Boulanger (1887-1979), Luz Casal dedicó antes parte de su ponencia a su hermana Lili (1893-1918), igualmente nacida y fallecida en París y compositora de genio cristalino que en sus breves 24 años de vida, marcada ya en su infancia por la temprana muerte de su padre (Ernest Boulanger, compositor y profesor de canto en el Conservatorio de París), tuvo tiempo de componer medio centenar de obras ya vinculadas con la vanguardia de su tiempo y de ganar el Premio de Roma en 1913. Durante la conferencia, el público tuvo ocasión de disfrutar audiciones de obras como el conmovedor Nocturno de violín y piano de 1911 y su Salmo 129, compuesto en plena conciencia de su cercana muerte dada su maltrecha salud. En cuanto a Nadia Boulanger, recordó Luz Casal su formación en el mismo Conservatorio de París, donde contó entre sus profesores a Gabriel Fauré y entre sus compañeros Maurice Ravel (con el que no hubo, al parecer, “buena conexión”), su amistad con Stravinsky y Manuel de Falla y su labor como directora al frente de la Royal Philharmonic (fue la primera mujer en subir a esta tarima) y otras orquestas como la Sinfónica de Boston y la Filarmónica de Nueva York. Sonó también la música de Nadia Boulanger, quien sin embargo abandonó la composición después de 1910 “en gran parte por su propia exigencia, dado que ella misma llegó a definir su música como ‘inútil’. No sé si su obra es más o menos perfecta, pero lo que sí sé es que para mí ya es imprescindible”, afirmó Casal, quien detalló el mecanismo por el que Nadia Boulanger ejerció una influencia sin parangón en la música del siglo XX: la pedagogía. “No ha habido otra pedagoga musical tan importante en la historia, ni muchas personas que hayan dejado una huella tan profunda en la música del último siglo”, señaló Luz Casal, quien recordó cómo Boulanger retaba a sus alumnos “a explicar por qué una obra de Mozart era más o menos hermosa que una canción pop”. Tanto en su domicilio parisino como en el Conservatorio Americano de Fontaineblau, Boulanger ejerció su magisterio durante cerca de setenta años para beneficio de más de mil alumnos, de los que Luz Casal citó diez, todos varones: Aaron Copland, Daniel Barenboim, Michel Legrand, Astor Piazzolla, Narciso Yepes, Philip Glass, Burt Bacharach, George Gershwin, Quincy Jones y Leonard Bernstein. Un caudal que sigue creciendo y que tuvo este martes en Málaga una anfitriona de lujo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios