Teatro de Antonio Banderas | Lluís Pasqual

‘A Chorus Line’ levantará el telón del Teatro del Soho el próximo otoño

  • El proyecto escénico impulsado por Antonio Banderas que dirigirá Lluís Pasqual contempla un segundo espacio en la sede de la Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga

Lluís Pasqual y Antonio Banderas, este miércoles, en la presentación del Teatro del Soho Caixabank en Madrid. Lluís Pasqual y Antonio Banderas, este miércoles, en la presentación del Teatro del Soho Caixabank en Madrid.

Lluís Pasqual y Antonio Banderas, este miércoles, en la presentación del Teatro del Soho Caixabank en Madrid. / José Ramón Ladra (Madrid)

Como un work in progress para echar a andar: así contempla el que ya es el director del Teatro del Soho CaixaBank, Lluís Pasqual, la primera temporada del equipamiento. Eso sí, la apertura, tal y como se preveía, será a lo grande: el equipamiento abrirá sus puertas en otoño, previsiblemente en octubre, con un título legendario dentro del repertorio del teatro musical, A Chorus Line, en una coproducción con Broadway en la que figurará como codirector el impulsor primero del Teatro del Soho, Antonio Banderas, quien también se reservará un papel en tan especial función.

Así lo confirmaron este miércoles en Madrid en un encuentro con los medios Antonio Banderas y Lluís Pasqual, quienes avanzaron algunas de las claves fundamentales del proyecto. Banderas explicó que la obra contemplada en un principio, Zorba el griego, quedó finalmente descartada dadas las dificultades para encajar el proyecto con los productores de Broadway, pero, a cambio, la producción de A Chorus Line ya está en marcha, también a medias con EEUU. Antonio Banderas explicó que la encargada de dirigir el montaje será nada menos que Baayork Lee, la emblemática actriz de musicales de Broadway que protagonizó la producción original y que ya se encarga personalmente del proyecto. Para levantar A Chorus Line “llevaremos a cabo audiciones en Madrid, Barcelona y Málaga, pero antes se desplazarán coreógrafos desde Broadway hacer unas pruebas especiales de selección en la Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga (Esaem)”, señaló Banderas. Las conversaciones para trasladar después la producción a Madrid y otros teatros de España, así como a Estados Unidos, ya están en marcha: “Nuestra idea es poder presentar la producción en teatros de Florida y Texas, por ejemplo, en español. Aunque las canciones se interpreten en inglés, queremos hacer los parlamentos y diálogos en español. Nunca antes se ha hecho así en EEUU y será genial presentar esto además bajo el sello del Teatro del Soho”.

"Recibí dos propuestas de dirección de otros dos teatros europeos, pero ni las consideré", afirma Lluís Pasqual

Precisamente, la Esaem (con sede en la calle Manuel Altolaguirre, en Las Delicias) representa un bastión esencial del proyecto de Banderas y Pasqual, ya que el mismo estará distribuido de hecho en dos teatros: el propio Teatro del Soho, en las instalaciones del que fuera el Teatro Alameda en la calle Córdoba, y el teatro de la propia Esaem, que será rehabilitado a fondo y cuya remodelación para convertirse en un escenario móvil y multifuncional con un aforo de trescientas butacas se está estudiando justo estos días (concretamente, Banderas y Pasqual están revisando todo lo relativo a la seguridad, los accesos y las salidas). De hecho, Banderas y la Esaem (cuyo teatro se llama, precisamente, Antonio Banderas) han firmado ya un convenio de colaboración por el que los alumnos de la institución se beneficiarán especialmente del proyecto, especialmente en lo que tiene que ver con actividades de formación: “Cuidado, no será de ningún modo una sala B. Tenemos claro que los dos espacios serán igual de importantes. Pero, aunque uno tenga novecientas butacas y el otro trescientas, Nuria Espert podría actuar perfectamente en el escenario de la Esaem, aunque para verla tendrían preferencia los alumnos de la escuela”, matizó Banderas. El actor malagueño lanzó también un guiño a la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD) de Málaga, donde él mismo se formó como intérprete: “La ESAD tiene abiertas las puertas del Teatro del Soho y esperamos poder colaborar de alguna forma en sus proyectos escénicos. La cuestión es con que la ESAD, al ser de titularidad pública y depender de la Junta de Andalucía, resulta más difícil alcanzar acuerdos como el que hemos firmado con la Esaem, que es de titularidad privada, por una cuestión burocrática”. En todo caso, Antonio Banderas concede especial protagonismo a la formación (“Nada de esto tendría sentido si no lo planteáramos como una inversión de futuro”, apuntó), que, junto con la producción propia de espectáculos y la contratación de otros montajes, conformará la acción esencial del órdago de Banderas en su ciudad. Eso sí, para que la sede de la Esaem abra sus puertas habrá que esperar un poco más, ya que la rehabilitación del espacio escénico se presta a dar sus primeros pasos, con lo que el Teatro del Soho abrirá en otoño en solitario.

Antonio Banderas: "Somos ambiciosos menos en lo económico. Cada vez que actúe en este teatro lo haré gratis"

Respecto a la misma cuestión de la formación, Banderas confirmó que cuenta ya con una cierta nómina de artistas internacionales que han recogido su guante y ya se han comprometido a venir al Teatro del Soho a impartir masterclasses y a tutorizar proyectos que podrían culminar en formaciones de compañías y en producciones escénicas. Aunque no quiso dar nombres, el mentor del teatro afirmó que en cada rodaje en el que trabaja “hago fichajes importantes, voy convenciendo a gente para que venga a trabajar con artistas jóvenes a Málaga. Y hay artistas, lo mismo directores de cine británicos muy importantes que la diseñadora de vestuario de la serie Genius: Picasso, que ya me han dado su palabra”. En este sentido, Banderas apuntó que los planes de formación intentarán abarcar las muy diversas modalidades de ocupación que ofrece el trabajo escénico: “A ver, cuando vas a una escuela de interpretación y te encuentras a seiscientos chicos y chicas que quieren ser actores, o cantantes, o bailarines, sabes que no todos van a llegar a serlo. Eso es así. Pero en el teatro hay otros muchos oficios, y por eso quiero traer al Teatro del Soho a directores de arte, a diseñadores de vestuario, a escenógrafos, a productores, a gestores y a otros muchos técnicos para que podamos ofrecer la formación más completa”.

Banderas, en la presentación de su proyecto malagueño. Banderas, en la presentación de su proyecto malagueño.

Banderas, en la presentación de su proyecto malagueño. / José Ramón Ladra (Madrid)

Más aún, el propio Lluís Pasqual admitió que fue una visita a la Esaem la que le terminó de convencer para aceptar la propuesta de Antonio Banderas de dirigir el Teatro del Soho. “Lo primero, en todo caso, será establecer un diálogo con la ciudad para ver qué teatro quieren ver los malagueños y qué podemos ofrecerles. Y posiblemente no podremos hablar de consolidación como tal hasta dentro de cinco años”. A partir de aquí, cabe todo: “Musicales, espectáculos de flamenco, clásicos… muchas cosas en las que pondremos toda la ilusión y el empeño”. Banderas y Pasqual coinciden: “Esto va en serio”. Pero siempre con los pies en el suelo, como apuntó Pasqual: “No vamos a ser un teatro rico. A ver, tenemos el apoyo de una entidad como Caixabank que nos permitirá trabajar con una cierta longitud de onda sin tener que vernos necesariamente con el agua al cuello. Pero nuestra filosofía será la propia de un teatro que va creciendo poco a poco”. Preguntado por las razones por las que dio el sí a Banderas, Pasqual admite que “por dentro no tuve ninguna duda desde el principio; por fuera, puse como condición ir antes a hacer una visita a Málaga, a oler un poco el ambiente teatral que se respiraba por allí. Y fue el encuentro con los alumnos de la Esaem lo que terminó de convencerme del todo. Había recibido últimamente dos propuestas para dirigir otros dos teatros en Europa, pero ni las consideré”. Pasqual, fundador del Teatre Lliure de Barcelona en 1976 y referente imprescindible del teatro español en el último siglo, ha dirigido a lo largo de su trayectoria algunos de los más importantes escenarios europeos, y valora ahora singularmente la oportunidad de incorporarse a un proyecto enteramente privado: “¿Por qué tiene que ser más fácil sentarse a negociar con un concejal que con el responsable de una entidad bancaria?” se preguntaba ayer. Sobre la dirección del teatro, Banderas se refirió a la formación de una “directiva” de la que formarán parte Lluís Pasqual, Miguel Gallego (hasta hace poco responsable de producción del Teatro Cervantes de Málaga) y otras dos personas que el mismo Pasqual se traerá junto a él de Barcelona. En cuanto a su participación e implicación, Banderas, calificado como “el propietario” de forma cariñosa con Pasqual, apuntó que seguirá con sus rodajes comprometidos sólo hasta junio; “entonces cortaré y me dedicaré al cien por cien al teatro y a A Chorus Line, al menos hasta diciembre, ya que para entonces tengo otros rodajes comprometidos”. El malagueño dio la razón a Lluís Pasqual cuando respecto a las aspiraciones económicas del Teatro del Soho: “No nos hemos metido en esto para hacernos ricos. Somos ambiciosos en todo menos en lo financiero. Aquí no va a haber repartos de dividendos. Por mi parte, y en contra de lo que han publicado algunos medios, diré que cuando actué en el Teatro del Soho lo haré gratis; y si por ley tuviera que percibir una gratificación, será el salario mínimo. Lo que sí mantengo es el compromiso de aportar a través de la Fundación Teatral Antonio Banderas los 225.000 euros que costará cada año el alquiler del local. Una vez dije que el Teatro del Soho será mi manera más romántica de arruinarme, y hoy me reafirmo”. Lluís Pasqual también quiso responder a “quienes han publicado que he llegado a este proyecto por una imposición de Caixabank. Mi único vínculo con La Caixa es la cuenta corriente que cuando era niño me abrieron mis padres, como a todos los niños de Cataluña. Formo parte de esto porque Antonio me llamó, me lo propuso y porque he aceptado. Nada más”.

El talento escénico malagueño, de cualquier forma, dispondrá de una puerta nada desdeñable para darse a valer, a través de las actividades de formación, las audiciones y los distintos puentes que se vayan abriendo con el tejido escénico de la ciudad. Respecto al equipo que actualmente está conformando Antonio Banderas para el Teatro del Soho, afirmó que ya tiene cerrada la llegada al mismo como director musical de un “músico malagueño que encaja perfectamente en nuestro proyecto”. Preguntado sobre si se trataba del director de orquesta Arturo Díez Boscovich, especialmente curtido en espectáculos musicales y en bandas sonoras de cine, Banderas ni confirmó, ni desmintió; y, posteriormente, preguntado al respecto por Málaga Hoy, el propio Díez Boscovich respondió en los mismos términos: ni confirmó, ni desmintió la cuestión.

Un teatro tiene sentido cuando es necesario. Y dirigir un teatro es adivinar lo que a ti te gusta sin que tú te des cuenta. Respecto al Teatro del Soho, será Málaga la que le dé su carácter propio”, apuntó Lluís Pasqual. El órdago, en fin, no es precisamente pequeño. Pocas veces ha resultado más difícil enfriar las expectativas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios