Centro Pompidou Málaga El secreto bajo la mascarilla

  • El Centro Pompidou Málaga inaugura su exposición 'Dar la cara', una revisión de la evolución del retrato desde los años 70 centrada en la fotografía y el vídeo

Fotografías de Valérie Belin en la nueva exposición del Centro Pompidou Málaga. Fotografías de Valérie Belin en la nueva exposición del Centro Pompidou Málaga.

Fotografías de Valérie Belin en la nueva exposición del Centro Pompidou Málaga. / M. H.

Asociado tradicionalmente al poder político y religioso, el retrato, eje transversal de la historia del arte, asumió a partir del siglo XIX nuevas interpretaciones que condujeron a una manera definitivamente distinta de interpretar el género en el XX. A raíz, por una parte, del psicoanálisis, el desarrollo de la sociología y la aparición de las más variopintas teorías de la personalidad; y, por otra, del star system sustentado en el cine y el pop, con los rostros de los grandes protagonistas del arte y la cultura reproducidos por doquier, el retrato perdió su aspiración de permanencia trascendental para convertirse en símbolo de los juegos efímeros de la sociedad de consumo. Al mismo tiempo, la aparición de nuevos soportes para la creación artística, con la influencia decisiva del cine y el periodismo gráfico, convertía el retrato en material idóneo para la fotografía, el vídeo y otras herramientas que marcaron desde mediados del siglo XX el camino a la explotación masiva de las redes sociales y la portabilidad extrema. En este sentido, una de las mayores paradojas que ha traído en este 2020 la epidemia del coronavirus es la desaparición del rostro como elemento común en las relaciones sociales: salvo en los entornos familiares directos, así como en la proliferación de las pantallas, el rostro del otro es ahora un absoluto desconocido, un secreto bien guardado. Esta transición invitaba a volver a reflexionar sobre el retrato con visión contemporánea e intención anclada en el presente, y esto es justo lo que hace el Centro Pompidou Málaga con su nueva exposición temporal, Dar la cara, inaugurada este jueves y con parada en el Muelle Uno hasta el 11 de abril de 2021. 

Autoridades en la inauguración de la exposición, este jueves. Autoridades en la inauguración de la exposición, este jueves.

Autoridades en la inauguración de la exposición, este jueves. / M. H.

En esencia, Dar la cara sirve de antología, pero más aún de revisión crítica, respecto a cuanto ha dado de sí el retrato como disciplina artística desde los años 70 hasta el presente, a través de la fotografía y el vídeo como cauces fundamentales. La exposición reúne obras de 26 artistas entre los que se encuentran algunos verdaderos referentes del arte contemporáneo, como Thomas Ruff, Gilbert & George, Bruce Nauman, Cindy Sherman o Suzanne Lafont, quienes comparten un jugoso rito de miradas y sentidos comisariado por Florian Ebner, jefe del gabinete de fotografía del Centre Pompidou de París, y Marcella Lista, jefa de departamento de la colección New Media. No menos relevante es el hecho de que, con esta propuesta, el Centro Pompidou Málaga se resarce del particular annus horribilis prodigado por la pandemia y vuelve a ofrecer a sus visitantes una gran exposición temporal más allá de su colección. El esfuerzo aplicado por los equipos de Málaga y París ha sido en no pocos sentidos titánico dados los obstáculos logísticos que ha habido que superar, pero el resultado bien vale la pena: Dar la cara es una inmersión en las últimas posibilidades del arte para atrapar el alma humana, con tanto rigor como ambición y, sobre todo, disposición didáctica. En la muestra se dan cita la profundidad, la frivolidad, la marginalidad, el marketing y otras muchas tentativas que hacen suyo el retrato para pensar sobre las posibilidades del individuo en el feroz paisaje de la postmodernidad.

La muestra reúne 120 fotografías y nueve piezas de vídeo de 26 artistas

La muestra tuvo su presentación este jueves de la mano del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y del presidente del Centre Pompidou, Serge Lasvignes, quien compareció mediante videoconferencia. En el acto, además, estuvieron presentes la concejal de Cultura, Noelia Losada; los comisarios de la exposición, Marcella Lista (por videoconferencia) y Florian Ebner; el director de la Agencia Pública para la Gestión de la Casa Natal de Pablo Ruiz Picasso y otros Equipamientos Museísticos y Culturales, José María Luna; el director comercial de Caixabank en Málaga, Córdoba, Jaén, Campo de Gibraltar, Ceuta y Melilla, Gerardo Cuartero; y el responsable territorial en Andalucía, Murcia, Ceuta y Melilla de la Fundación Bancaria La Caixa, Juan Carlos Barroso.  

Fotografías del proyecto de Akram Zaatari, en la muestra. Fotografías del proyecto de Akram Zaatari, en la muestra.

Fotografías del proyecto de Akram Zaatari, en la muestra. / M. H.

Dar la cara distribuye un total de 120 fotografías y 9 piezas de vídeo a lo largo de siete secciones: Walk on the wild side, El final del retrato psicológico, Como un cuadro, Una inquietud cultural, Manifiestos de lo íntimo, Pasiones y personajes y Editar la sociedad. La última sección incluye El proyecto Madani del artista libanés Akram Zaatari, pero antes se suceden la consideración del retrato como símbolo de resistencia ante los poderes homogeneizadores ya desde finales de los años 60, como representación múltiple, como exploración psicológica y como crítica de la misma, como aspiración realista, como reivindicación de estilos de vida alternativos, como marco de las pasiones y como puerta de entrada a hemisferios desconocidos. El misterio que al cabo entraña el ser humano se dispone aquí con sus mayores alcances y sin mascarilla. Lo que no quiere decir, claro, que no adopte otro tipo de máscara. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios