Librerías en Málaga

Librerías en la tempestad

  • Málaga retrasa a este sábado la celebración del Día de las Librerías, que reivindica este viernes en España el carácter esencial de estos espacios en plena crisis

Una lectura consulta los volúmenes de una estantería en la Librería Luces. Una lectura consulta los volúmenes de una estantería en la Librería Luces.

Una lectura consulta los volúmenes de una estantería en la Librería Luces. / Javier Albiñana (Málaga)

Los datos publicados el pasado miércoles en el informe de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) cifran en un 22,5% las pérdidas en el sector por la incidencia de la crisis sanitaria. Eso sí, tras el desplome acusado en marzo y abril con el cierre forzoso por el Estado de Alarma, las librerías “han ido recuperando lentamente el flujo de trabajo y de ventas”, tal y como apunta el mismo informe. Así, a tenor de los datos extraídos de Librired (una herramienta promovida por CEGAL que analiza diariamente las ventas y disponibilidad de stocks en 781 puntos de venta de todo el país), mientras que en los tres primeros trimestres de 2018 y 2019 las ventas en librerías alcanzaron una facturación de 285 y 299 millones de euros, respectivamente, este 2020, y tras el azote del coronavirus, esa cantidad asciende en el mismo plazo a 232 millones de euros, siendo el tercer trimestre (julio, agosto y septiembre) el que más ha influido en el recorte del descenso, con una aportación de ventas por un total de 110 millones de euros. Álvaro Manso, portavoz de CEGAL, recordaba que las previsiones hechas en marzo “nos ponían en un escenario más negativo. Este 2020 no será un año bueno pero lo que ha quedado demostrado es la fidelidad de nuestros clientes y la especial relación que se establece entre el librero y el lector”. El informe tendrá su presentación este viernes en el marco del Día de las Librerías, la efeméride con la que estos establecimientos reivindican su carácter esencial y su aportación decisiva en ciudades y pueblos, no sólo como agentes culturales y económicos sino, también, como verdaderos vertebradores sociales. Esta reivindicación adquiere una especial relevancia este año, en el que el carácter esencial adquiere un sentido determinante. El sector, en consonancia con el balance de CEGAL, llega al Día de las Librerías con tantas dosis de preocupación como alivio ante la evidencia de que, muy a pesar de las pérdidas, la catástrofe anunciada no ha sido tal.

Un lector en la Librería Rayuela, templo del libro en pleno centro histórico. Un lector en la Librería Rayuela, templo del libro en pleno centro histórico.

Un lector en la Librería Rayuela, templo del libro en pleno centro histórico. / Javier Albiñana (Málaga)

En Málaga, la celebración del Día de las Librerías se aplaza a este sábado, con el ya tradicional descuento del 5% en los establecimientos y un paseo literario que, organizado por el Centro Andaluz de las Letras dentro del programa Las librerías como espacios de emoción, llevará a los participantes por distintas librerías de la capital en un recorrido guiado por el escritor y periodista Guillermo Busutil que comenzará a las 12:00 en Mapas y Compañía (el aforo, de acuerdo con las normas sanitarias, quedará limitado y será necesaria la inscripción previa en la página web del CAL). El acto llega tras el buen sabor de boca que dejó la semana pasada la Feria del Libro Malagueño en la Alameda y la convicción de que, muy a pesar de la caída en el negocio, la fidelidad de los lectores ha evitado una tragedia mayor. En este sentido, el director de la Librería Luces, José Antonio Ruiz, afirma que lo que se perdió durante la clausura de marzo y abril “no se va a recuperar, pero lo cierto es que desde que pudimos reabrir hemos ido recuperando una relativa normalidad en lo que se refiere a las ventas. Es una impresión que compartimos muchos libreros no sólo en Málaga, sino en muchas ciudades de España: no podemos hablar de una debacle. Nuestra posición no es tan delicada como la de la hostelería o los teatros. El negocio de las librerías nunca ha sido muy boyante, con lo que podemos decir que nos encontramos en nuestros registros habituales”.

La celebración incluye un paseo literario guiado por el escritor Guillermo Busutil

El director de Proteo y Prometeo, Jesús Otaola, comparte en algunos aspectos este análisis, aunque matiza: “No creo que en la mayoría de los hogares se pueda decir que se han salvado los muebles. A nosotros nos sucede un poco lo mismo. En los meses de cierre, tuvimos que dejar en un ERTE a once de nuestros catorce trabajadores, y los tres restantes se quedaron con una jornada del 50%. Es cierto que nuestros clientes más fieles siguieron comprando libros a través de nuestra página web con la idea de ir a recogerlos en cuanto abriéramos, pero un bocado del 20% del negocio a un sector ya muy debilitado significa que recibes palos por todos lados. Aquella pérdida no se va a recuperar nunca”. Coincide Otaola en que tras la reapertura se empezó a vivir cierta normalidad, aunque advierte de que la tendencia es actualmente adversa: “En agosto registramos una actividad habitual en este mes, y en septiembre fue incluso algo superior a la del año pasado. Pero el mes de octubre, justo cuando se desató la segunda ola de la epidemia, volvió a ser muy malo. Ahora esperamos que podamos abrir con normalidad en Navidad, porque, de lo contrario, sí que nos veríamos en una coyuntura muy difícil aunque pudiéramos seguir vendiendo libros por internet”. Otaola apunta de paso la activación del portal digital Todos Tus Libros, la gran alternativa a Amazon de las librerías independientes, como una de las grandes fortalezas del sector de cara al futuro inmediato.

En Málaga, al igual que en el resto de Andalucía, las librerías celebran su gran día con el cierre a las 18:00 muy a pesar de que la Junta de Andalucía, dentro de las últimas medidas contra la pandemia que entraron en vigor el pasado martes, las incluyó dentro de los servicios esenciales, lo que a priori autorizaba su apertura hasta más tarde. No obstante, la Federación Andaluza de Librerías envió un comunicado al Gobierno andaluz en el que agradecía el gesto pero anunciaba su decisión de cerrar igualmente a las 18:00 “en solidaridad con el resto de comercios” y ante la confusión generada por la normativa. En su misiva, el organismo se daba por satisfecho con la autorización concedida a las librerías de Granada para su apertura en virtud, justamente, de su categoría de servicio esencial, lo que demuestra de paso la cohesión interna del tejido andaluz en torno al libro. Con los lectores, claro, como principal emblema.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios