La Rayuela

Lola Quero

lolaquero@granadahoy.com

Las cartas

Pedro Sánchez me ha escrito dos veces para animarme a votar; si no lo hago por Europa, al menos por Begoña y por él

Pedro Sánchez me ha mandado dos cartas esta semana. En una me explica la importancia de Europa, de la agenda verde, del empleo, de las políticas de igualdad y de la paz en el mundo. En la otra, me habla de Begoña –así, a secas, en señal de confianza– y de sus problemas con la justicia o, para ser más precisos, con un juez al que no cita en el texto pero cuyas decisiones cuestiona.

Ambas cartas me llegaron con pocas horas de diferencia. La primera estaba en mi buzón y venía en papel, como es habitual, en un sobre junto a la papeleta que encabeza Teresa Ribera para las elecciones europeas. No había hecho más que cogerla cuando el móvil me avisó de que el presidente español se había dirigido a mí con otra misiva, vía X (el nuevo Twitter). Ante esa casualidad del destino me dio por leerlas seguidas.

En una me tutea y en la otra, la que arranca con “Mi esposa y yo...”, me habla de usted. La del franqueo pagado, con mi nombre de pila en el encabezado, es un programa electoral ultracondensado y un repaso a las políticas europeas de los últimos años y cómo me han concernido. En la que colgó en redes relega todo eso a las últimas líneas. El resto, los otros siete párrafos, se centran en la “extraña” decisión del juez, en sugerir que es víctima del lowfare y en la lectura política de la citación judicial de su mujer como investigada: el fango, la “coalición reaccionaria” de Feijóo y Abascal y su decisión de aguantar todos los palos al frente del Gobierno.

Pedro Sánchez y cualquiera de sus asesores estarán convencidos de las escasas posibilidades que había de que me llegara a leer la carta de papel, como las del resto de candidatos que también me han escrito a casa. Hasta ahí, empatados. En cambio, seguro que cuentan con que de forma directa o indirecta me llegará algo de lo que aparece en su segundo mensaje, el que leo en el móvil. Creo que pretende motivarme así para ir a votar el domingo. Sospecho que me está pidiendo que me olvide de ir a la playa o que regrese con tiempo para depositar la papeleta adjunta. Si no lo hago por Europa, al menos sí por Begoña, por su propia continuidad en la Presidencia y por frenar a la derecha.

La imputación de su esposa es artillería electoral de primer orden. En contra, pero también a favor, porque el reclamo de Teresa Ribera no tiene comparación con el de ayudar a parar una conspiración.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios