Proyecto SROI–AR Beneficios a corto y medio plazo

  • El proyecto SROI–AR, presentado en Madrid, ha demostrado que se obtendría un retorno de 3,16 euros por cada euro invertido en el abordaje ideal de la artritis reumatoide

Representantes de organismos, empresas y asociaciones implicadas en el proyecto. Representantes de organismos, empresas y asociaciones implicadas en el proyecto.

Representantes de organismos, empresas y asociaciones implicadas en el proyecto. / archivo

El proyecto SROI-AR, presentado el pasado lunes en Madrid, ha demostrado que se obtendría un retorno de 3,16 euros por cada euro invertido en el abordaje ideal de la artritis reumatoide. Esta enfermedad autoinmune y crónica, afecta al 0,82% de la población española –aproximadamente a una de cada 100 mujeres– y cada año se diagnostican 30.000 nuevos casos en nuestro país.

La artritis reumatoide provoca dolor, inflamación crónica en las articulaciones y discapacidad. Por este motivo, causa un gran consumo de recursos a los servicios de salud y provoca que los pacientes tengan que faltar a menudo al trabajo, precisan de más días de baja o deben jubilarse antes, con una gran carga.El trabajo ha sido desarrollado por la consultora Weber, con la colaboración de la asociación de pacientes ConArtritis y el auspicio de Lilly. Un grupo de diferentes expertos han debatido sobre cómo es el abordaje actual de esta enfermedad y cuál sería el óptimo. Y han elaborado 22 propuestas de mejora tanto en el diagnóstico como en el manejo de la enfermedad precoz y en la establecida.

La doctora Rosario García de Vicuña es jefa del servicio de Reumatología del Hospital Universitario de la Princesa de Madrid. En su opinión, una de las mayores carencias en el abordaje es la falta de atención psicológica de los pacientes, ya que el estado anímico es uno de los motivos más frecuentes de que fracasen los tratamientos. “Creo que se debería realizar una valoración psicológica a todos los pacientes, al menos de inicio”, ha apuntado. Para la experta, esta enfermedad tiene un gran impacto “en todas las edades de la vida. En muchas ocasiones, obliga a dejar el trabajo o a modificar la trayectoria vital. Y pese a que pueda considerarse benigna, no lo es: tiene mucho impacto físico y emocional e, incluso, reduce la calidad de vida”. Por estos motivos, ha abogado por diagnosticarla y tratarla de la manera más precoz posible.

El tratamiento de la artritis reumatoide ha mejorado en los últimos 20 años, cuando empezaron a utilizarse los fármacos biológicos. De manera más reciente, se desarrollaron nuevos fármacos, como las pequeñas moléculas orales. “Estos avances han cambiado la vida de los pacientes y nos han permitido usar mejor los fármacos tradicionales. Y, lo que es más importante, cambiar la historia natural de la enfermedad porque los pacientes se diagnostican y tratan antes”, ha explicado la doctora García de Vicuña. Como ha recalcado, el objetivo debe ser la remisión, entendida como ausencia de dolor, de discapacidad, de alteraciones analíticas y de daño en las articulaciones. Para Laly Alcaide, directora de ConArtritis, “el paciente debe formarse, porque debe saber lo que produce la enfermedad o aspectos como la importancia de tomar la medicación, que puede tardar meses en hacer efecto. En este sentido, el papel de las asociaciones de pacientes es crucial”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios