Cádiz

"Con el enfermo mental no se cumple el derecho fundamental a la salud"

  • Tras la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, una vez más se pone de manifiesto la falta de recursos que reclaman tanto pacientes, como familias y demás personas que trabajan por y para ellos

Ha asumido el cargo de presidenta de AFEMEN con el firme objetivo de seguir luchando por lograr que las personas con enfermedad mental lleven una vida mejor. Hasta ahora delegada de la asociación en la capital gaditana, Aurelia Cornejo releva a la que fuera presidenta durante 19 años, Milagros Sales.

-La enfermedad mental ¿es aún un tema tabú en nuestra sociedad?

-Absolutamente. Y ahí los medios de comunicación tienen un papel importante; uno de los problemas es que aún se relaciona al enfermo con hechos delictivos y salud mental sigue siendo igual a violencia. Sin embargo la violencia se da más entre la gente "sana", que en los enfermos mentales.

- Entonces, persiste el estigma.

-El estigma no sólo les afecta a ellos, también a sus familias e incluso a los profesionales que trabajan con ellos.

-Y la integración ¿empieza a ser real?

-Es la gran asignatura pendiente. Estamos muy lejos de que ocurra. Un fallo importante es que de nada sirve realizar talleres, cursos y actividades si se convierte en un gueto. Esto también debe hacerse desde la integración y en relación con otras personas.

-¿Cuál es el principal problema con el que se encuentra hoy el enfermo?

-Falla lo principal: en la atención al enfermo mental no se cumple un derecho fundamental, el derecho a la salud. No se ponen los medios suficientes para mejorar la salud y la calidad de vida de estas personas. En realidad hay una discriminación absoluta respecto a cualquier otro tipo de enfermo.

-De este modo, los medios son insuficientes...

-Cuando se produjo en los 80 la reforma psiquiátrica, se hizo sin las infraestructuras y recursos necesarios. Todo sigue siendo insuficiente: no hay suficientes unidades de agudos, ni comunidades terapéuticas, ni nada. Los políticos se ponen las medallas, pero las cosas no funcionan. Dicen que hay recursos, pero no es real.

-Con más recursos ¿qué se lograría?

-La recuperación es posible y prueba de ello es mi propio hijo. Si tienen un tratamiento adecuado y si hubiese personal y recursos suficientes, se lograría que llevasen una vida normal. Serían enfermos crónicos, pero ¿cuántos enfermos crónicos hay que puede vivir con normalidad? Los datos dicen que el 33% de los enfermos mentales graves se pueden recuperar, otro 33% puede precisar en momentos puntuales atención y sólo un 33% son enfermos agudos. Ese 66% podría llevar una vida normal.

-Y todo esto, ¿en que situación deja a la familia del enfermo?

-Tienen muchas dificultades, desde el transporte, porque en muchas ocasiones tienen que desplazarse fuera para tratar a sus hijos, como ocurre en el caso de la capital (los pocos recursos que hay están fuera). Se tienen que hacer cargo de todo, con muy poca ayuda.

-Para las familias, también faltan recursos.

-Antes estaban olvidadas, ahora se ha empezado a pensar en el sufrimiento que les supone la situación. Pero los recursos tampoco son suficientes, somos las asociaciones las que trabajamos con ellos.

-Y también intentan suplir el resto de carencias.

-Nos gustaría poder dedicarnos a cuestiones lúdicas pero nos dedicamos a hacer lo que debería hacer la administración. Por ejemplo, estamos peleando para poner en marcha un taller de empleo que realmente funcione, uno de rehabilitación de muebles. Porque no se puede tener a la gente simplemente entretenida, hay que trabajar por una integración real en el empleo.

-¿Y hay apoyo económico?

-Con la crisis las subvenciones se han reducido a la mitad. Esto significa que se quedan familias desamparadas porque nosotros con las cuotas de los socios no podemos hacer suficiente.

-¿Qué objetivos se ha marcado?

- Seguir reivindicando los recursos que faltan, la sensibilización de la población y el apoyo a enfermo y familias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios