"Mi intención no era matarla", dice El Chicle en la apertura del juicio por la muerte de Diana Quer

José Enrique Abuín declara que la joven le sorprendió mientras robaba gasóil y que temió que le delatara. Niega haberla violado o haberla estrangulado con una brida. Juan Carlos Quer: "Ha destrozado cuatro vidas, no una". Diana López-Pinel: "No me morí de pena de milagro".

Los brutales efectos de los "catastróficos" incendios en Australia

La subida de la temperatura, el ambiente seco y los fuertes vientos complican la extinción de los incendios forestales que arrasan el este de Australia, que se han cobrado la vida de al menos tres personas. Las condiciones "catastróficas", según los bomberos, afectan principalmente a los estados de Nueva Gales del Sur y Queensland, donde más de medio centenar de focos continúa ardiendo desde la semana pasada, al menos 30 de ellos todavía fuera de control. Zonas cercanas a la ciudad de Sídney, la principal urbe del país, están bajo alerta a raíz de la proximidad de algunos incendios forestales. El comisionado del Servicio Rural de Bomberos, Shane Fitzsimmons, advirtió de la "dificultad de controlar los fuegos" y conminó a la gente en zonas de riesgo a "dejar sus casas ahora" antes de que la situación empeore. "El comportamiento de las llamas en el frente de los incendios forestales está siendo fortalecido por los vientos cálidos y secos", apuntó Fitzsimmons, recoge el canal público ABC. Según las predicciones del Servicio de Meteorología de Australia la temperatura máxima se situará durante la jornada de hoy en los 37 grados, a lo que hay que sumar vientos con rachas por encima de los 65 kilómetros por hora. Más de 3.000 bomberos, con la ayuda de voluntarios y 60 aeronaves cargadas de agua, combaten los incendios a lo largo de una franja de 1.000 kilómetros en la costa este de Australia. Las llamas han devorado ya 200 edificios y unas cien personas han resultado heridas, entre ellos 20 bomberos.