Euroliga

Álex Abrines, de 1 a 1.000 puntos

  • El mallorquín alcanzó la simbólica barrera en la Euroliga, en la que anotó sus primeros puntos con la camiseta del Unicaja

Álex Abrines, tras anotar sus primeros puntos en Euroliga con el Unicaja. Álex Abrines, tras anotar sus primeros puntos en Euroliga con el Unicaja.

Álex Abrines, tras anotar sus primeros puntos en Euroliga con el Unicaja. / M. H.

Su salida del Unicaja no fue muy buena, de hecho hasta esta temporada el club malagueño no ha firmado (Abromaitis) un jugador representado por su agente desde que se marchó en 2012. Pero Álex Abrines sigue manteniendo lazos que forjó en sus dos temporadas en Málaga. Y no son pocos los que se alegran de verle rendir al gran nivel que está exhibiendo, recuperando su mejor baloncesto en su segunda temporada en Barcelona tras su paso por la NBA, que le hace ser básico para Jasikevicius y estar en las quinielas para ir a Tokyo.

Álex Abrines llegó en Moscú, en una gran victoria del Barça en la pista del CSKA (75-88), a los 1.000 puntos en la Euroliga tras anotar 19, siendo pieza esencial en la victoria culé, no sólo con sus puntos, sino jugando una gran defensa. La gran mayoría de esos 1.000 los metió con la camiseta azulgrana, pero los primeros fueron vistiendo de verde Unicaja. Concretamente, fue hace casi 10 años. Con 18 años, pocos meses después de ser elegido MVP del Europeo sub 18 ganado por España (generación de Jaime Fernández y Dani Díez, entre otros nombres ahora importantes en el baloncesto español), Chus Mateo le daba la alternativa en el primer equipo. En su debut en la Euroliga, el 9 de noviembre de 2011 ante el KK Zagreb, metió un triple, seña de identidad que ya mostraba, para estrenar su casillero de puntos en la competición, entonces cotidiana para Málaga y ahora cada vez más lejana.

Serían 15 los puntos que metió en Euroliga esa temporada Abrines, que iría ganando peso con el transcurrir del año, que se iría torciendo tras un gran arranque. Jugaría 25 partidos, 18 de ACB, seis de Euroliga y 1 de Copa, en los que tuvo alguna actuación espectacular, como esos 31 puntos ante el Estudiantes, que aún son su mejor marca en la élite, que anunciaban un jugador especial. Sus últimos partidos en Málaga fueron a las órdenes, precisamente, del actual técnico del Unicaja, Luis Casimiro, que relevó a Mateo en el tramo final de temporada.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios