Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Unicaja

Crisis del coronavirus: El Unicaja respetará todos los contratos de jugadores y trabajadores

  • El Consejo de Administración se reunió y decidió que, mientras no se suspenda la competición, se seguirá con normalidad

Eduardo García y Luis Casimiro, en un entrenamiento. Eduardo García y Luis Casimiro, en un entrenamiento.

Eduardo García y Luis Casimiro, en un entrenamiento. / Javier Albiñana

Es un momento en el que las noticias malas ganan abrumadoramente a las buenas, el Unicaja decidió mandar un rayo de esperanza. Es a través de su club, pero también es un mensaje. El Consejo de Administración del club se reunió este martes telemáticamente y abordó la situación generada por la crisis del coronavirus, una crisis no contemplada en ningún escenario previo.

Y la decisión momentánea del club, en un buen mensaje, es que se respetará el contrato de jugadores y empleados sin tomar ninguna medida. Mientras no se proceda a la suspensión de la competición, todo seguirá con normalidad en cuanto a los cobros de trabajadores en todos los estamentos del club: desde los jugadores a los técnicos, pasando por empleados de Los Guindos, personal de oficinas, técnicos de cantera.... Todos seguirán percibiendo íntegros sus sueldos. 

En el caso de que la temporada se acabe suspendiendo, algo que sucedería más adelante, se volvería a evaluar nuevamente la situación y, entonces, se podrían estudiar otras medidas. No sólo están pendientes las decisiones con los jugadores y técnicos. También pende del tiempo de suspensión qué sucede con los abonados, cómo se les compensa, al igual que con los patrocinadores. Son medidas que, antes el desconocimiento de lo que puede suceder, no se pueden articular ahora mismo.

Ello implica que los jugadores deberán permanecer en Málaga este tiempo. En el caso de que, sobre todo los americanos, decidieran regresar a casa, la posibilidad de regresar se esfumaría. Y es una decisión que implicaría una alta dificultad de cumplir el contrato. Hay jugadores, como Josh Adams, que han mostrado su pretensión de regresar. Vista la evolución de la pandemia también en su país, moverse ahora no parece la mejor idea, aunque es comprensible su deseo estando solo y con la familia lejos.

La suspensión de los Juegos Olímpicos hasta 2021 liberaría fechas para acabar la temporada en julio o agosto en el caso de que la pandemia se pudiera controlar. Es la idea de la Euroliga y la Eurocup, también de la ACB. Todas quieren acabar, aunque sea con fórmulas para acortar las fechas competitivas, suprimiendo o acortando play off.

Pero, no obstante, lo que manda es la salud pública y poder controlar cuanto antes la pandemia. El fútbol, por ejemplo, maneja mediados de mayo como probable fecha de regreso. En el caso de que las competiciones europeas, más complicadas de homogeneizar por la diferente situación en los distintos países, se resolvieran en un fin de semana, con un mes de competición bastaría para resolver la temporada regular de ACB (se plantearían jornadas en días alternos). Y la posibilidad de extender hasta julio o agosto se puede resolver extendiendo contratos. Es algo que UEFA y FIFA plantean y que Euroliga y FIBA deberán abordar.

El escenario es volátil y no se puede garantizar nada en estos momentos. La curva de contagio y el efecto devastador del coronavirus va aumentando en España, así que en ocasiones parece una frivolidad hablar de deportes y plazos para competir. Pero los clubes profesionales deben manejar y trabajar con previsión para cuando la extensión de la plaga se controle.

De momento, el Unicaja manda un mensaje de estabilidad para jugadores y trabajadores, también para agentes y resto de clubes sobre la seriedad de la institución, por más que esté probada suficientemente. Los bancos no son ajenos a esta crisis económica que ya es palpable. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios