Unicaja

Devin Booker está muy difícil y Malcolm Thomas gana enteros

  • El primero aún no se desvinculó del Khimki y es una opción ahora mismo en punto muerto

  • Malcolm Thomas, con experiencia en Maccabi, Fenerbahce y Bayern, de 2.06 y 32 años, está a tiro

Malcolm Thomas, en un partido con el Bayern en el OAKA. Malcolm Thomas, en un partido con el Bayern en el OAKA.

Malcolm Thomas, en un partido con el Bayern en el OAKA. / Efe

El Unicaja pretende tener para comienzos de la próxima semana en Málaga el pívot que refuerce la plantilla hasta final de temporada. Es una petición encarecida de Katsikaris, que entiende que hay que proteger a Rubén Guerrero y Yannick Nzosa y que el equipo necesita músculo y físico. En más posiciones también, peor ahí para proteger el aro de manera indefectible. La salida de Milosavljevic ha ahorrado un dinero de lo que el serbio debía percibir hasta final de temporada y que se puede emplear en ese fichaje. También se intenta acelerar la salida de Volodymir Gerun. Ha habido conversaciones con Bilbao y Estudiantes que no cristalizaron. Y se abre la opción del Casademont Zaragoza, que busca un pívot.

La búsqueda está activa. El jugador preferido era Devin Booker, por cualidades. Sucede que es un jugador de un caché elevado y que pretende jugar en la Euroliga el curso próximo, algo que no puede hacer si acaba saliendo del Khimki, algo que no está tan claro. El jugador está en su país natal, pero no ha rescindido su contrato e incluso podría volver a Rusia. Booker, que cumplirá la semana que viene 30 años y mide 2.05 metros, jugó varias temporadas en Francia (Nancy, Bourg y Chalon) antes de firmar por el Bayern Múnich (estaba en el equipo al que el Unicaja le levantó los cuartos de final de la Eurocup antes de ganar el título) y consolidarse en Euroliga, una con el equipo muniqués y las dos últimas temporadas en el Khimki. En el caótico equipo ruso, ahora sancionado por la Euroliga por impagos, ha seguido teniendo sus números. El Unicaja le pretendía, pero es una operación ahora mismo en punto muerto pese a que gustaba.

Está bien posicionado, nombre apuntado por Sur, Malcolm Thomas. Es una opción más económica que Booker. Es también un jugador con experiencia en Euroliga (Maccabi, Khimki, Fenerbahce y Bayern). No ha estado bien en su periplo muniqués y fue cortado en diciembre. Tampoco en Fenerbahce tuvo buenas cifras y duró poco tiempo. Tiene 32 años y mide 2.06 metros. También jugó en China y con experiencias salpicadas en varios equipos de la NBA y la G-League.

Con capacidad para jugar por encima del aro y también con rango para tirar puntualmente de tres, el rendimiento en las últimas temporadas a nivel de Euroliga no ha sido brillante para Thomas, pero se entiende que puede ofrecer una ayuda en estos últimos meses de temporada si no sale la preferida opción de Booker.

Una opción que parece haber perdido peso es la de Greg Monroe, que también salió desde el Khimki por los problemas económicos. Jugador de gran trayectoria NBA, con más de 600 partidos entre Detroit, Milwaukee, Phoenix, Boston, Toronto y Philadelphia. También jugó con Bayern y Khimki en Europa, es un 2.11 metros de 30 años, de innegable calidad, pero con lagunas defensivas, algo que se persigue subsanar con el fichaje, con físico y capacidad atlética. No es la defensa una virtud de Monroe, que en la NBA tuvo temporadas de mucho nivel. Había acuerdo con él antes de que el Consejo diera el visto bueno, pero ahora se ha enfriado. Y no se ha reactivado, síntoma de que no es opción preferente ahora.

Hay movimientos en el mercado en los últimos días antes del tramo final de la temporada. La G-League es un mercado más complicado este año porque se juega en una burbuja. Y hay jugadores que acaban contrato en China o Corea del Sur que pueden ponerse a tiro. Katsikaris desea un jugador cuanto antes para reforzar al equipo desde el próximo partido oficial, el próximo sábado ante el Estudiantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios