unicaja

Dirección múltiple

  • En su última temporada en Las Palmas, Casimiro ya ha jugado con frecuencia con dos teóricos bases en pista

  • Díaz, Roberts y Fernández pueden cohabitar en la pista

Brian Roberts y Jaime Fernández, en el primer entrenamiento del Unicaja. Brian Roberts y Jaime Fernández, en el primer entrenamiento del Unicaja.

Brian Roberts y Jaime Fernández, en el primer entrenamiento del Unicaja. / unicaja b. fotopress

Hay ganas de ver la propuesta baloncestística de Luis Casimiro en Málaga. Años atrás se vio su capacidad para manejarse en una situación límite en el Unicaja. Ahora, con un proyecto a medio plazo de dos años por delante, puede construir algo más sólido y con sello personal. El técnico está muy satisfecho con la plantilla de la que dispone, cree que se le puede sacar buen jugo. Durante esta semana comparecerá ante los medios y se podrá escuchar de su boca sus reflexiones una vez completado del puzle de la plantilla.

En la configuración de la plantilla cajista hay tres jugadores que se desenvuelven en la posición de base: Brian Roberts, Alberto Díaz y Jaime Fernández. Este último ha jugado en esa posición en Andorra y como escolta a las órdenes de Sergio Scariolo en la selección. Igualmente, Roberts compartió pista con Spanoulis o Mantzaris en El Pireo. Se parece bastante a la estructura con la que acabó la pasada temporada Casimiro en Gran Canaria, con Albert Oliver, Gal Mekel y Nikola Radicevic. El serbio llegó mediada la temporada, pero entró en el engranaje. Y entre 12 y 15 minutos por partido de media convivían dos de ellos en pista en el equipo canario. Es cierto que Mekel y Oliver superaron las cuatro asistencias por partido y Radicevic se quedó en 1.3, pero tuvo un rol más incisivo a la hora de atacar la canasta.

Roberts y Fernández ya han experimentado en Olympiacos y Andorra esa situación

"Estaré preparado para lo que haga falta, tampoco es tan importante en el baloncesto de hoy ser base o escolta", decía Jaime Fernández cuando se le cuestionaba días atrás por su rol en el equipo. Aludía ayer en estas páginas Chiki Gil, entrenador de cantera del Unicaja, a las palabras de Brad Stevens, técnico de Boston Celtics, sobre la difuminación de las posiciones. "Yo no cuento ya con cinco posiciones en el juego. Puede ser tan simple como tener tres. O eres un manejador de balón, un ala o un grande. Nos hemos hecho más versátiles con el paso de los años. Digo más, ¿qué es Jayson Tatum? ¿Un manejador? ¿Un ala?", reflexionaba el joven técnico celta, reputado como uno de los mejores de la NBA, sobre la evolución del juego.

Aunque sea otro universo baloncestístico el americano, el flujo es inevitable. Y el propio Casimiro ya ha ido en esa línea antes. Realmente, el mayor creador de juego del Unicaja en los últimos años, aunque no haya jugado de base desde su primera temporada, ha sido Nemanja Nedovic. Siempre desde la posición de dos, un alto número de ataques pasaba por sus manos.

Otro aspecto en el que también hay curiosidad por ver a Casimiro es en el ritmo ofensivo. En los dos últimos años su Herbalife ha promediado 84.6 y 83.8 puntos por encuentro, dos puntos más cada temporada que el Unicaja. En su última campaña en Las Palmas, el equipo de Casimiro fue el segundo que menos triples intentó, repartió 65%-35% los tiros de dos y de tres cuando la tendencia es ir hacia el 50%. Era frecuente ver correr a sus jugadores para anotar canastas fáciles pero también jugar para sus pivots. Ahí será capital esta conexión de los generadores con Shemardini y Lessort. Tras el descanso dominical, hoy sigue en ensamblaje de la plantilla cajista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios