Unicaja-Barcelona Nacho, Alberto y Francis, una foto con historia

  • Los dos jugadores del Unicaja coincidían en el campus que llevaba el nombre del hoy director deportivo del Barcelona 

Nacho Rodríguez, arriba a la izquierda, con Francis Alonso y Alberto Díaz abajo. Nacho Rodríguez, arriba a la izquierda, con Francis Alonso y Alberto Díaz abajo.

Nacho Rodríguez, arriba a la izquierda, con Francis Alonso y Alberto Díaz abajo.

Nacho Rodríguez, desde hace unos años director deportivo del Barcelona, rival este jueves en el Carpena del Unicaja, fue el primer jugador malagueño que trascendió. Fue el primer internacional con España nacido en Málaga, icono de aquel equipo irreverente que desafió el poder establecido en aquel mítico subcampeonato del 95. Sigue siendo de hecho, el que más veces ha vestido la camiseta nacional pese a que después transitaron por esa senda Carlos Cabezas, Berni Rodríguez y Germán Gabriel. Recientemente se incorporaron a ese selecto club Alberto Díaz y Rubén Guerrero. Y quizá no tarde mucho en hacerlo Francis Alonso también. Sergio Scariolo sigue atentamente sus evoluciones.

A finales del siglo pasado y en el comienzo de éste, Nacho Rodríguez organizaba en la Universidad Laboral un campus multideporte, aprovechando el tirón de su figura, ya como jugador del Barcelona e internacional consolidado. Allí acudían niños de toda Andalucía, muchos de Málaga. Y ahí se hizo la foto que ilustra este reportaje a mediados de la primera década del siglo, cuando Nacho ya jugaba sus últimos años de su dilatada carrera, en Menorca. Justo coincidía con los grandes años del Unicaja. Abajo suya en la imagen, Alberto Díaz y Francis Alonso, que hoy, más de una década después, serán pilares en el equipo contrario sobre el parqué del Carpena.

"Sí, recuerdo esa foto en el Campus de Nacho Rodríguez, con ese polo naranja", rememora divertido Francis: "Aquello era sinónimo de diversión, fui varios años y son esos veranos de la infancia que recuerdas siempre. No me acuerdo muy bien del Nacho jugador, me pilló muy niño para verle, pero tengo muchas memorias de su campus, me lo pasaba muy bien, era muy divertido, conocí mucha gente involucrada en el baloncesto. Su nombre me trae muy buenos recuerdos".

Y es que la relación entre dos de los tres malagueños del equipo, a pesar de llevarse dos años, se remonta a tiempo atrás. "Con Alberto he coincidido desde niño. Mi hermano Carlos y su hermano Ernesto coincidieron en el mismo equipo, también mi padre entrenó a Ernesto. Entonces también coincidíamos cuando viajábamos al Torneo de Hospitalet, por ejemplo, con las familias. Hemos tenido algún viajecito y nuestras rebeldías, alguna travesura hicimos juntos", bromea Francis sobre su lejana relación con el que hoy es su compañero de equipo, como atestigua la imagen.

No son pocos los aficionados o técnicos que ven en Alberto una extensión de las cualidades que en su día exhibía Nacho. "Me lo dicen bastante, es verdad", decía el base malagueño años atrás sobre el parecido, justo un par de meses antes de ser elegido MVP de la Eurocup: "Al final es un orgullo que te familiaricen con alguien así. Tengo muy buena relación con él, lo conozco desde pequeño, que iba a sus campus. Creo que estaba él en Menorca cuando yo iba allí y lo conocí. Desde ahí lo sigues un poco más. Para mí es un orgullo, pero su carrera es muy grande, yo estoy muy lejos". En estos cuatro años ha ido dando pasos el pelirrojo para ir mejorando su carrera.

En aquel reportaje, Nacho se refería también a ese parecido en su juego con el de Alberto. "En determinadas facetas dentro y fuera del juego, me veo reflejado en él. Le sigo mucho. Me acuerdo perfectamente de que venían al campus, él y su hermano Ernesto. Era un campus multideporte, no sólo de baloncesto, pero para mí es una alegría haberlo visto de niño allí, disfrutar como lo hacía, y ahora hacerlo tan bien. No somos jugadores talentosos, lo hemos ganado a base de trabajo y esfuerzo, en la cancha y trabajando detalles técnicos. Yo no era un buen tirador, pero con esfuerzo, llegando una hora antes y yéndome una hora después, conseguí mejorar el tiro. Y ganándome minutos en la cancha, dándolo todo. Me consta que Alberto ha hecho algo muy parecido", referería entonces el hoy director deportivo azulgrana, que también vio en aquellos días a Francis Alonso, otro perfil de jugador distinto, corretear por el campus que llevaba su nombre. Hoy, uno en el palco y otros en la pista, disputarán un partido que tuvo su precuela años antes en las pistas de la Universidad Laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios