Unicaja Baloncesto Francis Alonso y el club del 80-60-40

  • El escolta malagueño, tras 15 partidos con el primer equipo, es el jugador más productivo del equipo cuando lanza a canasta y está entre los mejores de la Liga

  • La creación de juego, su campo de mejora más claro

Francis Alonso lanza a canasta ante el Baxi Manresa. Francis Alonso lanza a canasta ante el Baxi Manresa.

Francis Alonso lanza a canasta ante el Baxi Manresa. / ACB Photo / M. Pozo

La primera temporada con el Unicaja de Francis Alonso está llamando la atención. El escolta malagueño venía de una campaña complicada en Fuenlabrada, en su regreso desde Estados Unidos. Allí no tuvo nada de protagonismo. Pocos partidos en Oviedo (LEB Oro) le dieron confianza. Los entrenamientos a las órdenes de Luis Casimiro antes de ir a la fase final de Valencia le valieron para acumular información e integrarse. Y desde el primer partido de pretemporada (aquel 8/8 en triples en Sevilla) ha sido un jugador más del plantel, muy destacado en algunos partidos. En la configuración previa partía como el jugador número 13, pero ha hecho méritos suficientes en este mes y medio de competición para subir en el escalafón.

Llama la atención la puntería de Alonso, que ya batió registros históricos en la universidad de Greensboro y que estuvo catalogado como el tercer mejor tirador de entre los miles de jugadores de la NCAA. En las categorías inferiores del Unicaja ya se le recordaban exhibiciones anotadoras tremendas. También en aquella selección española sub 20 en la que fue capitán de un equipo campeón. Pero ahora está demostrando en la élite que puede trasladar lo que se demostraba antes. Vayamos a los datos que corroboran la sensación de que es un jugador con altos porcentajes. Francis Alonso es el máximo anotador del Unicaja en Eurocup (14.3 puntos), está en el Top 15 en anotadores por minuto en pista de la competición, como Darío Brizuela. Es el tercer jugador que más triples ha metido (18) tras el Michael Bramos (Venezia, 21) y el ex cajista Jamar Smith (Unics Kazán, 20). Ahí sus porcentajes de tiro (56% en tiros de dos, 46% en triples y 88% en tiros libres) son excelentes.

Alonso está cerca de entrar en un club selecto, el 80-60-40. Porcentajes de tiro en libres, de dos y de tres, respectivamente. En la ACB está en 79% en libres, 60% en tiros de dos y 47% en triples. Digamos que en esas cifras se atestigua que se dominan las diferentes suertes del lanzamiento. También ha exhibido acierto el malagueño en el lanzamiento de media distancia, lance en desuso en el baloncesto moderno por la menor rentabilidad del tiro. Su juego se va progresivamente abriendo, mostrando también capacidad para penetrar, debe usarla por la mayor vigilancia que tendrá para lanzar de tres para hacer más completo su juego. En ese club del 80-60-40 hay sólo cinco jugadores en la ACB ahora mismo. Alex Renfroe (San Pablo Burgos, con 91-64-40); Clevin Hannah (Andorra, 91-63-45); Marc García (Fuenlabrada 100-62-45), compañero de generación de Alonso y que ha tardado en encontrar su sitio en la ACB; Vladimir Brodzianski (Joventut, 80-61-43); y otro canterano cajista, Álex Abrines (88-61-48), que está teniendo un sensacional arranque de temporada en el Barcelona. El mal porcentaje de Tim Abromaitis en los tiros libres (66%) le impide estar en este grupo, porque tiene un 60% en tiros de dos y un 43% en triples. Juntando Eurocup y ACB, Alonso está en 83% en tiros libres, 59% en tiros de dos y y 47% en triples.

En la estadística avanzada se utiliza el concepto de True Shooting. Este número valora en un porcentaje tanto los tiros de 2 y 3 puntos, como los tiros libres, dándole su correspondiente importancia a cada uno de ellos, teniendo en cuenta que el tiro de 3 y el tiro libre no son lo mismo con una fórmula matemática que intenta expresar la productividad de los jugadores cuando lanzan. El de Francis Alonso esta temporada es del 69.1%. Para contextualizar, está entre los 10 mejores de la ACB en ese concepto. El mejor es Shermadini (80.6%), seguido por Hlinason (78.7%), Abrines (72.5%), Laprovittola (72.7%), Brodziansky (72%), John Robertson (71.8%), Birutis (71.8%), Deck (71.5%) y Marc García (71.2%). Todos ellos están, según datos de Basketball Reference, entre los 25 mejores históricos de la ACB. Poco después viene Alonso. 

Entre los jugadores del Unicaja, la cifra del citado True Shooting es la siguiente: Guerrero 67.6%, Abromaitis 65.6%, Nzosa 65%, Brizuela 60%, Waczynski 59%, Bouteille 55%, Gerun 52%, Thompson 49%, Mekel 47% y Díaz 38%. Se puede ver que lo normal es encontrar a jugadores más altos, con porcentajes de tiros de dos más cercanos al aro certeros, con lo que los jugadores exteriores tienen un plus por aparecer en esta lista.

No obstante, queda mucho margen de crecimiento para Alonso, no todo es color de rosa. En la cantera del Unicaja funcionaba como base, como en aquel dorado Europeo sub 20 en el que formaba pareja exterior con el citado Marc García. Sólo ha dado seis asistencias en 15 partidos. Sólo Gerun y Nzosa han repartido menos en el equipo malagueño. Es una cifra muy baja para un jugador que tiene buen criterio para repartir juego y capacidad para pasar. Y por ahí pasa su crecimiento integral como jugador, como recordaba en estas páginas el seleccionador nacional, Sergio Scariolo, que le tiene en mente para las próximas ventanas. "Debe crecer físicamente y en el playmaking, la creación de juego. Aunque siga como escolta se agradece un jugador ahí capaz de generar el juego. Francis tiene un don, que es talento natural y también muchas horas y repetición. Uno no tira bien sólo por puntería. Puso muchas repeticiones y horas extras. Esa cualidad del tiro es tan importante en el baloncesto de hoy, pero se puede trabajar y mejorar. Si la tiene hay buena parte del camino recorrido. El desafío de Francis es ser un gran jugador", decía el seleccionador nacional. Defensivamente, Alonso ha tenido problemas con algún atacante en el 1x1 o en el 2x2 pero se está mostrando como jugador muy inteligente en la lectura de la defensa sin balón, forzando faltas de ataque y pérdidas.

De salir en el número 13 de la parrilla de salida y como octavo jugador entre los exteriores, ha aprovechado el hueco de las lesiones de Jaime y Milosavljevic para ser el quinto hombre más empleado por Casimiro tras Díaz, Abromaitis, Brizuela y Bouteille, los cinco que superan los 20 minutos de media. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios