Balonmano

Ibon Navarro: "El proyecto del Unicaja ya no es tan atractivo a nivel deportivo"

Ibon Navarro, en un encuentro con la prensa en el Carpena.

Ibon Navarro, en un encuentro con la prensa en el Carpena. / unicaja b. photopress

"Con el ordenador, el teléfono, las libretas y poniendo 1.000 nombres". Así dice Ibon Navarro que pasa la postemporada, ahora en Andorra, a la espera de que su hijo acabe el curso escolar. El técnico no habló en Málaga al acabar la temporada del Unicaja, a mediados de mayo por la ausencia en los play off por el título. Hace ya tres semanas que acabó la temporada para el equipo malagueño y el entrenador vitoriano eligió expresarse largo y tendido en el canal de YouTube de su paisano Sergio Vegas y con el maestro Rafa Muntión.

Hacia dónde va el proyecto del Unicaja, cuánto se fichará (elevó a 9-10 los nuevos jugadores por encima de los ocho que dijo López Nieto), las dificultades en el mercado... "La realidad es que el Unicaja lleva tres años 12, 11 y 11. Lo de este año no ha sido una casualidad, no diría declive, pero es un proyecto que no va bien, se ha tambaleado, ha habido demasiado desequilibrio en algunas cosas y se han realizado fichajes que no han terminado de salir bien para reconducir la nave. Cuando me llaman en febrero, la cuestión era salvar un poco la temporada, la situación no era fácil con siete victorias sólo, y empezar a pensar en el año que viene. Muchos jugadores acaban contrato. Proyecto nuevo, equipo nuevo, nuevas bases y con ilusión y responsabilidad. Es un club histórico y con mucha capacidad para hacer las cosas bien", decía el entrenador cajista, que continuó en el club pese a acabar con una racha de seis derrotas la temporada. El club consideró que había hecho un buen trabajo salvando una situación bastante complicada previamente.

"Las dificultades para fichar existen y hay que mentalizarse de un verano largo. Con los principales equipos de Euroliga en competición todavía, todos los jugadores aún creen que van a jugar la Euroliga. Es muy complicado que un jugador te firme ahora aunque le pongas una oferta muy atractiva económicamente. Todos piensan que van a jugar Euroliga, sus agentes les dicen que tienen opciones. Tenemos mucho trabajo, hay que hacer 9-10 fichajes. Tenemos un verano muy complicado. Hay muchas cosas abiertas porque todos piensan que van a jugar Euroliga", disertaba Navarro, que recalcaba que "iniciar un proyecto es muy díficil. Tienes que traer 10 jugadores y sumarlos a los tres que tienes. Si aciertas en un 80% lo vas a hacer muy bien. Es difícil acertar, los proyectos crecen cuando a final de temporada eliges las dos posiciones que debes reforzar, lo vas cambiando y vas mejorando el proyecto en base a lo que el equipo y entrenador quieren. Es un proceso de 2-3 años, lo vimos en Murcia este año. Están también las cosas de Pedro [Martínez], que en un año, pumba, monta con un equipo nuevo algo grande. Las posibilidades del Unicaja son mayores. Con tu capacidad económica debes tener acceso a mejores jugadores. El problema está en que el proyecto ya no es tan atractivo a nivel deportivo. Los jugadores dicen 'voy a jugar Euroliga; si no, Eurocup'. Debemos tener más margen que otros equipos para fichar jugadores con los que aciertes. No puedes decir que estar entre los ocho mejores y entrar en Copa y play off no sea un objetivo. Debe ser un objetivo". Exponía Navarro una de las grandes dificultades que se está encontrando en el mercado el Unicaja en este arranque. Por delante están los equipos de Euroliga y Eurocup para elegir jugadores, si no hay ofertas median ofertas económicas muy potentes. También se refirió hace poco Juanma Rodríguez, en términos parecidos. Es una de las consecuencias de la decisión de pasar a la BCL y, ya en junio, no tener la certeza, al menos pública, de que eso ocurrirá también en 2022/23.

"Prefiero mandarle una foto del gimnasio y la cancha que del Muelle Uno o Calle Larios, no vaya a ser que se piensen vienen de paseo. Donde tienen que pasar más tiempo en el Carpena", bromeaba Navarro sobre el mensaje a los nuevos jugadores que lleguen. Le gustaría que Carlos Cabezas y Berni Rodríguez, como embajadores del club, tuvieran peso en el día a día, como ya lo han tenido esta temporada: "Se han perdido referentes en el club. En su día nos acordamos de Marcus Brown, Santiago, Berni, Cabezas, Jorge, el propio Walter Herrmann... Eran jugadores reconocibles del Unicaja, que dejaron ese legado y espíritu. Eso se ha perdido. Ahora el único que tiene ese sentimiento arraigado de club es Alberto. Berni y Carlos tienen que ayudar a rehacer esta historia, en explicar lo que fue y lo quiere ser Unicaja. Creo que puede volverlo a ser. Hablé con Berni y Carlos para que desde el comienzo de la temporada intenten transmitir esos valores que tenía el club, que tenía el equipo. Que la gente entienda al lugar que viene. El club tiene una estructura y una serie de cosas alrededor de máximo nivel, de Euroliga o más, de primer nivel de Euroliga. Pero son privilegios no ganados, sino heredados. Son privilegios que no te los has merecido y eso el jugador que venga tiene que entenderlo. Vienes a un club que es la leche, te van a cuidar increíble, pero esto no es gratis. Tienes que hacer algo, dar algo. Es la idea que vamos a intentar transmitir".

"Cuando hablas con un jugador, te das cuentas de si dice lo que quieres escuchar o la verdad. No hay dos personas iguales. A veces se detecta. Si le preguntas a un jugador cómo le gusta que reaccione el entrenador la mayoría te dices que seas duro y claro y luego es mentira. Cuando eres duro a veces se hace pequeñito y te dice que no sea tan duro. Es el día a día, un jugador el 10 de julio en la playa, quiere conseguir un buen contrato y está tranquilo, es una persona y te dice una cosa. Pero es otra cosa verlo con presión y trabajando en el día a día. Hay entrenadores que cogen un avión y van a EEUU a hablar con un fichaje. Pero creo que aun así es difícil conocerlo. La fuente mejor es el entrenador que lo ha dirigido y es la que solemos utilizar", decía Navarro sobre el complicado proceso de reclutar jugadores: "Es una cuestión no sólo de baloncesto. La sociedad ha hecho que los jóvenes tengan otros valores, referencias, otras escalas. Y cada vez más resulta más efectivo convencer que imponer. Sólo hay que mirar, en estos flashbacks que ponen ahora en los play off de eliminatorias anteriores, esos jugadores hoy en día no serían tan decisivos. Los mismos cuerpos se mueven mucho más rápidos. Ves a Yabusele cómo se mueve... Y así, muchos ejemplos. Antes, cuando nos castigaban en el colegio, no se nos ocurría decirlo en casa porque nos castigaban dos veces. Ahora, lo dicen y ya sabéis lo que pasa: el padre, el profesor, el director... Así, a todos los niveles. Hay que ser gestor. Las plantillas antes eran de nueve y tres de relleno. Ahora hay 15, hay que gestionar un cuerpo técnico, la relación con la prensa. Los jugadores están más expuestos con las redes. En los regímenes internos ya empieza a haber un apartado especial de redes sociales. Hay alguno creativo, otro recreativo...".

"Todos estamos yendo a una línea de equipos muy físicos, mucha versatilidad, jugadores atléticos, con interiores más finalizadores y que sean capaces de cambiar en defensa. Que puedas ser agresivo con ellos para proteger a los exteriores que no sean grandes defensores pero que delante sí son muy buenos... Esa línea generalizada. Equipo versátil, directo, físico, atlético. Esa es la idea", señalaba Ibon Navarro por donde iban los tiros en la confección de la plantilla: "Hay una cosa interesante. Hemos visto la liga más igualada y competitiva que recuerdo en muchos años. Meter un tercer extracomunitario puede hacer que los de abajo se arrimen a los de arriba. Muchas veces no son los extracomunitarios los que hacen la diferencia con los de arriba, sino que son los nacionales o comunitarios de mucho nivel. Vamos a tener el mismo marco de contratación, no esperamos sorpresas o que se cambie. Traer extracomunitarios buenos no es fácil ahora mismo, con la G-League, two-way contracts en la NBA... Se quedan allí, cogen dos o tres contratos temporales, se acercan a los días mínimos para la pensión vitalicia. Por el mismo dinero o más tienen un contrato allí antes que en España, que algunos no saben dónde está, y eligen quedarse. Tienes que ir a rookies que vean que no tengan recorrido en la G-League".

"Son muchos fichajes. Nos gustaría que nos quedase la mitad, pero eso no va a pasar. Salvo Zalgiris o alguno más, el resto de Euroliga están en competición. Tengo dos libretas llenas, combinando opciones. Hablas de jugadores, de virtud, calidad, talento y físico. Pero es más importante cómo encajan las personas. Es más importante que los jugadores", aseveraba el técnico sobre una de las claves a la hora de componer un equipo.

Acerca de la figura del director deportivo, Ibon Navarro decía que "he tenido mucha suerte. Alfredo Salazar en Vitoria. Yo no tengo padrino, si tengo que decir quién sería diría Alfredo. En Manresa tengo a Pere Romero, con quien me une una buena amistad para siempre. En Murcia, con Alejandro, con el que tengo una amistad brutal. En Andorra con Francesc Solana y ahora estoy con Juanma Rodríguez. He tenido gente muy normal, trabajadora y muy buenas personas. No hubo que forzar nada. Lo importante es que los dos entiendan cuál es el camino común. No puede pensar el director deportivo que los valores sean la cantera y el entrenador que sea el rendimiento inmediato. Los dos tienen que decir que vamos a ir por aquí o por allí. 50-50, 70-30, nos olvidamos de la cantera o lo importante es que dentro de cuatro años estemos vendiendo a los chavales que están ahora en el equipo junior. Que haya un camino y se sea consecuente. Si empiezas 0-3 con la cantera jugando 30 minutos hay que entender que a corto plazo no vas a tener resultados".

Acerca del final de temporada, por último, Ibon Navarro decía que "yo le dije al club que podía haber tres escenarios. Que llegáramos al último mes sin estar salvados, que llegáramos al último mes peleando el play off y que lo hiciéramos salvados y sin poder entrar en play off. Y ese último mes iba a ser muy difícil en este último caso. Con nueve jugadores que acaban contrato, que saben que van fuera, aunque lo hagas inconscientemente, ya no estás. Si te duele la rodilla o tienes una molestias no te vas a lesionar, nadie corre riesgo. Desgraciadamente, o no, es lo que ha pasado. Hicimos los deberes muy rápido, ganamos la treceava en el Palau, pero se lesionan Abromaitis y Carlos Suárez, tenemos que mover muchas piezas y el equipo no se reenganchó. Salimos del fuego muy pronto. Que seis equipos pudieran bajar a dos jornadas del final no lo recuerdo nunca. Que Zaragoza hubiera bajado ganando la última jornada hubiera sido un drama", cerraba el técnico vasco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios