Entrevista a Ismael Tamba "Creo que cumplí con lo que se me pidió"

  • Ismael Tamba analiza su participación en el Europeo sub 18 y su próxima temporada en el Unicaja

  • Es uno de los tres cajistas con el oro, junto a Alessandro Scariolo y Golden Dike

Ismael Tamba, junto a Usman Garuba. Ismael Tamba, junto a Usman Garuba.

Ismael Tamba, junto a Usman Garuba. / FIBA

Ismael Tamba (Puente Genil, 2001) se acostó el domingo como vigente campeón de Europa. Cordobés de nacimiento y de ascendencia gambiana, el ala-pívot afrontará su tercera temporada con el Unicaja con el oro colgado al cuello. Forma parte del grupo de españoles que conquistó el Campeonato de Europa sub 18 en Volos (Grecia). Comparte hazaña con otros dos jugadores, ahora, con pasado cajista: Alessandro Scariolo y Golden Dike. Tamba atiende a Málaga Hoy para hacer un repaso a su participación en la cita continental y analizar su próxima temporada, donde estará a caballo entre el primer equipo y el conjunto EBA.

“Ha sido un campeonato muy bonito. Es una recompensa al esfuerzo de todo el año y de estos 35 días de preparación”, arrancaba el cordobés valorando el torneo. Un campeonato donde solo consiguieron victorias. Hicieron pleno: siete de siete. Pero, que se puso cuesta arriba en el partido decisivo, en el partido final donde Turquía no cedió hasta el último cuarto: “Fue un partido de carácter, de apostar y al final nos lo llevamos nosotros”, analizaba Tamba.

Le tocó compartir posición con dos de los jugadores más destacados de la selección española, en particular, y del torneo, en general: Santi Aldama y Usman Garuba. Ambos integrantes del quinteto ideal del presente Europeo. Jugadores que destacaron ampliamente en lo deportivo, pero que Tamba descubre su lado más personal: “Son dos pedazos de personas [Santi Aldama y Usman Garuba]. Son muy generosos, ha sido un placer poder haber jugado con ellos”, declaró con orgullo.

Javier Zamora le exigió un papel eminentemente defensivo y Tamba respondió a los estímulos cuando el técnico lo precisó. Se siente completo con el trabajo realizado: “Estoy satisfecho. Tuve un rol secundario, pero creo que cumplí con lo que se me pidió”, confesaba.

Antes de pasar a formar parte de las filas del club de Los Guindos, militó en el Puente Genil y en el Ciudad de Córdoba, conjunto donde el Unicaja le pescó. Llegó a Málaga con apenas 16 años. El proceso de adaptación no fue una tarea difícil para el cordobés, ya que revela compartir habitación en la residencia con su hermano Pablo, dos años menor que él [16 años] y también jugador cajista. Pablo Tamba, asimismo, consiguió otra medalla con la selección española este verano, en su caso en la FOJE [Festival Olímpico de la Juventud], del mismo metal que Ismael, de oro. A este hito, le quita importancia su hermano mayor: “A él todavía le queda ganar un Europeo”, espetó entre risas.

Esta será la tercera temporada que el ala-pívot vista la elástica verde. Estará bajo las órdenes de Luis Casimiro, tendrá ficha con el primer equipo además de jugar con el conjunto EBA. Tamba ya hizo la pretemporada la campaña pasada con el técnico manchego y solo tiene palabras de admiración para él: “Ya entrené con él. Es un pedazo de entrenador, tenemos confianza”. En el plano deportivo lo define como “un entrenador con mucha experiencia. Ya jugó Euroliga con el Gran Canaria”, añadió.

Confiesa estar ilusionado con la temporada que le espera: “Estoy motivado y con muchas ganas de intentar ayudar en todo lo que pueda”. Tiene ganas de compartir vestuario con jugadores del primer equipo, pero se detiene en uno en especial, Jaime Fernández: “Me gusta mucho como juega Jaime Fernández, aunque nuestros juegos no se parezcan”. No obstante, defiende que sería su referente cualquier jugador que esté en la ACB o entrenador de la misma categoría.

Tiene deberes este verano y fija sus objetivos a corto plazo. Le gustaría ganar en tiro exterior y ser un jugador más polivalente: “Me gustaría poder ser un cuatro abierto, jugar un poco de tres. Debo de ganar en físico, manejo de balón y técnica”. Sin embargo, la meta innegociable es jugar un partido con el primer equipo: “A ver si con el equipo EBA podemos jugar la fase de ascenso. Y claro, ojalá poder ir convocado con el primer equipo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios