Fichajes Unicaja Baloncesto Una bomba llamada Sergio Rodríguez

  • El Unicaja negocia con el base canario para que se convierta en jugador cajista

  • Operación complicada, pero con posibilidades de cristalizar

Sergio Rodríguez, en un campus en 2017 en Málaga. Sergio Rodríguez, en un campus en 2017 en Málaga.

Sergio Rodríguez, en un campus en 2017 en Málaga. / Javier Albiñana

El Unicaja lleva tiempo pergeñando una operación de un alcance insondable y que suena a ciencia ficción, pero que tiene ciertos visos de prosperar. Como informó Sur y ha podido corroborar este periódico, el club trabaja desde meses atrás para que aterrice en Málaga un crack de nivel europeo: Sergio Rodríguez. Es una operación complicada y con muchas aristas, pero el equipo malagueño está en la carrera para dar un golpe de impacto como no se recuerda en Málaga. Y, dentro de la prudencia y del sigilo con el que se ha manejado, hay cierta confianza en Los Guindos (y en la Avenida de Andalucía) en que es realizable.

Rodríguez (33 años) tiene un año más de contrato con el CSKA de Moscú, con el que en mayo se proclamó campeón de Europa. Hay una cláusula de corte. Según las fuentes consultadas, unas apuntan a que es bilateral y otras a que es sólo opción del club rescindir o prolongar. En cualquier caso, hay una vía de ruptura que a finales de la próxima semana expira. Es una línea roja en la operación. "El CSKA tiene la opción para la próxima temporada", decía el base canario el pasado 8 de junio en la agencia RIA Novosti: "Pero el equipo no ha dejado claro que me quiera para el próximo año, así que no sé nada". Sergio Rodríguez no quiere seguir en Moscú.

Evidentemente, hay que hacer un esfuerzo económico extraordinario para acceder a un jugador de ese calibre. No para llegar a lo tres millones de euros netos que gana en Moscú, en el Top 5 de jugadores mejores pagados del continente, pero sí para atraerle con un gran sueldo, de otra época en clave cajista. Especialmente se le ha vinculado al Valencia Basket en las últimas semanas. Es la principal vía para seguir jugando la Euroliga si se consuma su salida del CSKA. Ahora mismo, el proyecto valenciano es más ambicioso y poderoso económicamente que el malagueño.

También salió en diversos medios italianos el interés del Armani de Messina (ambos coincidieron en el Madrid), más la siempre recurrente conexión con el club blanco, que busca base. As informa de que hay un acuerdo con el Joventut, por algo más de 200.000 euros, para que el club catalán renuncie a Laprovittola para fichar al argentino.

Es un momento de convulsión en el mercado. En las últimas horas se ha cerrado el fichaje de Mirotic por el Barcelona y el de Nando de Colo por el Fenerbahce. El CSKA se ha debilitado con la salida del francés y Higgins (al Barça). El runrún en el mercado, antes de que ganara la Euroliga, es desde mediados de temporada que el equipo moscovita sufriría una revolución este verano. ¿Tanta para desprenderse de sus jugadores de perímetro más destacados? Es una de las claves de la operación.

El Chacho ha sido padre recientemente (tiene dos hijas). Salió del Madrid con 30 años para probar suerte otra vez en la NBA y tras su experiencia en los Sixers y dos años en Moscú, el Unicaja está al tanto de su deseo de regresar a España. Rodríguez viene regularmente por Málaga, es íntimo amigo de Carlos Suárez, con el que creció en la cantera del Estudiantes y después coincidiera en el Madrid, también tiene una excelente relación con el director deportivo saliente, Carlos Jiménez, con el que jugó en el Estudiantes y la selección española (fueron campeones del mundo), y conoce bien a Manolo Rubia, director deportivo este verano, de su etapa como delegado de la selección española. Ha estado en campus por la provincia con asiduidad, el último en 2017 en el Wob.

Huelga decir que la llegada de Rodríguez sería un salto descomunal para la plantilla del Unicaja y, a nivel de impacto mediático y social, una bomba de imagen de valor incalculable. En 2004 llegó Jorge Garbajosa y se celebró como un fichaje tremendo que dio los mejores años de la historia del club. El palmarés de Sergio rebasa al que tenía entonces el actual presidente de la Federación. La semana entrante es clave para saber su futuro. En su campus, en su Tenerife natal, Sergio se pronunciaba días atrás sobre su futuro con una frase que puede desentrañar alguna clave. “Son días de espera y hay que tener paciencia. Es importante ver qué es lo mejor profesionalmente y para la familia", decía el canario.

Evidentemente, no es con dinero con lo que más puede seducir el Unicaja al base, aunque se haga una inversión muy fuerte, tampoco con jugar la Euroliga. Pero sí un proyecto en sus manos en el que sería la piedra filosofal y un clima, en todos los sentidos, agradable y propicio. La apuesta económica obligaría a subir el presupuesto del club, pero sería una inmejorable campaña. Sergio Rodríguez y su agente ya conocen hasta dónde puede llegar el Unicaja. Y es una buena oferta, aun en sus cánones.

Es larga la historia de Sergio Rodríguez con el Unicaja. Ya se intentó su fichaje cuando destacaba en el extinto Proyecto Siglo XXI (de ahí reclutaría el club a Fran Vázquez y Jon Cortaberría), pero eligió el Estudiantes. En 2006, tras una tremenda serie de cuartos de final ante el Unicaja en el play off de la ACB que acabaría con el título malagueño, emigraría a la NBA. En 2012 anduvo muy cerca de venir a Málaga pero un play off final con el Madrid de altísimo nivel le dejó en el equipo blanco, donde tuvo un lustro creciente que acabó con su postrero aterrizaje en los Sixers. Podría cerrarse ahora ese círculo. Y sería un mensaje muy potente.

El agente de Sergio Rodríguez, José Ortiz, estuvo recientemente en Málaga para arreglar la salida de Dani Díez, que ya firmó con el Iberostar Tenerife. También Suárez, Waczynski y Rubén Guerrero, directamente o a través de socios, tienen el mismo representante.

El Unicaja busca un base, un escolta, con Salin aparcado, y un interior más para cerrar la plantilla que está bien encaminada a estas alturas de verano, por lo que no hay prisa. La llegada de Sergio Rodríguez sería de un tremendo efecto multiplicador para toda la plantilla, también como imán para los últimos jugadores con los que completar la plantilla. En suma, un bombazo. Pero aún hay mecha por quemar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios