Entrevista

Alberto Díaz: "El equipo es alegre y directo, pero también sabe sufrir"

  • El base malagueño reflexiona en el tramo final de su recuperación, antes de volver la próxima semana a jugar

  • "Desde fuera ves la facilidad que tenemos para anotar", dice

Alberto Díaz posa para 'Málaga Hoy' en el Carpena. Alberto Díaz posa para 'Málaga Hoy' en el Carpena.

Alberto Díaz posa para 'Málaga Hoy' en el Carpena. / javier albiñana

Alberto Díaz Ortiz (Málaga, 1994) apura los días para volver a jugar. No se puede decir que, resultados en mano, el Unicaja le haya echado mucho de menos. Pero todos esperan su vuelta porque su concurso es necesario en el tramo determinante de la temporada. El canterano de Los Guindos reflexiona durante este parón con Málaga Hoy sobre lo que ha vivido mientras ha estado de baja competitiva.

-¿Qué tal ha llevado estos casi dos meses fuera?

-Ha sido extraño, un poquito largo. Me ha costado anímicamente, uno quiere estar con el equipo, sobre todo con esta buena dinámica que tenemos ahora mismo, pero con las victorias ha sido mucho más ameno.

-No había tenido lesiones como profesional.

-De pequeño tuve alguna de este tipo, como profesional es la primera vez. Afecta, es un golpe, pero la dinámica del equipo y la química entre nosotros ha hecho que no sea tan duro. Tenemos un ambiente muy bueno, vienes a entrenar con una sonrisa, hay bromas, y eso te ayuda a minimizarlo.

-En los últimos días hablaron de esa química el entrenador y el capitán, señalándola como un aspecto clave de la buena marcha. ¿Cómo se genera?

-Es un cúmulo. Hay un bloque del año pasado, que ayuda a crear un vínculo más allá del deportivo, personal. Los compañeros que han venido se han unido, están aportando muchísimo. Son los primeros que promueven hacer cosas juntos, eventos fuera del parqué. Cada uno tiene su compromiso y vida aparte, pero intentamos por todos los medios ir cuando hay una reunión.

-¿Se nota eso en la pista?

-Eso que transmitimos en la pista viene muy vinculado a ese estado ánimo entre nosotros.

-¿Qué papel juega Casimiro en ello?

-Básico. Es un entrenador que sabe crear esa química y compañerismo, que nos permite pasar buenos momentos. Como todo ser humano, hay momentos de ponerse serio y se pone de verdad. Pero nos permite tener ese buen rollo dentro de la competitividad y de las broncas que tocan.

-¿Qué ha visto desde el banquillo que no percibiera dentro?

-Esa facilidad con la que anotamos. Cuando uno está dentro está metido con la tensión lo nota menos. El equipo es alegre y directo. Se pasan malos momentos, pero confiamos mucho unos en otros. Desde fuera ves que el equipo tiene esa capacidad de reacción y te transmite fiabilidad.

-No es normal ganar tanto, 15 de 18 partidos. ¿Está preparado el equipo para perder?

-No hemos hecho nada, pero es ilusionante. Todos hubiéramos firmado empezar así, a todos nos gusta ganar. Pero hay que tener los pies en el suelo. No hemos hecho nada y hay que prepararnos para los momentos decisivos de la temporada.

-¿Ese juego alegre se puede seguir haciendo durante los picos más exigentes de la temporada?

-Tenemos un juego alegre pero nos hemos sabido adaptar a las complicaciones de lesiones propias y hemos respondido bien ante las dificultades. Hemos jugado partidos en los que hemos ganado desde la defensa. Tenemos jugadores con mucho talento ofensivo, pero comprometidos atrás. Se disfruta sufriendo atrás, es una de las claves de este bloque.

-Insiste Casimiro en que hay que tener en cuenta el ritmo y las posesiones para valorar anotación y defensa.

-Claro, al final hay mayor número de posesiones y más ataques y posibilidades de anotar. Con equipos que juegan rápido hay contraataques, situaciones de superioridad numérica y es diferente a lo que estamos acostumbrados en años atrás, un marcador más alto. Pero al final es algo que tenemos que llevar a nuestra ventaja.

-¿Ha digerido bien el cambio?

-Uno se tiene que adaptar y es positivo, para mí es muy bueno tener que mejorar otro registro. Correr más, ser más abierto, con más recursos individuales... Me está ayudando a progresar.

-¿La idea es ir a Badalona?

-No sé 100%, porque aún no está aún cerrada la recuperación, pero mi idea y la de todos es estar allí.

-Viene un tramo de calendario complicado. Van a Kazán, vienen Barcelona y Baskonia...

-Otro reto que tenemos, sí. El arranque de temporada fue duro y lo superamos. Ahora es otro tramo de la temporada que va a definir nuestro camino en la Eurocup y la Euroliga. Siempre se dice que cuando se acerca febrero todo es ya trascendente y la competición pasa en un suspiro. Tenemos que estar preparados, coger sensaciones.

-Le ha relevado en el trabajo este tiempo Pablo Sánchez, un chaval de Los Guindos.

-Es un chico muy humilde, honesto y trabajador. Nos ha ayudado mucho. Tiene gran potencial y nos ha echado una mano. No es fácil en su situación así incorporarse a un equipo con su ética de trabajo. Que no sea por ninguna lesión, pero esperemos verlo muchas veces aquí. El salto es grande y complicado. Es un niño, tiene 16 años. Es algo muy bonito, pero hay que tener cuidado con él. Hay que quemar etapas y tiene que centrarse en sus estudios, en seguir trabajando.

-Que debute alguien de Los Guindos, no obstante, siempre es motivo de alegría. Sólo hay que ver cómo se pone el Palacio.

-Es lo que gusta. Es importante para Málaga, la cantera, para todos nosotros. Con Luis es algo bueno que existe. Jaime y y debutamos con él en su día. Y Pablo tiene un largo recorrido por delante.

-¿Ha notado cambiado a Casimiro respecto a Málaga y Fuenlabrada?

-Cuando jugué aquí fueron cuatro partidos y no estaba ni a tiempo completo. Respecto a Fuenlabrada, pues el baloncesto en general ha cambiado, el juego evoluciona. Los cuatro ya son más ágiles y rápidos, son casi treses. Es otra filosofía de juego, el nuestro es más agresivo, quizá tiene más herramientas para hacer este baloncesto que en Fuenlabrada.

-¿Se fija mucho en la estadística avanzada?

Creo que nunca he mirado, en el scouting sí ayuda. Pero pienso que esto es baloncesto. Cada partido viene distinto y tiene sus características. Somos los jugadores los que tomamos decisiones. Las estadísticas te ayudan mucho a preparar el partido y las situaciones de juego. Pero esto es humano, cometemos errores y muchas veces decides por el instinto.

-Le vemos entrenar continuamente con la máquina de tiro. ¿Le gusta?

-Es una máquina para volumen de tiro, con muchas opciones. Hay compañeros que se sienten menos cómodos, pero a mí me gusta. Por ejemplo, la red que tiene hace que me obligue a bombear más el tiro. Para todo hay gustos, pero a mí con un trabajo específico me funciona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios