Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Unicaja

Un temor y una responsabilidad

  • Hay preocupación por el tiempo que se estará sin entrenar, pero se es consciente de la gravedad de la situación

  • Buena reflexión de Oriola

Deon Thompson lanza a canasta en un entrenamiento en el Carpena. Deon Thompson lanza a canasta en un entrenamiento en el Carpena.

Deon Thompson lanza a canasta en un entrenamiento en el Carpena. / unciaja b. photopress

"Estoy entrenando una hora u hora y media para no perder la forma, aunque no tiene nada que ver con lo que hacemos durante la temporada", decía Carlos Suárez en un directo este domingo. Es una de las grandes preocupaciones en los equipos en esta cuarentena por el Covid-19. Las palabras del capitán del Unicaja resumen bien la sensación que hay en los clubes, pero la situación en España no va a mejor. El estado de alarma se ha prorrogado hasta el 11 de abril y el CSD no da mucho margen de actuación ante las medidas de precaución del Ministerio de Sanidad.

En el equipo malagueño se piensa en la solución para poder volver a entrenar de alguna manera. Al final los jugadores en sus casas no hacen baloncesto, se trata de trabajo dedicado al sistema cardiovascular, a la fuerza o a la movilidad de las articulaciones. Una de las alternativas, quizá la más factible, es lo que va a poner en marcha la Virtus de Bolonia. Aunque es algo que no sólo depende del Unicaja. Dos jugadores en el pabellón, uno en la pista y otro en el gimnasio. Y todo desinfectado. Un asunto que depende de varias aprobaciones y de cómo avance la pandemia en la ciudad.

La principal preocupación en este sentido es el tiempo que se esté en esta situación de confinamiento. Lo explicaba en una reflexión bastante clara Pierre Oriola, que también lo vive en primera persona. "Al final nosotros nunca paramos. Es diferente, quizá, a fútbol o otras competiciones que durante el año entre selecciones, entre parones de estos de campeonatos, como balonmano o como puede ser el fútbol sala, durante el año se disputan, nosotros, no", explicaba el internacional en RAC1, que seguía: "Nosotros son nueve o 10 meses de competición que nunca paramos, algunos días, algunas semanas, pero ya está. Es complicado parar seis o siete días y volver a arrancar. Yo lo veo complicado, además que la cosa va para largo. No sé como lo recuperaremos todo esto...".

Insistía en ello el ala-pívot del Barcelona. "Si tenemos que estar dos meses en casa, te digo yo que la forma la perdemos seguro... El hecho de no correr, el hecho de no tirar a canasta, todo lo que cada día hacemos o veníamos haciendo, pues es complicado, pero esperemos que la cosa no vaya a tanto y que no sean dos meses, pero la verdad que vas viendo las noticias cada día y vas viendo lo que está pasando y la cosa va en aumento", aseguraba.

Si no hubiera contratiempos, a día de hoy la intención es que la ACB y la Eurocup vuelvan en la segunda semana de abril. El escenario, sin duda, es muy optimista. Parece poco probable, en ese sentido, que se retome para esas fechas cualquier deporte. Más allá de eso, que es algo sobre lo que planea mucha incertidumbre, la realidad es que los equipos necesitarían al menos un par de semanas para intentar recuperar lo perdido en estos días.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios