Unicaja

La espina con Rubén Domínguez

Rubén Domínguez, con el Unicaja cadete. Rubén Domínguez, con el Unicaja cadete.

Rubén Domínguez, con el Unicaja cadete. / FEB

Se le tocó la fibra a Eduardo García, presidente del Unicaja, cuando se le preguntó por la marcha del Rubén Domínguez, el prometedor cadete que hace unas semanas comunicó su decisión de marcharse rumbo al Torrelodones. Ha escocido porque había puestas en él esperanzas y se había puesto mucho esfuerzo. El presidente cajista defendió el trabajo que se hace en Los Guindos y criticó la mercantilización que se hace con niños. "No nos sienta bien, sobre todo porque cada cosa tiene una casuística. Algunos artículos han explicado bien la realidad. No podemos evitarlo, los agentes funcionan desde que son niños muy jovencitos y hay personas que se confunden", decía García: "Hacemos un trabajo serio, profesional, dedicamos tiempo y dinero para que el baloncesto sea el deporte principal y un vehículo de formación. Que haya agentes con niños pequeños y padres que se crean agentes no depende de nosotros".

El Unicaja ofreció a Domínguez (15 años y que actualmente prepara el Europeo sub 16) una beca completa hasta el segundo año senior e iba a realizar la pretemporada con el primer equipo. Llegó a haber un apretón de manos con el padre del jugador, pero finalmente comunicó su marcha siguiendo los consejos de Pedro Marhuenda, representante que propició la marcha al Torrelodones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios