Francis Alonso habla sobre su situación en el Fuenlabrada "Todo este sufrimiento me hará mejorar como persona y como jugador"

  • El escolta está preparado para volver a la rotación de Cuspinera y ve lo que resta de campaña con optimismo

Francis Alonso durante sus entrenamientos de recuperación.

Francis Alonso durante sus entrenamientos de recuperación.

Desde el banquillo empieza a desesperarse. Francis Alonso lleva en torno a un mes en plenas condiciones físicas y espera el momento de volver a la rotación convencido de que los percances que ha sufrido en el Fuenlabrada le harán mejor jugador. El tirador trabaja la paciencia, espera su momento y el domingo llegará el Unicaja al Fernando Martín mientras en los mentideros de la canasta se sigue especulando si está preparado para la ACB o si su cesión es positiva.

“Estaba preparado. El hecho de que esta lesión haya sido un golpe duro, todo este sufrimiento y dolor que llevo en mi mochila durante dos meses y pico creo que me va a mejorar, que seré mejor persona y mejor jugador en el futuro”, explicó el malagueño a la Cadena Ser y añadió: “Sabiendo las circunstancias que he pasado, me estoy sintiendo muy bien y estoy muy motivado para demostrar que estoy preparado para esta liga. En los entrenamientos me encuentro muy bien con mucho ritmo y muchas ganas de jugar. Llevo mucho tiempo desde el banquillo y estoy con ansias de ayudar al equipo”.

Alonso explicó cómo desde sus primeras actuaciones con el Fuenlabrada en pretemporada, no le acompañó la suerte: “Ha sido una mala racha y muy mala suerte. Después de cinco años sin lesiones, llegué y fue gracioso: en el primer amistoso que jugamos, nada más salir me choqué contra un asistente y me hice una brecha enorme de ocho nueve puntos en la ceja”, relató y añadió: “Luego en el partido de Supercopa tuve una lesión. En principio intentamos forzar y seguir jugando con un poco de dolor, pero a medida que pasaban los días se dio a entender que la lesión sería un poco más grave de lo que se esperaba. En ese tramo de tiempo, Fuenlabrada, que siempre ha estado en una posición de lucha por la supervivencia, tuvo que hacer unos cambios para reemplazar mi posición y esos cambios ayudaron bastante al equipo”.

Pero la relación del equipo que dirige Cuspinera con las lesiones esta campaña ha sido intensa y Alonso prefiere tomar el asunto desde una perspectiva simpática: “El club lleva una mala racha de lesiones enorme. No sé si alguien aquí en Fuenlabrada o donde sea tiene una muñequita [vudú] y está pinchando. Es muy mala racha, llevamos todo el año luchando con estas lesiones”, bromeó y entró en un caso particular, el de Álex Urtasun, firmado como refuerzo con la campaña ya empezada y que también ha caído recientemente en la lista de lesionados: “Es una baja muy importante porque Urtasun fue uno de esos cambios que le vino de maravilla al equipo. Esperemos que se recupere pronto. Ahora mismo el equipo está en una situación delicada, tampoco muy complicada. estamos a mitad de la temporada. El partido contra el Unicaja será importante, los dos equipos quieren cambiar el rumbo que llevan en la Liga”.

En lo referente a su actual estado físico, el canterano del Unicaja zanjó cualquier tipo de duda al respecto: “Llevo casi un mes en plenas condiciones, sintiéndome bien en los entrenamientos y esperando la oportunidad. Ahora por decisiones técnicas, el equipo no quiere cambiar el aspecto en el que jugamos ni hacer cambios estructurales. Yo intento ayudar en todo lo posible y espero la oportunidad. Estoy preparado y lo demuestro en cada entrenamiento”.

En lo personal, Alonso se dejó ver en las redes sociales esta semana con motivo de las fiestas navideñas. El jugador gozó de un par de días de permiso y los pasó en la capital de la Costa del Sol, algo que no podía hacer en su época universitaria: “Estoy muy contento por haber tenido un par de días para disfrutarlos en casa con la familia y amigos. Pude ver a amigos como Rubén Guerrero o hablar con Manolo Rubia. También me entrené con mi padre, ha sido muy diferente pero en el buen sentido, pude estar en estas fechas con la familia después de cinco años sin poder hacerlo”.

Con las pilas cargadas por los días libres disfrutados, el escolta previene sobre la necesidad del conjunto madrileño en el que milita y lo que eso puede suponer en el partido que el Unicaja deberá de afrontar el domingo por la mañana en el Fernando Martín: “Será una guerra entre los dos equipos. Ambos tienen la ambición de cambiar un poco el rumbo que llevan y será una batalla. Ellos y nosotros quieren ganar, es un partido muy importante para las dos escuadras”.

Pero para Francis Alonso, hay un punto que puede resultar clave en el choque de ACB entre Fuenlabrada y Unicaja: la preparación específica del envite de los madrileños que no tienen competición europea y aunque están en puestos de descenso comparten registro de victorias con el Movistar Estudiantes y el UCAM Murcia que están en zona de salvación. La competición está apretada independientemente del lugar de la tabla en el que se mire.

“La Liga este año se ha vuelto muy competitiva, hay que estar todas las semanas al máximo nivel. Muchos equipos están en dos competiciones y eso hace que el cansancio y la carga física tengan mucho peso. En nuestro caso, estamos enfocados a la liga y eso nos da un plus de ventaja. El Unicaja tiene ese peso más en la mochila. Será complicado para los dos equipos, pero seguro también que será bonito”, zanjó el escolta que espera poder volver a la rotación de Cuspinera lo antes posible. Su desembarco en la ACB le está granjeando un máster en situaciones complicadas. Puntos en los que crecer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios