Unicaja Baloncesto La gasolina malagueña de España

  • El preparador físico, Enri Salinas, el entrenador Ángel Sánchez Cañete y el doctor Carlos Salas, cuota local en el núcleo de confianza de Sergio Scariolo

Enri Salinas trabaja con los jugadores de la selección española en China. Enri Salinas trabaja con los jugadores de la selección española en China.

Enri Salinas trabaja con los jugadores de la selección española en China. / Alberto Nevado / FEB

En el círculo de máxima confianza de Sergio Scariolo para el Mundial que se inicia este sábado en China hay varios malagueños, que remiten todos a la época más dorada del Unicaja, desde allí viene la relación de confianza existente. Ángel Sánchez-Cañete es parte de su staff técnico, Enri Salinas es el encargado de la parcela física y Carlos Salas es el doctor del equipo. 

En la gigantesca Guangzhou vela armas ya España, que ha tenido varios problemas de salud esta semana, con Marc Gasol y Oriola tocados y un descanso pactado con Rudy en los partidos de Ningbó. Un Excel minucioso controla los minutos y cargas de entrenamiento y juego que tienen todos los jugadores y ahí la figura de Salinas es clave.

El preparador físico paleño, que ahora trabaja en Los Guindos después de casi una década en el primer equipo, explicaba en palabras a la FEB las particularidades de la preparación del equipo, que ha durado cinco semanas antes de llegar a la antesala de toda una Copa del Mundo, un trabajo de muchos meses y de muchas conversaciones previas. "Aquí no se viene a mejorar físicamente, sino a que no haya un problema físico, hay que diferenciar entre entrenar para mejorar y entrenar para no lesionarte. O, si tienes una patología que traes desde el club, que no se agrave. De ahí la importancia de que nos reunamos personalmente con los preparadores físicos de cada club, de ahí que tengamos una idea de por dónde enfocar el trabajo, que es muy individualizado. No sobre el trabajo que necesitemos hacer sino según el bagaje que ya tienen durante el año", explica Enri Salinas.

"La preparación para el Mundial quien la diseña es el entrenador", subraya Salinas: "A partir de ahí se crea un modelo de cargas, que son dependientes de la intensidad y el volumen. En el proceso que hemos tenido hasta ahora, cuando tocan dobles sesiones, la de la mañana es sin vendar y la carga física es mucho menor. Se complementa con un trabajo de tecnificación de tiro sobre todo. La carga de por la tarde es vendada, la intensidad es máxima y el volumen es entre 90 y 100 minutos. Ahora todo cambia con la llegada de la competición".

Para controlar las lesiones, hasta donde es posible porque siempre intervienen factores que no se pueden prever, el malagueño dice que "monitorizamos con un sistema de análisis de parámetros cinemáticos, que es el estudio de aceleración y desaceleración y la frecuencia. Nos da un valor y en función de ese valor vamos gestionando el número de rotaciones en los entrenamientos. Queremos que desde el día 1 se esté en el mejor momento", proseguía Salinas.

Sigue en el primer equipo del Unicaja Ángel Sánchez-Cañete. "Conocer a un colaborador o a un entrenador es una ventaja. Desde que el mundo es mundo, cuando uno está en un cargo, si conoce a alguien de alta calidad lo quiere cerca. Si no hubiese calidad tenemos muchas alternativas, están aquí porque son buenos", explicaba Sergio Scariolo sobre sus colaboradores malagueños fechas atrás. No es cuestión de amistad, sino de valía.

Y Cañete ya colaboró con la selección a principios de siglo, cuando Javier Imbroda dirigía al combinado nacional. Su currículum de entrenadores con los que ha trabajado tiene poco parangón. Maljkovic, Scariolo, Aíto, Repesa, Plaza, ahora Casimiro... Todos le tienen en alta valoración. En esta etapa del técnico de Brescia en la selección, desde que regresó en 2015, Cañete ha ido ganando peso y ahora comparte el staff técnico con Manolo Aller, Víctor García, Luis Guil y Jorge Lorenzo. Como el resto de mundialistas, volverá a la disciplina del primer equipo con Luis Casimiro. Junto a Germán Gabriel y Paco Aurioles integrará el apoyo técnico. Mientras, le suple Chiki Gil. 

Completa la terna de malagueños en la experiencia mundialista el doctor Carlos Salas, que también lo fue del Unicaja durante varios años. Ahora vive a caballo entre Madrid y Marbella, donde abrió a principios de este año una clínica de medicina deportiva, llamada "Salas&Sánchez Yagüe". Tras colaborar en las categorías inferiores de la selección, en el último lustro ha sido el responsable médico de la selección.

Todos ellos forman parte del núcleo de confianza de Sergio Scariolo en una selección que mañana debuta ante Túnez (14:30 horas, Cuatro) en el gran torneo universal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios