Horario y previa del Monaco-Unicaja Ultimátum en La Roca (18:30)

  • El Unicaja juega un partido capital para su suerte en la Eurocup, con Casimiro en su peor momento desde que aterrizó en Málaga, muy cuestionado también en el interior del club

Luis Casimiro pide un tiempo muerto. Luis Casimiro pide un tiempo muerto.

Luis Casimiro pide un tiempo muerto. / Javier Albiñana

La Roca Team se hace llamar el Mónaco, rival este martes de enero en la segunda jornada del Top 16 de la Eurocup, un partido (18:30 horas, DAZN) que tiene aires de ultimátum y de trascendencia máxima. Como en aquella película The rock, La Roca se tradujo al español, que protagonizaron Sean Connery, Nicolas Cage y Ed Harris, la misión parece cercana a lo imposible. El Unicaja está en colapso en el último mes de competición, ha perdido sus últimos cinco partidos, ocho de los últimos nueve, y una derrota esta tarde dejaría cerca la eliminación, no habría ya margen de error, en el Top 16 y precipitaría con muy alta probabilidad el adiós de Luis Casimiro al banquillo cajista.

No es el Unicaja un club de gatillo fácil para prescindir de entrenadores. El último fue Chus Mateo, en 2011, tras una racha diabólica de derrotas que, paradójicamente, acabaría con Casimiro en el banquillo. El año anterior se había echado a Aíto García Reneses, única destitución a mitad de temporada en la casi eterna carrera del técnico madrileño para dar paso a Mateo. Y la tercera en siglo XXI fue la destitución/dimisión de Paco Alonso en 2003, que acabó con Sergio Scariolo en el cargo. Da idea de la mala situación en la que se está.

Allí, a La Roca de Montecarlo, el Unicaja llegó tras jugar el sábado en Manresa, dormir el domingo en Madrid tras entrenar en Valdebebas y viajar hasta Niza, desde donde se llegó por carretera hasta el Principado. Será la primera vez que juegue allí el equipo malagueño, que se ha enfrentado decenas de veces a equipos de la liga de Francia, en la que el Mónaco participa en un régimen idéntico al de Andorra en la de España.

No sólo está en juego, hay que recordarlo, el futuro de Casimiro. Es más importante que el Unicaja puede quedarse casi sin opciones en la Eurocup, la competición que vertebra y que da la nota de la temporada porque es la que reparte el botín más suculento. Pensar ahora en que el Unicaja está para regresar a la Euroliga es quimérico, pero el deporte es supervivencia. De ahí a quedar eliminados en el Top 16 y dejar aún en enero la temporada sin alicientes va un trecho importante. Es por ello que aunque el foco se ponga en el entrenador, al que se le ha caído el equipo en el último mes de manera clamorosa, con lesiones de jugadores importantes pero sin recursos para minimizarlas, la plantilla tampoco puede irse de rositas, como los responsables de la confección de un plantel desequilibrado y con carencias que lastran su potencial, que no deja de ser alto si se hubiera completado de manera más complementaria el núcleo que se había construido. La coyuntura económica no propicia que haya muchos recursos. El Unicaja, ahora mismo, no tiene ingresos apenas sin la asistencia de público. Se trata de buscarlos.

Enfrente está el Mónaco, equipo que parece confeccionado como el peor posible para castigar los defectos del Unicaja. Mucha capacidad atlética y física, tanto dentro como fuera, que hacen que sea el equipo que menos puntos concede en toda la Eurocup junto al Trento. Permite sólo 71.8 puntos por partido, con pobres porcentajes de los rivales de 52.0% en tiros de dos y un 29.3% desde el triple. El Unicaja, en la Eurocup, promedia 82.3 en contra y mete 87. Si mantuviera esos promedios en Mónaco se llevaría el triunfo. Pero cualquier equipo le mete al Unicaja 90 puntos en este último mes. El regreso de Alberto Díaz le da cierto respiro al equipo, pero al base malagueño no se le puede exigir que esté a tope ni exprimirlo con 25 o 30 minutos después de varias semanas en el dique seco por un recurrente problema muscular. Varios nombres a vigilar en el Mónaco. El más conocido, Mathias Lessort, un ex cajista. No ha progresado como se intuía por sus cualidades, pero a este nivel es un jugador importante. Dee Bost y Marcos Knight llevan la batuta y Willis, Ndoye, Gray (ya jugó con el Metropolitans contra el Unicaja), Inglis y O’Brien elevan mucho el nivel físico del equipo entrenado por Zvezdan Mitrovic, que consiguiera el ascenso a la élite con el club monegasco y, tras dos años en el Villeurbanne, regresó el pasado verano.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios