Horario y previa del Unicaja-Valencia Básket

Qué mejor aliciente (18:30)

  • El Unicaja recibe al Valencia Básket en el Carpena con la máxima necesidad de volver a ganar más de un mes después

Los jugadores del Unicaja hacen piña en el Carpena. Los jugadores del Unicaja hacen piña en el Carpena.

Los jugadores del Unicaja hacen piña en el Carpena. / javier albiñana

Ha perdido picante la temporada del Unicaja. Cuesta afrontar las previas de los partidos, por más que delante haya un auténtico partidazo. Un clásico contemporáneo del baloncesto español entre dos clubes que han forjado una bonita rivalidad detrás de los futboleros. Ganó varios metros el Valencia Básket, ahora mismo superior dentro y fuera de la pista. Su ambición tuvo más constancia y eso siempre tiene premio, siempre.

La sensación del equipo malagueño es que es accesible para cualquier rival, así es que suma más de un mes sin ganar. Apenas quedan ya recuerdos del asalto a Miribilla con todo lo que vino después. Hubo cambio en el volante y es ahora Fotis Katsikaris el que trata de arrancar un motor gripado. Las dos primeras balas fueron al aire y ya se juega muy a contracorriente. Hay tanto que remar que puede que no sea ni suficiente. En la Eurocup hace falta un milagro, lo que baja muchísimo la nota de la temporada. En la ACB aún se está a tiempo de dignificar el año.

El griego tiene claro qué teclas tiene que tocar, pero es que tiempo no hay. Hubiera existido en noviembre, qué decir en agosto, pero a finales de enero los pies ya están hundidos en el fango. El entrenador hablaba de bloqueo mental y es algo palpable y que afecta de manera directa a la consistencia como bloque. Uno de los grandes defectos en este nefasto tramo ha sido que el Unicaja no ha sabido ir por detrás en el marcados. Algo acentuado en los últimos partidos. Una situación se reprodujo de manera exacta. Saca una ventaja holgada, el rival mejora y el equipo malagueño es un flan. La vuelta de Carlos Suárez, que está cercana, debe ayudar para ser más compactos.

Delante estará hoy el Valencia Básket, en una curiosa dicotomía. Cuando estuvo excepcional en la Euroliga, patinó en la ACB. Ahora recorre el camino opuesto. En la Liga Endesa enlaza 10 triunfos y en la competición continental, de máxima exigencia y muy larga, se va abriendo una grieta con el play off. Si no está entre los ocho primeros al final de la fase regular volverá a la Eurocup a ganarse el pan. Viene de dos duras derrotas ante Zalgiris y Panathinaikos, con malas sensaciones especialmente en Atenas. Ponsarnau no podrá contar con Guillem Vives y Joan Sastre, aunque la plantilla de la que dispone es muy amplia.

Hablando de grietas grande es la que se ha producido del sexto puesto hacia adelante. Esa frontera la ocupa el Valencia, que le saca cinco triunfos al Unicaja ya. Hoy pueden ser seis más el average (+5 para los malagueños de la primera vuelta). Sería prácticamente inalcanzable, lo que dejaría dos puestos de play off para un grupo de clubes. A una victoria están ahora los cajistas, a los que le urge pisar el que debería ser su suelo. El asalto a La Fonteta en octubre permitió voltear una dinámica que era peligrosa. Entonces se inició una racha de 15 triunfos en 17 encuentros. Pero ahora el escenario es muchísimo más grave. Aunque la salida del túnel está por la misma dirección. Qué mejor aliciente que el de esta tarde.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios