Horario y previa del Barcelona-Unicaja Un hueso apetecible (20:30)

  • Un mes después del duelo copero que tanto ruido generó, el Unicaja viaja hasta Barcelona para medirse en el Palau a un rival que en 2021 está siendo casi inabordable para los rivales

Rubén Guerrero tapona a Nick Calathes en la Copa.

Rubén Guerrero tapona a Nick Calathes en la Copa. / ACB Photo

Hace poco más de un mes se jugaba en Madrid el partido de la Copa, inesperadamente el Unicaja puso contra las cuerdas al posterior campeón, el gran Barça que construye Saras Jasikevicius. El lituano jugaba en el Barça que en 2003 ganó el triplete y la primera Euroliga. A aquel equipo nadie lo llevó tan al límite como el Unicaja también. Fue en las semifinales de Copa, cuando dominaba el equipo de Maljkovic por 12 puntos en el último cuarto a aquel bólido de Bodiroga, Navarro, Fucka y Dueñas con el lituano al mando. Risacher falló un tiro nítido que hubiera eliminado a los de Pesic y hubiera evitado el triplete. Este Barcelona tiene ese aspecto de equipo campeón. Y a él se vuelve a encontrar en un partido de ACB el Unicaja de Fotis Katsikaris, que aquel día en Madrid ganó un altísimo crédito y una gran estima entre la afición del Unicaja. Por cómo planteó el partido, por cómo jugó de tú a tú ante un gigante y por cómo se comportó tras el partido.

Es otro contexto distinto, sin la expecionalidad de un partido a vida o muerte como el de la Copa. El Unicaja ha cogido velocidad de crucero ganando partidos que debía ganar ante rivales de zona media-baja. Ha igualado su balance (12-12) con tres victorias seguidas en la ACB, pero debe mejorarlo en los últimos 12 partidos de la temporada ganando más de la mitad de lo que queda. Ha mejorado el Unicaja en seriedad, los 40 minutos ante el Gran Canaria pueden ser un buen ejemplo. Pero el Barcelona es un Everest ahora mismo. Es cierto que está inmerso en un mes decisivo para coger posiciones en la Euroliga y que en algún momento puede distraerse en la Liga ACB. Pero en 2021 es una máquina de ganar y precisamente el Unicaja no va a ser un rival que le coja desprevenido. En ACB, Jasikevicius reparte esfuerzos. Sólo Mirotic anota más de 10 puntos de media. Hay minutos, a veces muchos, para Bolmaro y Sergi Martínez, también para Pustovyi. No los habrá, de momento, para el mejor jugador español de la historia. A sus 40 años, Pau Gasol ha retornado para su último baile en Barcelona en una situación un tanto desconcertante, tras dos años sin jugar y con la duda de si podrá ponerse a tono para meterse de ello en el tramo decisivo de competiciones tan exigentes como la ACB y la Euroliga. Se habla del 4 de abril como la fecha para su vuelta, pero de momento se testa en entrenamientos de distinto tipo. Es un mito viviente que en su carrera ha tenido Málaga como una constante recurrente.

De los duelos Barcelona-Unicaja se pueden escribir libros. Es el partido más repetido de la historia del club malagueño, nada menos que 130 veces se han enfrentado, con 38 victorias cajistas y 92 azulganas. Es decir, menos de un 30%. Siete de cada 10 partidos los gana el Barcelona, dice la historia. En el Palau, se complica todo más. 70 partidos y sólo 16 triunfos.

Así que el Unicaja debe centrarse en sí mismo para crecer. Laopción de ganar será siempre complicada, pero la idea de base es reforzarse compitiendo durante muchos minutos y exigir lo máximo al rival. No está Darío Brizuela, el que le endosó 33 puntos en Madrid a una de las mejores defensas del continente, ni tampoco Carlos Suárez, que ayudó a frenar a un Mirotic al que conoce bien desde que debutó en el Real Madrid. A cambio, respecto a la Copa se recuperó a Gal Mekel y se fichó a Malcolm Thomas, que ha aportado seriedad y características de las que el equipo adolecía en sus dos primeros partidos con la camiseta del Unicaja.

En fin, no se puede tildar como una revancha copera, pero sí de otro duelo atractivo, un clásico del baloncesto español que, no hay que perder de vista, podría ser un duelo de cuartos de final en el play off en mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios