Horario y previa del Unicaja-Barcelona Un regreso entre tinieblas (21:45)

  • El Unicaja vuelve al Carpena tras casi siete meses sin partido oficial con dudas ante el tremendo Barcelona

Gal Mekel, durante el entrenamiento de ayer en el Carpena. Gal Mekel, durante el entrenamiento de ayer en el Carpena.

Gal Mekel, durante el entrenamiento de ayer en el Carpena. / Unicaja B. Fotopress

El 1 de marzo, el Unicaja jugó su último partido oficial en el Carpena. Fue en un duelo contra el Real Madrid, reedición del que se había vivido un par de semanas antes en las mismas tablas para dirimir al campeón de Copa. Es 24 de septiembre y, más de medio año después, se reabre el telón en el teatro de los sueños cajistas. Ciertamente, con un decorado de pesadilla. Nadie en las gradas, apenas protagonistas y un número mínimo de operarios y prensa. Son los resultados de una pandemia que sigue golpeando y a la que no se le ve un fin cercano. El deporte profesional busca sus fórmulas para salir adelante. Hay mucho dinero en juego y la rueda debe seguir girando. Hubo un ensayo en la Copa Andalucía ante el Betis, pero será más evidente este jueves, en el partido estrella de la jornada ante uno de los gigantes del baloncesto español, el Barcelona (21:45 horas, #Vamos).

Una función sin público, en suma, que el Unicaja intenta adecentar con lonas publicitarias y la presencia de los LED detrás de los banquillo. Nada puede relevar el calor de miles de personas apoyando, no obstante. El factor Carpena siempre pesa, aunque se produjera en un momento en el que el equipo no ha dado muchos motivos para el optimismo en esta pretemporada y el arranque oficial en Badalona. Y eso hace temer, en cierta forma, la venida de uno de los mejores equipos de Europa, que le ha entregado las llaves del coche a Sarunas Jasikevicus, un mito como jugador del equipo azulgrana que ha descollado como un entrenador muy brillante en el Zalgiris, al que llevó hasta una Final Four al tiempo que mejoraba a muchos jugadores. La plantilla del Barcelona, quizá no cerrada aún, es infinita en talento y profundidad. Es cierto que sudó sangre para sacar el primer partido de Liga, ante el San Pablo Burgos. Una polémica falta en ataque cobrada a Jasiel Rivero en un lance forzado por Álex Abrines desesperó a Peñarroya e indignó al cuadro burgalés. También perdió en la final de la Supercopa ante el Madrid. Pero aún se está adaptando a las ideas del lituano, que va sembrando a largo plazo y aún no tiene los roles totalmente definidos. Es un sistema de juego totalmente nuevo y va dando protagonismo a todos los jugadores. Igual sea más abordable ahora.

En los últimos años el Unicaja se ha sentido cómodo con el Barcelona. El último triunfo azulgrana en ACB en el Carpena data del 13 de diciembre de 2015 (77-81). Después llegaron tres triunfos malagueños. Y en el parcial de los últimos años hay una igualdad que no se ha visto históricamente. En cualquier caso, son sólo datos. Se contaba con que el Unicaja estuviera en un punto alto al arrancar por mantener casi todo el bloque. Pero no se ha visto eso hasta ahora. Hay dudas crecientes sobre el juego interior, que era el previsible caballo de batalla con la confección de la plantilla. Cómo responde ante Mirotic, Davies, Claver, Oriola o Pustovyi será una clave esencial en el partido. En el lado del Unicaja, Abromaitis, Thompson, al que Jasikevicius tuviera en Kaunas, Gerun y Guerrero más el posible añadido de Yannick Nzosa. La diferencia de potencial, centímetros y calidad es bastante importante a priori para los azulgranas.

Un Carpena mudo es perjudicial. Sostienen los jugadores que al segundo partido todo se olvida y la concentración es la misma, pero los estímulos externos siempre aportan o restan. En este caso, no existirán. Es una oportunidad de reivindicarse para los jugadores y el técnico del equipo malagueño. Todos salieron tocados de Badalona. El Barcelona, por cierto, arrasó en el rebote ante el Burgos, justamente le dobló (40-20). Está claro uno de los factores fundamentales de mejora para poder siquiera competir con el Barcelona.

Será el inicio más triste de temporada en el Carpena, porque estará despojado de su alma. Pero es baloncesto, competición, emoción. Enfrente estará uno de los transatlánticos del baloncesto europeo. Se neceista a un gran Unicaja para no aumentar dudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios