Unicaja

¿Por qué rinde así Shermadini en Tenerife?

  • El ex cajista, MVP de diciembre, promedia 24.5 de valoración en los últimos partidos y realiza números devastadores

  • En Málaga no rindió cerca de ese nivel con dos entrenadores muy distintos como Plaza y Casimiro

Gerun pelea por un rebote con Shermadini y Dani Díez. Gerun pelea por un rebote con Shermadini y Dani Díez.

Gerun pelea por un rebote con Shermadini y Dani Díez. / ACB Photo / M. Pozo

Cuando se contempla a Giorgi Shermadini haciendo números devastadores en Tenerife, con el MVP de diciembre con 24.5 de valoración media como último reconocimiento, es evidente que al aficionado del Unicaja le entra la duda de si no se le sacó todo el jugo posible en estos dos años en Málaga, en los que no se puede decir que defraudó, jugó a un nivel casi siempre aceptable, con algún pico brillante, pero no anduvo a la altura de las expectativas mejores sobre su rendimiento cuando se le contrató como fichaje estrella.

Shermadini no continuó en Málaga por decisión del club, que buscaba otro perfil de pivots en el mercado. La disponibilidad del jugador era total a permanecer. Integrado con su mujer y cuatro hijos, se había comprado una casa en Alhaurín de la Torre y todos anhelaban continuar. Shermadini no había dado su mejor versión con dos técnicos de filosofía bastante distinta, como Joan Plaza y Luis Casimiro. Tuvo momentos destacados, partidos sueltos de alto nivel, pero no una continuidad en la excelencia como tiena ahora a las órdenes de Txus Vidorreta, empezando desde el primer partido de la temporada en el Carpena.

El Unicaja apostó por el trío Elegar-Gerun-Guerrero, más las aportaciones puntuales de Deon Thompson, para jugar en la posición de cinco. Es quizá el puesto que más dudas está dejando pasado ya el primer tercio de la temporada. Ello hace que aumenten las miradas a Tenerife.

Se le solían reprochar a Shermadini sus carencias defensivas, su dificultad para defender el 2x2 y los desajustes en los cambios. También su dificultad para rendir ante los rivales de mayor nivel. Seguramente, el principal problema que encontró fue la ausencia de un base que le entendiera a la perfección para jugar el pick and roll, como tuvo a Albicy en Andorra o ahora dispone de Marcelinho Huertas, maestro en ese arte, en Tenerife. Ni McCallum, ni Brian Roberts ni Alberto Díaz le encontraron con la facilidad con la que ahora se le hace en Tenerife. Seguro que tampoco se jugó tanto para él, para proteger sus carencias atrás y potenciar sus virtudes delante.

El pívot georgiano, de 30 años, ha brillado más en clubes de un teórico nivel menor al Unicaja, casos de los citados o el Zaragoza. En sus saltos a Euroliga, como Panathinaikos y Olympiacos, también en su primera temporada en Málaga, se quedó algo corto. Fue sintomático cómo sus números en ACB eran bastante mejores que en la mejor competición de Europa en la temporada 2017/18 a las órdenes de Joan Plaza.

Así se refería Casimiro a Shermadini el año pasado en una entrevista en este periódico. "Tiene unas características donde es muy bueno y como equipo intentamos explotarlas. Luego él está dando pasos para no ser un jugador que juegue como un siete pies lento. Él juega con defensas conservadoras de pick and roll, pero también con agresivas saltando. Si está en el baloncesto actual es porque está intentando amoldarse al ritmo de más transiciones, de defensas más agresivas, de cambios, de hacer tiros rápidos y tener que volver muchas veces sin tocar la bola. Se adapta para seguir evolucionando y nosotros tenemos que explotar sus virtudes, que son muchas, y él intenta evolucionar en lo que queremos. Ese tipo de jugador cada vez menos de está dando en el baloncesto actual. Ya no hablamos de Roberto Dueñas o Fernando Romay, esos jugadores hoy han crecido en atleticismo y rapidez y cambian muchos tiros", aseveraba Casimiro.

A sus órdenes, Shermadini promedió 10.5 puntos y 4.6 rebotes para 13.6 de valoración en menos de 19 minutos por partido. Mejores cifras que con Plaza (8.1, 4.0 y 10.6 en más de 15 minutos), cierto es que con participación en Eurocup y no Euroliga. En ACB promedia en Tenerife 18.6 puntos (70% en tiros de dos y 85% en libres), 6.4 rebotes, 1.6 asistencias y 24.3 de valoración. 

Las actuaciones de Shermadini han propiciado que haya informaciones, incluso, de salida desde Tenerife inmediata a un equipo superior. Despejados, en principio, por Vidorreta. "Que yo sepa, ninguna opción de que salga", decía el entrenador bilbaíno: "No tiene ninguna cláusula en su contrato. Él es un jugador profesional, aunque no puedo poner la mano en el fuego por nadie, pero su apuesta por el Canarias creo que es clara para recuperar su máximo nivel y volver a un top de Euroliga o hacer carrera en Iberostar. Podría haber riesgo con cláusula, pero no hay. Nunca se sabe el devenir, pero no creo que haya riesgo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios