Unicaja Baloncesto - Fiat Turín | Previa El don de la omnipresencia

  • El Unicaja se mide al Fiat Turín mientras espera que se cierre su grupo de rivales para el Top 16

  • Un duelo intrascendente, pero que Casimiro quiere aprovechar para seguir construyendo

Los jugadores del Unicaja celebran un triunfo. Los jugadores del Unicaja celebran un triunfo.

Los jugadores del Unicaja celebran un triunfo. / marilú báez

Es curioso como un partido intrascendente se ha colado en la hoja de ruta del Unicaja. Un duelo que hace unos meses parecía sugerente hoy es una mera formalidad. Baladí en lo deportivo, no lo parece en lo sensorial. O al menos es lo que desea pregonar Luis Casimiro, que quiere que el castillo siga en pie. En este último capítulo fascinó este equipo, henchido de moral tras arrodillar al líder de la Liga Endesa con un superlativo nivel de baloncesto. Un triunfo con muchos padres y que reconforta en lo que viene.

Sin ánimo de faltar el respeto, lo más importante para el club de Los Guindos ocurre lejos de Málaga. Sobre las maderas del Carpena está la honra y sacar a una sonrisa al público que se acerque. En otras pistas se resuelve el crucigrama del Top 16. Con el Valencia Básket a bordo, falta por dilucidar el resto de tripulantes. A buen seguro será un grupo complejo, en una fase donde se empina el camino hacia el título. Ahí sí importa cada partido porque la criba deja a otros dos equipos en la estacada.

Entrando por el sendero que explora Casimiro, el partido puede tener varios frentes. Habrá minutos para todos y no siempre es lo habitual. El técnico ha demostrado que cualquier escenario es buena oportunidad para alzar la mano. Lo saben los aleros, donde hay una competencia feroz. También se intuye que Viny Okouo, que dispuso de más cuerda en Eurocup. De igual forma, el test puede servir para que Alberto siga acercándose a la línea que rozaba antes de saber cómo se veía un partido completo desde el banquillo.

"Veo señales alentadoras", explicaba antes de subirse al avión. Son palabras de Larry Brown, una leyenda de la pizarra que estará este miércoles en el Carpena. Campeón de la NBA y la NCAA, el único técnico, su presencia es motivo suficientes para asistir al templo verde. A su lado, Carlos Delfino. El alero fue una de las piezas claves de la Generación Dorada albiceleste y ahora paladea los últimos sorbos de una carrera rutilante. Aún tiene hambre de baloncesto a sus 36 años y con su historial es admirable.

Comparece en la Costa del Sol un Fiat Turín a la deriva hasta el momento. Un proyecto atractivo, pero con exiguos resultados. Desde la visita en Palavela ha habido numerosos cambios en la plantilla turinesa. Moore y Hobson aparecen como líderes para enganchar a otros jugadores altamente válidos como McAdoo o Wilson. Pese a no haber ganado en el torneo continental apetece verlos por teórico potencial. Es el último escollo del Unicaja, que está aquí, pero mira más allá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios