Copa del Rey 2020 Casademont Zaragoza: Un verdugo habitual

  • El Casademont, un equipo que practica un gran baloncesto y que gana mucho en Málaga

  • 2-7 es el balance de los últimos nueve partidos disputados en el Martín Carpena

Alocén y Radovic celebran una canasta. Alocén y Radovic celebran una canasta.

Alocén y Radovic celebran una canasta. / ACB Photo

De las nueve últimas veces que el Casademont Zaragoza jugó en Málaga, entre Liga ACB y Copa, ganó siete. Nadie tiene un balance similar en curso, ni los grandes equipos de la competición. Málaga es habitualmente una pista complicada y hosca para los rivales. El club maño, con jugadores o entrenadores distintos, se ha sentido comodísimo en el Martín Carpena. Se presentará en la Copa como favorito ante el Unicaja por más que se juegue en Málaga. Así lo dicen los números, historia reciente y presente, y el baloncesto que despliegan los dos equipos.

También está el precedente de 2014, la última vez que la Copa se jugó en Málaga. Llegó el Unicaja como cabeza de serie y se midió al equipo que entonces dirigía el malogrado José Luis Abós y en el que estaban los posteriores cajistas Shermadini y Stefansson. 74-79 y decepción importante del equipo en el que Joan Plaza cumplía su primera temporada.

El Casademont está inmerso también en la Champions League y tiene una plantilla extensa, ha conseguido cuadrar un bloque nacional internesante con jugadores interesantes en todas las posiciones del campo. Porfi Fisac está completando su principal obra, la más brillante, desde que es entrenador en ACB.

Es un equipo reconocible el zaragozano. A la vera del Ebro hay mucha tradición de baloncesto. No en vano, el club anterior, el Baloncesto Zaragoza (el actual tiene el apellido 2002, cuando se refundó) ganó la primera fase final de la Copa (1984) con cuatro equipos y otra en 1990, ya con el formato de ocho. Ha subido su media de asistencias y había más de 10.000 en las últimas semanas. Es el segundo que más rebotea (38.8) de la ACB, el cuarto equipo que más valora (92.7), el cuarto que menos puntos encaja (78.9) y el cuarto que más tapona (3.2). Sin estar en el Top 5 de ninguno de los tres porcentajes de tiro, promedia 83.2 puntos por encuentro.

Hay un precedente reciente, el partido del pasado 21 de diciembre en el Carpena, con victoria, cómo no, visitante. Casimiro analizaba aquella derrota y, oída su valoración posterior al encuentro, dejaba algunas pistas de por dónde pueden ir las claves del partido. “Sabíamos su tipo de defensa y nos condenó fallar tiros cómodos, cada vez tuvimos menos confianza en esos tiros abiertos. Su defensa te invita a tirar y colapsa mucho la pintura. Cada equipo tiene su estilo. El Barça colapsa de otra forma. No todo el mundo tiene el mismo tipo de defensa. Con los equipos de Porfirio sabes que te retan constantemente a tirar de fuera y, si pierdes la confianza, pasa lo que pasó. No temo que pase otra vez porque cada equipo tiene un estilo”, decía Casimiro entonces. Lección que debe hacer entender a sus jugadores en el plazo de un mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios