Proyecto hombre, 25 años después

  • Expertos dicen que antes las drogas se veían como un problema grande y hoy muchas veces son una herramienta de socialización

Entonces el consumo de drogas era una de las principales preocupaciones de los españoles y la heroína hacía estrago en miles de personas. En este contexto surge Proyecto Hombre en Málaga, hace 25 años, luego se extendería al resto de provincias andaluzas. La realidad actual es otra, el problema de las drogas ha evolucionado pero no ha desaparecido. Así, esta iniciativa social que en su primer año en funcionamiento, en 1985, consiguió rehabilitar a tres personas, ha cambiado ya a lo largo de su historia la vida de 10.748 personas que un día se tropezaron con el mundo de las drogas.

Juan José Soriano, director del proyecto, subrayó ayer que en la actualidad los jóvenes cada vez se inician antes en el consumo de estas sustancias. Narró casos de chicos de apenas 15 años recién rehabilitados. "Acabamos de dar el alta a cuatro adolescentes, dos de 15 años, uno de 16 y otro de 17. Ya no volverán a caer y es una gozada devolverles a la vida", afirmó ayer.

Para combatir la nueva realidad social, Proyecto Hombre ha tenido que actualizarse. Pero Soriano considera que existe un problema de concienciación en la sociedad, pues "hoy se hace normal cosas que no son normales". En este sentido subrayó que cuando esta iniciativa humanitaria surgió, las drogas se veían como un problema grande, pero en la actualidad son utilizadas en muchas ocasiones como "herramientas de socialización", principalmente por los jóvenes. "Hoy no pasa nada por fumarse un porrito por la calle o por probar una pastilla, socialmente no está mal visto", criticó.

Para hacer frente a la nueva realidad social, Proyecto Hombre centra parte de su trabajo en la prevención. Además, los tratamientos también han cambiado, pues si en su origen la heroína era la droga más consumida, en la actualidad apenas representa un 5%. En la década de los noventa, casi el 30% de consumidores de drogas eran heroinómanos. Ahora el cannabis es la droga más consumida, seguida de la cocaína y el alcohol, por ello, "ya no se identifica tan claramente a la persona que consume drogas".

Pero aunque las terapias se adapten al problema en cuestión, la base es la misma. "Cuando nosotros empezamos las drogas se combatían desde un punto de vista médico y nosotros entendíamos que era la parte de un todo, pues afecta todas las dimensiones de la persona, y por ello pusimos en práctica un tratamiento biopsicosocial", explicó ayer el responsable del proyecto. Soriano insiste en el trato humano para poder superar un problema de drogas, por eso recuerda que en Proyecto Hombre aunque no tengan soluciones para todos, "sí recibimos a todos". Por sus bodas de plata, la institución celebrará a final de año unas jornadas y una gala en el Teatro Cervantes. El objetivo es no bajar la guardia contra las drogas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios