José Antonio Castro, Coordinador de IU en Málaga

"Lo de Antonia Muñoz en Manilva no se justifica; a nosotros también nos chirría"

  • Castro demanda "un cambio profundo" en el equipo de gobierno de la localidad · El candidato destaca las posibilidades de la coalición de sumar dos escaños por Málaga en las elecciones del próximo 25 de marzo.

-¿Con qué expectativas concurre IU a las elecciones andaluzas del próximo 25 de marzo?

-Tenemos buenas perspectivas. Venimos de un crecimiento electoral en las municipales que se consolidó en las generales y las encuestas indican que dicho crecimiento se mantendrá en las autonómicas. Eso nos lleva a tener la aspiración legítima de poder determinar las políticas en Andalucía.

-¿Qué números manejan?

-La posibilidad de obtener un segundo parlamentario por Málaga es algo a lo que aspiramos.

-¿Qué cree que está permitiendo a IU ganar espacio?

-Todo viene motivado por la crisis, que ha determinado mucho la legislatura. Y en este sentido IU ha recuperado la confianza de muchos sectores de la izquierda. Nuestra presencia tanto en la calle como en las instituciones defendiendo el empleo estable, los derechos de los trabajadores y las reivindicaciones que hacían los sindicatos. A eso se suma que el movimiento 15-M puso otra vez en el escaparate debates y propuestas que IU llevaba haciendo muchos años pero que no eran visibles.

-¿Qué ofrece su partido a los votantes malagueños que no lo hagan ni PP ni PSOE?

-Las diferencias programáticas, son abismales. Nosotros defendemos un nuevo paradigma económico y social, mientras que el PSOE y el PP están plegados a las directrices europeas de reducción del déficit, de contención del gasto.

-En Málaga, ¿cuáles son sus líneas programáticas?

-Hablamos de una intervención directa en la economía, haciendo hincapié en el turismo. No se puede despedir más un trabajador de la hostelería con dinero público. Hoy sería imposible pensar la industria turística sin la contribución de la Administración andaluza, que se ve muy poco o nada correspondida con la rentabilidad social. Defendemos la recuperación del conjunto monumental Alcazaba-Gibralfaro; Málaga se merece su propia Alhambra. Y creemos que el Valle del Guadalhorce, la Vega Antequera y la Axarquía tienen que ser la despensa de la provincia. Otra apuesta es la finalización del saneamiento integral, con unos 400 millones, y de la red de centros educativos y la red hospitalaria.

-Ustedes defienden el tercer hospital para Málaga.

-Sí, es que lo del macrohospital... Yo lo llamo el macrotimo del hospital. Apostamos porque haya desarrollo en biomedicina e investigación, pero no creemos que eso haya que vincularlo a ese proyecto. Lo razonable es que haya un nuevo centro en la zona este.

-¿Cree que hace falta un cambio político en la comunidad?

-Y en España.

-Pero el PP lleva unos meses...

-Una cosa es un cambio de gobierno y otra los cambios políticos. A mí me llama la atención cómo el señor Rajoy hablaba estos días la necesidad de alternancia. Nosotros no buscamos eso sino la alternativa. Les decimos a los ciudadanos que esta crisis no se supera con cambios de gobierno sino de políticas.

-Si le doy a elegir entre José Antonio Griñán y Javier Arenas.

-Elijo a Diego Valderas.

-Insisto.

-No elijo ninguno de los dos. En Andalucía no se puede legitimar con el voto al señor Arenas las políticas regresivas del PP, porque iríamos de guatemala a guatepeor. Pero cuando IU actúe no tendrá en el horizonte a Griñán o a Arenas; en medio estará el programa. ¿Desde dónde lo vamos a hacer? Me parece que desde un gobierno que es imposible con uno y muy poco probable con otro, a no ser que el PSOE rectifique.

-Usted, además de candidato a las elecciones, es coordinador provincial de IU. ¿Cree razonable que una alcaldesa de su partido haya contratado a varios de sus familiares en el Ayuntamiento que dirige?

-No se justifica. A nosotros nos han chirriado, igual que a la ciudadanía muchas cuestiones. Creo que es la única alcaldesa que tiene presentada ante su dirección provincial una carta firmada comprometiendo su dimisión a cuando se le atribuya la imputación de algún delito. Le hemos manifestado a la asamblea local de Manilva que la situación no nos gusta y que hay que cambiarla.

-¿Cuándo hicieron ese planteamiento?

-Hace unos meses. Pasadas las municipales se lo dijimos, pero es verdad que suenan los elementos que chirrían pero no lo que se está haciendo con el plan de saneamiento y de dónde viene el Ayuntamiento. No nos gusta la situación de Manilva ni cómo se afrontan las cosas.

-¿Dan un plazo para que se tomen medidas? ¿Pasan porque Muñoz abandone la Alcaldía?

-Son parte de los cambios planteados. Les hemos dado nuestra opinión sobre los cambios que habría que operar y en muchos aspectos se están dando. Tampoco vamos a achuchar más de lo conveniente.

-O sea, que han planteado que Antonia Muñoz deje de ser alcaldesa.

-Son cambios más profundos...

-¿Más que eso?

-Incluye cambios en el conjunto del equipo de gobierno.

-Explíqueme cuál es la posición de IU sobre las diputaciones. Lo digo porque su portavoz clamó por su eliminación.

-IU siempre ha planteado que no tienen sentido y que habría que ir tendiendo a su progresivo desmantelamiento, en favor de la comarcalización. Dicen que es una contradicción, pero mientras estén las diputaciones estaremos ahí.

-A los que les acusan de convertir las instituciones en chiringuitos, ¿qué les responde?

-Creo que forma parte de un discurso muy bien construido por el PP, pero que no se corresponde con la realidad.

-¿Hay solución para el uso que hacen todos los partidos de las instituciones para colocar a sus cargos?

-Hay una formación que refleja una tremenda hipocresía. El PP es una de las empresas de este país con más contratados. Defiendo que los partido designen los cargos de confianza para ejercer, pero tener un cargo de confianza que es asesor taurino no lo veo necesario. Todo el batiburrillo liado con lo de las ayudas a la cooperación acaba siendo una apuesta política. Si volviéramos a gobernar repetiríamos la política, mejorando errores, que los hay, pero se trata de que el PP no quería tener ayuda a la cooperación. Es legítimo, pero que lo digan. Al final esa política pasa por 12.000 euros de ayuda a la juventud católica para ir a ver al Papa.

-El que era responsable de la Oficina de Cooperación acabó contratado por la asociación a la que se daban muchas de las ayudas.

-Tuvimos mucho cuidado con ese tema. Esa persona accedió a una convocatoria pública y entró por un proceso de oposición. Eso nos preocupó y se pidieron informes y fueron positivos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios